¿Y las víctimas de violencia de género? Igualdad garantiza el 016 y pide a las comunidades que actualicen sus servicios

Pancarta contra la violencia machista durante una movilización el 8M.

El estado de alarma ha traído el confinamiento en los hogares, salvo en casos concretos y por motivos contados: la imposición de la principal recomendación para frenar el contagio de coronavirus –quedarse en casa– llegaba días después de que la mayoría de comunidades autónomas ya anunciaran el cierre de colegios y establecimientos e impusieran medidas restrictivas en los mayores focos del país. Sin embargo, no para todo el mundo el hogar es sinónimo de seguridad. La situación excepcional actual implica que muchas mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja pasarán a compartir más tiempo y espacio con sus agresores. Eso en un contexto marcado por la reorganización de los servicios públicos ante la emergencia.

Ante esta situación, el Ministerio de Igualdad ha comunicado que los servicios estatales de violencia de género, entre ellos el teléfono 016, están "funcionando al 100%" y ha solicitado a las comunidades autónomas que remitan una actualización de los servicios y centros que permanecen activos (tanto presenciales como teléfonicos) con el objetivo de que "ninguna víctima" sea derivada "a un servicio que no esté operativo". Por otro lado, el Gobierno ha modificado los contratos de las empresas que prestan el servicio para que sus empleadas puedan trabajar y ha anunciado medidas para "reforzar" la protección de las víctimas.

A día de hoy todas las administraciones están inmersas en atajar la propagación del virus, lo que  implica también decretar qué centros y recursos son imprescindibles. Aunque dependen de comunidades y municipios, con carácter general, los servicios de urgencia y casas de acogida que atienden a víctimas de violencia de género permanecen abiertos. No obstante, otros recursos –como los centros de la mujer o locales de asociaciones que acompañan, detectan y derivan casos– pueden estar cerrados o haber reducido su actividad, aunque mantienen la atención telefónica. 

En la Comunidad de Madrid, el mayor foco de contagios del país, las atenciones psicológicas y jurídicas a las mujeres se harán preferiblemente vía telefónica, apuntan fuentes de la Consejería de Políticas Sociales y Familia. Aunque los centros están abiertos, las citas se harán por teléfono. No obstante, cada municipio tiene autonomía en este asunto: el Ayuntamiento de Madrid ha suspendido las intervenciones grupales de los puntos de violencia de género, pero mantiene las individuales salvo en el caso de que haya personas contagiadas en el domicilio. En ese caso se hará por teléfono. Madrid mantiene también el servicio de atención 24 horas para casos de emergencia.

En Castilla-La Mancha los 14 recursos de acogida para mujeres víctimas de violencia machista y sus hijos permanecerán abiertos, pero con cambios internos. Las actividades comunitarias quedan suspendidas y las mujeres y los menores solo podrán salir a la calle excepcionalmente, para lo imprescindible. En cuanto a los 84 centros de atención a mujeres, dependen de entidades locales que decidirán si los mantienen abiertos mientras aplican unas directrices sanitarias y de higiene aprobadas por la comunidad. En caso de que cierren, deberán garantizar la atención constante por teléfono o medios telemáticos.

Lanzar un mensaje unánime

"Es fundamental mantener esa atención, aunque sea por teléfono, garantizar que si una mujer necesita ser atendida lo será. Y por supuesto sigue en marcha el número regional para atender a las mujeres. En una situación así tenemos que decirle a las mujeres que hay recursos y ayudas y que no vamos a pararlas, la atención se garantiza como sea", asegura la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández.

También en la vía telefónica se centra en estos momentos el Gobierno vasco, que aunque no gestiona directamente ningún centro de este tipo, insiste en que la asistencia se va a seguir prestando a través del teléfono especializado habitual. "Es 24 horas y gratuito", señalan fuentes del departamento de Empleo y Políticas Sociales. El pasado viernes, además, se ha aplicado un protocolo "para asegurar que, en el caso de que haya trabajadoras contagiadas, se puedan sustituir para garantizar la atención". "Es importante dar a conocer este teléfono (900 840 111) porque es clave que las mujeres sepan que estamos", insisten las mismas fuentes.

En la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres les preocupan los efectos que esta situación excepcional puedan tener sobre muchas mujeres. "Muchas tendrán que convivir durante más tiempo y más seguido con su maltratador, y en una situación de tensión", explica Teresa Pulido, trabajadora social. Pulido asegura que, conforme la semana pasada creció la alarma, notaron un aumento de llamadas en su propio número de atención a mujeres, sobre todo para saber qué sucede ahora con citas y consultas. La Comisión ha suspendido las terapias grupales que ofrece y ha garantizado las individuales por teléfono.

"Los servicios de emergencia de los ayuntamientos deberían seguir disponibles y el 016 debería ser reforzado igual que ha sucedido con las plantillas de otros números de atención", señala Pulido, que también cree que es importante lanzar el mensaje de que va a seguir habiendo recursos a los que puedan acudir las mujeres. Por otro lado, las mujeres pueden seguir acudiendo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los juzgados seguirán dictando órdenes de protección. 

Reforzar la información sobre recursos

Cristina es psicóloga y educadora social en un servicio de emergencia para mujeres víctimas de violencia de género de Gran Canaria. Ya desde hace unos días comentaba con sus compañeras cómo vivirían las mujeres que se enfrentan a situaciones de violencia en sus casas las medidas restrictivas impuestas por el coronavirus. "Nadie está hablando de cómo puede afectar esto a las víctimas. Hay mujeres que van a tener que pasar 14 días, como mínimo, junto a sus agresores. Yo creo que esto, al menos, hay que reflexionarlo y tenerlo en cuenta", señala.

Aunque no hay datos al respecto, es una experiencia compartida de las profesionales de su servicio el aumento de alertas y llamadas en época vacacional, cuando más tiempo pasan víctimas y agresores en los hogares. A ello se refiere Itziar Fernández, también psicóloga especializada en violencia de género: "Claramente es una situación estresante más y el aislamiento puede llegar a provocar más conflicto", apunta. En Canarias, donde trabajan ambas, los servicios de emergencia siguen funcionando y las atenciones puntuales de acompañamiento y atención psicológica se harán vía telefónica. El Instituto Canario de Igualdad también lanza en redes un mensaje de apoyo a las mujeres en el que subraya que la atención y los recursos siguen en marcha.

En este escenario, las expertas apuntan precisamente a la necesidad de que desde los organismos públicos "se refuercen los teléfonos" y también "la información que se les da a las mujeres" porque muchas, dice, "no saben con qué recursos contar en una situación así". Por eso, Cristina insiste en la necesidad de poner en marcha campañas institucionales y califica de "fundamental" que a la hora de decretar las medidas, el sistema se organice para dar respuesta a las situaciones de mayor vulnerabilidad. "Hay que decir a las mujeres: si estás en cuarentena y vas a tener que convivir con tu agresor, no estás sola. Llama y pregunta, estamos aquí".

Etiquetas
Publicado el
15 de marzo de 2020 - 21:07 h

Descubre nuestras apps

stats