España como escenario: localizaciones únicas para películas míticas

La Plaza de España de Sevilla.

Si te gusta el cine y te gusta viajar en España estás de enhorabuena. El territorio nacional está repleto de localizaciones en las que se ha llevado a cabo el rodaje de un buen número de películas, tanto españolas como internacionales. Desde grandes clásicos como 'Lawrence de Arabia' o 'Doctor Zhivago', hasta grandes pifias como 'Misión imposible 2' o 'Noche y día'.

Bob Yareham, autor del libro "101 Locations: A set-jetters guide to Spain" afirma que "Italia, Grecia o Turquía tienen también hoteles, costas y gastronomía, pero no tantas películas y tan buenas como las que se han hecho aquí". Y es que la apuesta por el cine viene de lejos. La red Spain Film Commission permite que comunidades y ayuntamientos se inscriban para promocionar y poner en valor sus localizaciones como lugar de rodaje, con la posibilidad así de darse a conocer a los productores. Mientras que por otro lado plataformas como Filmaps permite encontrar escenarios utilizados en películas por todo el mundo.

Ejemplos de localizaciones españolas en películas míticas hay muchos, como el rodaje de 'La Vaquilla' (1985) en el pueblo de Sos del Rey Católico, los escenarios de Castilla y La Mancha en 'Volver' (2006) o incluso la presencia del mismísimo James Bond en la Caleta de Cádiz en 'Muere otro día' (2002). Por citar algunos, en lugares como los siguientes se rodaron grandes películas para el recuerdo.

Sevilla, de 'Lawrence de Arabia' a 'Star Wars'

Sevilla y su patrimonio han sido escenario de múltiples películas. Y prácticamente de todo tipo. Desde películas históricas como 'Lawrence de Arabia' (1962), con escenas grabadas en el Casino de la Exposición, la Casa Pilatos, el Hotel Alfonso XIII, la Plaza de América y la Plaza de España, hasta otras más modernas, como 'Star Wars: El ataque de los clones' (2002), en la que también se recurre a la Plaza de España. También ha sido escenario de grandes desgracias, como al mezclar Semana Santa y Fallas en 'Misión imposible 2' (2000), o al celebrarse en ella San Fermín en 'Noche y día' (2010). Estas dos últimas, por cierto, protagonizadas por Tom Cruise.

Palacio de Hornillos y 'Los Otros'

Si has visto 'Los otros' (2001), dirigida por Alejandro Amenábar y protagonizada por Nicole Kidman, es posible que no la olvides fácilmente. Tanto por su trama como por el espectacular enclave en la que fue rodada. Ese lugar existe, el Palacio de Hornillos está en Las Fraguas (Cantabria) y es ideal para rodar una película de terror. También se conoce como Palacio de Las Fraguas y en realidad consta de dos edificios nobles. Se rodea de una enorme finca de 60 hectáreas en gran parte cubierta por bosques y jardines.

La Granja de San Ildefonso y 'Patton'

La Granja de San Ildefonso, en Segovia, también tiene un imán para las producciones cinematográficas. Es imposible no recordar las escenas de 'Patton' (1979), de Franklin J. Schaffner, en los jardines de su Palacio Real, o en las propias calles del pueblo. Su sierra y la de su vecina Valsaín también fueron el plató de diferentes escenas de películas como 'La batalla de las Ardenas' (1965), 'La caída del imperio romano' (1964) o incluso 'Conan el bárbaro' (1981).

El Castillo de Loarre y 'El reino de los cielos'

'El reino de los cielos' (2005) se basa en las cruzadas del siglo XII y tuvo a Ridley Scott como director. Fue mayoritariamente filmada en Marruecos, pero en ella hay un escenario español que no podemos pasar por alto y que hoy podemos visitar: el Castillo de Loarre, en Huesca. Es una de las fortalezas románicas mejor conservadas de Europa, sus orígenes se remontan al siglo XI y su buen estado de conservación hace que hoy en día sea un interesante destino turístico.

Almería, del western a Indiana Jones

'Lawrence de Arabia' también recurrió a Almería, pero si en algo ha destacado cinematográficamente hablando esta provincia andaluza ha sido al convertirse en escenario de referencia para el spaguetti western. En su desierto se han rodado películas como 'Por un puñado de dólares' (1964), 'La muerte tenía un precio' (1965) o 'El Bueno, el Feo y el Malo' (1966), una época en la que un joven Clint Eastwood ya destacaba como el más duro del lugar. El desierto de Tabernas aún tiene decorados que se pueden visitar, hoy convertidos en parques temáticos con shows inspirados en el lejano Oeste. Otra inolvidable almeriense es 'Indiana Jones y la última cruzada' (1989), tanto en el desierto como en la playa de Mónsul.

Barcelona y "El Perfume"

Barcelona también ha acogido y acoge el rodaje de múltiples películas. Una que podríamos destacar es 'El Perfume: historia de un asesino' (2006). Diferentes escenas fueron rodadas en lugares como el Poble Espanyol, la Plaça de la Mercè, la Plaça Reial, la Catedral, la Plaça Sant Felip Neri o en Carrer Ferran. La filmación también pasó por Girona, Figueres, Besalú, Cantallops, Tamarit y Tortosa. Otra indiscutible de Barcelona es, cómo no, 'Vicky Cristina Barcelona' (2008) de Woody Allen y protagonizada por Javier Bardem, Penélope Cruz y Scarlett Johansson.

El Castillo de Belmonte y el Cid

'El Cid' (1961) fue una superproducción italoestadounidense dirigida por Anthony Mann e interpretada ni más ni menos que por Charlton Heston y Sofía Loren. Como puedes imaginar, narraba la vida de Rodrigo Díaz de Vivar y se rodó en numerosos emplazamientos repartidos por toda la geografía española, como en Ávila, Burgos, Peñíscola, Toledo, León o Ripoll, por citar algunos. Pero si hay alguno que destaque especialmente ese es el Castillo de Belmonte, en Cuenca, ya que tiene un protagonismo indiscutible al aparecer de fondo durante un torneo. El Castillo de Belmonte es visitable hoy día y ofrece diferentes experiencias medievales.

Madrid, de 'Abre los ojos' a 'El día de la bestia'

La lista de películas que han tenido Madrid como escenario podría ser infinita. Podríamos hablar de 'El Bola' (2000), 'Las bicicletas son para el verano' (1984), 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón' (1980), 'La gran familia' (1962), 'Historias del Kronen' (1995) o incluso de 'Doctor Zhivago' (1965), cuando convirtió Canillas en el Moscú bolchevique. Pero si hay dos películas que han dejado escenas para el recuerdo son 'Abre los ojos' (1997), de Alejandro Amenábar, y 'El día de la bestia' (1995), de Álex de la Iglesia. La primera, por ese momento en el que Eduardo Noriega atraviesa una Gran Vía totalmente vacía, y la segunda por tener a Santiago Segura colgando del cartel de Schweppes de Callao.

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2020 - 19:12 h

Descubre nuestras apps

stats