La portada de mañana
Acceder
La debacle del 4M hace saltar las alarmas en el PSOE
Las multas por el primer estado de alarma
Opinión – Sánchez, esto sí va de libertad, por Elisa Beni

Lo que una embajada y un consulado pueden y no pueden hacer por ti

Expedir un nuevo pasaporte suele ser el trámite más común para el que acudimos a una embajada.

Si todo va bien, lo raro es que nos acordemos de la existencia de las embajadas y los consulados de nuestro país en el extranjero, pero cuando algo importante falla, y necesitamos ayuda oficial, entonces es cuando estas delegaciones del país de origen aparecen en la mente del viajero.

Sí, las embajadas y los consulados están ahí como una pequeña representación de nuestro país para prestarnos ayuda en caso de necesidad, pero aunque sus funciones y capacidades van mucho más allá hay otras que están limitadas, por lo que no podemos recurrir a ellas esperando que nos solucionen cualquier tipo de problema.

Qué es una embajada y qué es un consulado

Quizá deberíamos empezar por distinguir qué es una embajada y qué es un consulado, para tener claras las funciones de cada uno de estos organismos. Una embajada es la máxima representación de un país en el territorio de otro país, una misión diplomática permanente que trabaja por las relaciones de Estado y actividades entre ambas naciones. Hay una y suele estar en la capital.

Pero por otro lado sí puede haber varios consulados en un mismo país. Son de menor rango que las embajadas y están dirigidos a atender a los compatriotas que se encuentran en ese país extranjero. Las embajadas suelen contar con una “sección consular” para ofrecer los mismos servicios que un consulado propiamente dicho, por lo que tanto embajadas como consulados podrán serte de ayuda para según qué trámites cuando estés de viaje en otro país.

Lo que una embajada y un consulado sí pueden hacer por ti en el extranjero

Si estás de viaje en un país diferente al tuyo ten en cuenta que tanto una embajada como un consulado pueden prestarte los siguientes servicios si los necesitas. Así lo indica el Ministerio de Asuntos Exteriores, pero no dudes en acudir igualmente en caso de necesidad para que te informen si pueden o no pueden ayudarte con tu problema.

  • Expedir pasaportes o salvoconductos

Suele ser el motivo más común para el que acudimos a una embajada. Ya sea por caducidad, pérdida o sustracción, aquí podrás expedir nueva documentación provisional para volver a tu país.

  • Informar sobre los servicios médicos, educativos y legales del país

Si necesitas este tipo de información antes de emprender tu viaje puedes obtenerla en la embajada que ese destino tenga en tu país, pero si la necesidad te surge una vez allí entonces puedes recurrir a la embajada que tu país tenga allí.

  • Derecho en caso de detención

Si esto ocurre, y te detienen por cualquier motivo, tienes derecho a pedir a las autoridades locales que te pongan en contacto con el cónsul de tu país.

  • Asistencia en caso de detención

Si te detienen una embajada puede notificárselo a tus familiares si así lo deseas, igual que visitarte periódicamente y hacer de intermediario para entregarte y recibir correspondencia.

  • Informar sobre el traslado de restos mortales

Si fuera necesario, la embajada puede facilitarte información sobre los trámites y los costes que conlleva el traslado de cadáveres, del mismo modo que te puede poner en contacto con empresas locales que se dediquen a ello.

  • Adelantarte dinero, pero solo en circunstancias excepcionales

La embajada te puede adelantar fondos para una repatriación, pero ese dinero se lo deberás devolver al Tesoro Público según los plazos que marcan la ley.

  • Algunos servicios administrativos

Como por ejemplo, en lo relacionado al Registro Civil, servicios notariales o para legalizar documentos que vayan dirigidos a organismos españoles.

  • Asistencia en caso de catástrofe

En caso de catástrofe o emergencia en un país extranjero debes de ponerte en contacto con tu embajada, allí podrán prestarte ayuda, soporte y apoyo.

Lo que una embajada y un consulado no pueden hacer por ti en el extranjero

Como ves las embajadas y los consulados pueden ayudarte en muchas cosas, pero también tiene sus limitaciones. Para que veas que su poder no es infinito y que no pueden estar en todo, aquí tienes como ejemplo varios casos en los que una embajada o un consulado no pueden actuar por ti.

  • Renovar o expedir el Documento Nacional de Identidad

Si pierdes o te roban la documentación la embajada te podrá expedir como decíamos un pasaporte o un salvoconducto, pero no el Documento Nacional de Identidad. Para obtener uno nuevo deberás solicitarlo en España.

  • Hacer de agencia de viajes

Una embajada no te puede ayudar para hacer turismo, ni para encontrar alojamientos ni para sacarte billetes. Eso es algo que recae en ti, si necesitas asesoramiento siempre puedes recurrir a una agencia de viajes como tal.

  • Buscarte un trabajo

Tampoco una embajada puede hacer de oficina de empleo ni nada parecido, si estás interesado en encontrar un trabajo eso es algo que recae únicamente en tu propia responsabilidad.

  • Ofrecerte un trato de favor ante detenciones u hospitalizaciones

Es decir, en esos casos una embajada no puede garantizarte un tratamiento mejor que el que reciben los propios nacionales del país en cuestión, no puedes exigir recibir un trato especial.

  • Prestarte dinero

Salvo en el caso excepcional que vimos en el apartado anterior, una embajada no puede avalarte, prestarte dinero o pagar tus multas. Es un problema que debes solucionar por tu cuenta.

  • Hacer de intérprete o de guía

Una embajada no puede ofrecerte personal que te haga de intérprete, de guía o de asistente social. Posiblemente pueda recomendarte cómo conseguir esa ayuda, pero no desde luego ponerla a tu disposición.

  • Pagar los gastos de traslado de restos mortales

Igual que sí puede informarte sobre todos los trámites necesarios, una embajada no puede abonar los gastos de traslado de restos mortales a España o realizar los trámites por ti, es algo que corresponde a los familiares.

  • Representarte en un juicio

Una embajada no puede personarse en tu nombre en un litigio, es algo que debes hacer tú en persona, ni proporcionarte tampoco dictámenes jurídicos.

  • Asegurarte la entrada en el país

No puedes recurrir a la embajada que tu país tenga en el destino de tu viaje para que interceda en tu entrada al país en cuestión, son las autoridades del destino las que pueden tomar una u otra decisión.

Etiquetas
Publicado el
17 de abril de 2019 - 18:58 h

Descubre nuestras apps

stats