La portada de mañana
Acceder
La segunda ola amenaza con poner a los hospitales en situación "crítica"
11 millones de personas pendientes de un confinamiento perimetral
Se estrella un COVID y mueren 267 personas, por Rosa María Artal

Santiago Cantera, prior del Valle de los Caídos: "Lo que realmente molesta no es Franco, es la comunidad benedictina"

El prior de la Basílica Santiago Cantera junto a los familiares de Francisco Franco tras introducir el féretro con los restos mortales del dictador en el coche fúnebre.

"Franco ya no está aquí, sus restos están a bastantes kilómetros. Muchos de nosotros, y yo en particular, pensamos que lo que realmente molesta es la Cruz, es la basílica, es la comunidad benedictina". El prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, se 'confiesa' en una entrevista, en la que vuelve a denunciar la "injusticia" que se produjo, en su opinión, en el caso de la exhumación de Franco, y va más allá, advirtiendo de que "estamos viviendo el hundimiento de una civilización".

En una entrevista con El Occidentaltv, Cantera repasa su vida y su vocación, antes de entrar en 2002, con apenas 30 años, a Cuelgamuros, al tiempo que tacha de "cortina de humo" la polémica por la exhumación de Franco. "No se puede recurrir al Valle, al pasado, a lo que ha sucedido hace un siglo o medio siglo", lamenta.

Para Cantera, la raíz del conflicto deriva en "el carácter religioso de este lugar. Molesta que aquí se realice un culto solemne, se levanten oraciones por unos y por otros, por la paz de los españoles y por los que murieron a un lado y otro de las trincheras".

"La sociedad española está muy degradada en valores, que es generalizada en Europa y en todo Occidente. Estamos viviendo el hundimiento de una civilización", apunta el religioso, que reconoce que la exhumación de los restos de Franco "se vivió con dureza" en la comunidad.

Una ocupación injusta

"Fue una época difícil, de cierre, de ocupación por parte de la fuerza pública de instalaciones propias. Fue la ocupación de una basílica, un lugar inviolable, donde no se puede penetrar sin autoridad religiosa, porque están protegidos por los Acuerdos Iglesia-Estado". En un tema en el que, por cierto, "no hubo pronunciamiento ninguno de la Casa Real, que yo sepa", defiende Cantera.

"Se ha cometido una injusticia saltándose las normas más elementales de la humanidad", denuncia el prior, quien por primera vez admite la posibilidad de la salida de los monjes de Cuelgamuros. "El futuro no es fácilmente previsible. Jurídicamente, y si la justicia trata las cuestiones en condiciones de imparcialidad e independencia, el tema estaría muy claro. Pero tal y como hemos ido viendo algunos acontecimientos, es imprevisible".

"Hay un odio a lo religioso"

Aunque el Gobierno ha dejado claro que no habrá desacralización de la basílica, ni se echará abajo la inmensa cruz que preside Cuelgamuros, sino que se resignificará el Valle, el prior Cantera tiene sus dudas, y establece una comparación significativa. "No sería posible (demoler la cruz) si todo funcionara por cauces legales y morales. Pero ya vimos en Afganistán el derribo de los budas por parte de los talibanes, y en el 36 se derribó la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles".

"Hay un odio que va más allá de lo político, es un odio a lo religioso. No tiene sentido que se siga hablando de Franco en este lugar, si ya no está. Hay otro objetivo, que va más allá", advierte Cantera, quien avala la tesis del libro de Alberto Bárcena en la que niega que hubiera esclavos en la construcción del Valle. Y también desmiente que –como desveló eldiario.es– los monjes reciban subvenciones. "No es correcto. La comunidad en sí misma no recibe una subvención, sino a través de la Fundación", matiza Cantera, quien sostiene que "bien gestionado, el Valle es más que autosuficiente y daría beneficios. El problema es su abandono sistemático".

Los españoles, condenados a enfrentarnos

¿Estamos los españoles condenados a enfrentarnos? La pregunta enciende a Cantera. "Lamentablemente, da la impresión de que lo estuviéramos, pero no tanto a nivel social, sino que se insta a esa tensión y crispación desde unas minorías políticas y mediáticas".

"La reconciliación –apunta el prior– se había realizado a nivel social muy pronto. A nivel político tardó más, pero después de la guerra del 36-39 hubo matrimonios mixtos, muchas personas que quisieron pasar página y olvidar".

"¿Por qué se ha reabierto este debate tantos años después? –concluye–. Da la impresión de que con unas finalidades de rédito político, que no siempre salen en positivo. Lamentablemente, parece que estuviéramos enfrentados, pero sin necesidad. Si hoy no se llega a una Guerra Civil como entonces es por la clase media que se creó y que evita unas tensiones sociales, laborales y económicas como las que existían en ese momento", finaliza el prior.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2020 - 22:58 h

Descubre nuestras apps

stats