eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Estamos saqueando el pescado de nuestros nietos

Imagen de recurso del océano

El Mediterráneo es el mar más sobreexplotado del mundo. Nos estamos zampando las reservas de pescado de las generaciones futuras: sus sardinas, sus anchoas, sus merluzas. Si seguimos con el actual ritmo de saqueo, a nuestros nietos no les vamos a dejar ni una gamba.

Según Oceana, la organización conservacionista dedicada a proteger los mares del mundo, ocho de cada diez poblaciones de peces del Mediterráneo Occidental sufren sobrepesca. En algunas especies, como la merluza, el salmonete o el rape, el ritmo de capturas está siendo diez veces superior a lo que recomienda la ciencia para evitar el colapso.

La propia UE maneja informes propios en los que se reconoce que el 90% de las especies comerciales están siendo sobrexplotadas. En España, la situación de la sardina es tan crítica que los científicos recomiendan suspender su pesca (captura cero) con carácter inmediato, a partir de este mismo año. Algo que no va a ocurrir.

Seguir leyendo »

Otro tiempo posible

Berlusconi bromea secando el sudor a su socio Matteo Salvini en una rueda de prensa

No nos olvidemos de Silvio Berlusconi ahora que Donald Trump y Jair Bolsonaro ocupan el centro del análisis político tan estresado con las perspectivas de la extrema derecha o la «derecha alternativa» [ alt-right].

En los años en los que Italia era gobernada por Berlusconi, Umberto Eco afirmó que «Antes se decía que el futuro de Europa sería Estados Unidos. Hoy, desgraciadamente, el futuro de Europa será Italia. La Italia de Berlusconi anuncia situaciones análogas en muchos otros países europeos: donde la democracia entra en crisis, el poder acaba en las manos de quien controla los medios de comunicación. Así es que no se preocupen por nosotros, preocúpense por ustedes mismos.»

El futuro de Europa se parece, cada vez más, a Italia, efectivamente, pero esta, también, se mira en el espejo de Estados Unidos, al America First de Donald Trump. Un supremacismo que no viene, como entonces, a través del control de los medios de comunicación sino de lo que parece su superación dialéctica: la conversación en las redes con las fake news como vector de enlace social y el análisis de datos como herramienta funcional a las estrategias populistas.

Seguir leyendo »

El panorama también está incierto en la derecha

26 Comentarios

Pablo Casado

Como casi todo el mundo preveía, la derecha se ha unido para hacerse con el poder en Andalucía. Cualquier otra posibilidad estaba condenada al fracaso. El anuncio de que se presentaría a la investidura, que Ciudadanos hizo el día después de las elecciones, no cuadraba con la realidad de las cosas. Solo un pacto entre las tres derechas servía para echar al PSOE del poder. La pregunta que ahora cabe hacerse es si lo ocurrido en Andalucía va a ser la guía estratégica para el resto de España, para las decisiones que se tomen tras las elecciones municipales y autonómicas y también tras las generales.

Todos esos comicios están a la vuelta de la esquina: para los dos primeros faltan cuatro meses y aunque la fecha de las legislativas sigue siendo una incógnita que nadie en estos momentos sabe cómo se resolverá, para las legislativas falta, como mucho, entre un año o año y medio. En las próximas semanas se sabrá si ese plazo es mucho más corto porque Pedro Sánchez se vea obligado a disolver las Cortes tras haber sido rechazados sus presupuestos. A primeros de febrero se votarán las enmiendas a la totalidad al texto que el gobierno ha aprobado este viernes. Basta con que uno de los dos partidos independentistas catalanes presente la suya, para que el proyecto sea devuelto a La Moncloa.

Nadie puede asegurar que el PDeCAT no tomará esa iniciativa. La idea de que es bueno prolongar cuanto sea posible la permanencia del PSOE a la cabeza del gobierno, para retrasar unos meses, hasta tal vez un año, la llegada de una derecha dispuesta a todo en Catalunya, parece tener cada vez más adeptos en ese partido y también en Esquerra. Pero hoy por hoy no está dicho que Puigdemont no imponga la posición contraria a los suyos, haciendo saltar la legislatura. Pedro Sánchez tiene un mes para impedirlo.

Seguir leyendo »

La inmoralidad de la derecha española

66 Comentarios

Firma entre PP y VOX para el gobierno andaluz. Europa Press

Vox no "ha colado" nada al PP bajo una apariencia u otra, como nos cuentan en las lavadoras mediáticas. Era una maniobra bien visible por chapucera. Las proclamas y autoexculpaciones de la otra pata del acuerdo, Ciudadanos, producen vergüenza ajena. Formar parte de un gobierno con apoyo de la ultraderecha y pretender desvincularse de ese hecho no lo tragarían los niños de primaria. Personas adultas, sí. Y ese es uno de los problemas.

La raíz se encuentra en la inmoralidad de la derecha española, sus dirigentes en particular, puesta una vez más de manifiesto. No será de todos sus miembros, por supuesto, pero es uno de sus signos de identidad. Y lo más grave: va en aumento. Estamos oyendo y viendo cosas en las negociaciones del gobierno andaluz que espantarían hasta al Roy Batty de Blade Runner. No dejan de ser los herederos de los señoritos que retrataron magistralmente Delibes y Camus en Los Santos Inocentes, aunque ahora juegan a un cierto despiste para seguir burlándose de las víctimas. La falta de escrúpulos que está mostrando está derecha ha alcanzado cotas insospechadas, incluso para su estirpe.

Según el manual de la manipulación de masas, Vox presenta un delirante catálogo de propuestas, que luego "modera" la habilidad de Pablo Casado, mientras Rivera hace mohines. En la práctica, Andalucía va a tener un gobierno de ultraderecha. Con una política fiscal que favorece a las rentas altas. Entregando la sanidad y la educación a la iniciativa privada, conservadora, hasta con segregación de sexos pagada con dinero público. Toreros y cazadores a proteger porque los ven muy necesitados, mientras se abandona y combate a las mujeres, los homosexuales  y los emigrantes. El resumen de Ignacio Escolar describe la letra pequeña del acuerdo.

Seguir leyendo »

La igualdad como patrimonio

Muchas mujeres de la posguerra española criaron a sus hijas susurrándoles al oído que estudiasen una carrera, o en su defecto tuviesen un oficio, un trabajo. Que jamás dependiesen de nadie. Al menos es lo que yo viví en casa. La dependencia económica es la cárcel, quedarse en casa cuidando a los hijos, ancianos y enfermos ha sido el rol femenino tradicional que nos ha condenado a la cuneta social. Porque sí, cuidar es maravilloso, pero también lo es sentirse libre de vivir la vida que quieras, y además de ser madre, ser mujer, periodista, carnicera o ingeniera molecular.

Crecimos escuchando a esas madres mientras nos hacían la merienda, y protagonizamos las primeras fotos con birrete y orla en muchos comedores de pisos humildes de toda España. El orgullo de ser las primeras licenciadas universitarias de miles de familias. Su trabajo y enorme sacrificio estaba en esas fotos expuestas como trofeos sobre la tele. Hoy las teles son de plasma y no aguantan un marco de fotos. Y la ultraderecha... bueno, la ultraderecha en boca de Aznar ya dijo hace años que lo que le gustaba era “la mujer, mujer” y con esta imprecisión ya lo entendimos todo.

He criado a mi hija diciéndole lo mismo. No dependas de nadie. Pero también le he hecho ver que soy su madre, y también soy periodista, mujer, amiga de mis colegas... Y todo eso importa. Nadie tiene que imponer una cosa sobre la otra, si una misma no lo quiere. Y durante mi vida he visto casos de todo: la culpabilidad de no ser una súpermadre motivada. Las malas caras en algunos equipos cuando trabajas un día desde casa porque tu hija tiene fiebre. Que te paguen menos o no te contraten porque algunos entienden el periodismo, no como un sacerdocio, sino casi como una secta. Esas mujeres que no pudieron tener vida propia, ni derechos, no han hecho todo ese camino de renuncia para ahora volver a ver a sus hijas y nietas preparar canastillas, zurcir, cocinar y esperar al marido a que vuelva del duro día de trabajo al hogar para servirle.

Seguir leyendo »

Dos pactos sometidos a condición suspensiva

Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs)

La derechas españolas han conseguido cerrar dos pactos en Andalucía para extraer las consecuencias del resultado electoral del 2 de diciembre. El hecho de que hayan sido las derechas españolas y no las derechas andaluzas las que los hayan cerrado ha sido un primer éxito de Vox. Hasta el momento los pactos de gobierno para la Junta de Andalucía, cuando habían sido necesarios, se habían cerrado en Andalucía sin la intervención de la dirección nacional de los partidos. Este es el primero en el que se  sustituye de facto el derecho a la autonomía por el principio de unidad política del Estado en línea con la propuesta de Vox de acabar con el Estado de las Autonomías. Son las direcciones nacionales las que pactan.

Con estos dos pactos las tres derechas españolas han conseguido dos cosas muy importantes para ellas y en las que están plenamente de acuerdo: la primera, desalojar al PSOE de la presidencia de la Junta de Andalucía y segunda, mantener cada una de ellas en cada uno de los pactos elementos de su discurso, que les permitan concurrir a las elecciones del mes de mayo con un mínimo de credibilidad.

Los dos pactos no están pensados para gobernar. Es imposible hacerlo con ambos. Albert Rivera considera que el pacto firmado por el PP con Vox es “papel mojado” y Javier Ortega le responde que no se podrá adoptar ninguna medida de gobierno en Andalucía sin los doce escaños de Vox. No hay manera de poner en práctica un programa de gobierno en esas condiciones.

Seguir leyendo »

No cuela, señor Rivera

32 Comentarios

Albert Rivera

Entre agosto de 1939 y junio de 1941 se produjo un sorprendente giro en los discursos oficiales que pronunciaban los principales líderes de la “Nueva España” franquista. El dictador y sus acólitos aparcaron su furibundo anticomunismo verbal. Durante casi dos años, la demoniaca Unión Soviética dejó de ser el enemigo a batir y las soflamas de los líderes fascistas españoles se concentraron en atacar únicamente a las democracias europeas y americanas. La mutación llegó a tal extremo que Franco y los suyos reescribieron nuevamente, y no sería la última vez, la Historia.

Hasta ese momento, la excusa esgrimida para acabar con la democracia republicana y convertir nuestro país en una inmensa prisión repleta de fosas comunes había sido la “necesidad” de combatir una supuesta amenaza comunista. De la noche a la mañana, ese peregrino y falso argumento también desapareció. El mejor ejemplo lo dio el hombre fuerte del régimen y cuñado de Franco. Ramón Serrano Suñer, en una de sus habituales visitas a Berlín, concedió una entrevista al diario oficial del partido nazi en la que afirmó que la guerra provocada por su “Alzamiento” fue un enfrentamiento “al capitalismo de las grandes democracias”. Ni una sola vez mencionó la palabra “comunista”, “rojo” o “bolchevique”. 

¿Por qué ocurrió ese “milagro” en aquella incipiente España fascista? ¿Habían visto la luz “roja” los líderes de la dictadura? Evidentemente, no. Franco no hacía sino ser fiel a su estrecha alianza con Hitler. La Alemania nazi había suscrito en agosto de 1939 un pacto de no agresión con la Unión Soviética para repartirse Polonia y, sobre todo, para que el Führer pudiera lanzarse a la conquista de Europa Occidental sin tener que preocuparse por una posible intervención de los ejércitos de Stalin. En aquella mesa de Moscú, en la que los ministros de asuntos exteriores alemán y soviético rubricaron aquel acuerdo, no estaba sentado Franco, pero España se vio involucrada hasta el corvejón porque su existencia y su supervivencia dependía de uno de los firmantes: papá Hitler. 

Seguir leyendo »

Más chulo que un Rato

Rodrigo Rato

Algo debe de pasar en la cárcel que cambia la mirada de los presos. A su salida ya no son los mismos, ven el mundo de otra forma. La cárcel les transforma como esos programas de televisión en los que entra por una puerta un medroso oficinista y, tras la intervención de los estilistas, sale una estrella del rock. Algo de eso ha debido de pasarle a Rodrigo Rato, que ingresó el 25 de octubre en Soto del Real quejumbroso, desorientado y pidiendo perdón a los ciudadanos por los errores que pudo cometer, y se ha presentado en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia como el tipo que siempre fue. Con esos aires de suficiencia que ni el cese que teledirigió su antiguo pupilo, Luis De Guindos, ni la mano por la nuca que le echó Cristóbal Montoro, por obra de un agente de aduanas, le hicieron nunca perder.

En la sala de vistas vimos al Rato que despachó en el Congreso la tragedia que sufrieron miles de pequeños inversores, la mayoría ancianos que perdieron buena parte de sus ahorros al seguir el consejo del director de la caja en el que habían confiado toda la vida, con una media sonrisa y una frase impregnada de lo peor del capitalismo salvaje que solo es aceptable si se aplica al ya retirado Rosendo: “Es el mercado, amigo”.

El Rato que, cuando en el Parlament fue preguntado por el diputado de la CUP David Fernández, alpargata en ristre, si tenía miedo, mostró todo su desprecio levantando el índice, vacilón, y devolviéndole dos preguntas a quemarropa: “¿A quién? ¿A usted?”. El que unas horas antes de pedir perdón y cambiar su mirada para siempre zanjó cualquier especulación sobre su entrada en prisión con un cortante “mañana entro y sanseacabó”.

Seguir leyendo »

Demócratas calentando en la banda

37 Comentarios

Firma del acuerdo entre PP y Vox de cara a la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía

"Si un pirata me hace caminar por la plancha, no sirve de nada que yo le ofrezca, como compromiso de sentido común, recorrer un trecho razonable de la plancha"

G. K. Chesterton

Los que siempre han deseado una sociedad teocrática, es decir, cuyos principios y valores fueran idénticos a los dogmas y normas de la religión, han puesto sobre la mesa su órdago. Ahora saben que pueden pescar en los caladeros de los cabreados, los olvidados o los descontentos que se sienten en las lindes de un sistema que no ha sabido solucionar sus problemas o que, simplemente, los ha obviado. No son nuevos pero se han sabido revestir de la piel de los tiempos. Han pasado de considerar sin complejos a los que mencionaban lo inmencionable a hacer que sus propuestas estén sobre las mesas de negociaciones. Se han unido a la internacional que trata de devolvernos al medievo. Hay mucho dinero detrás y muchos intereses. Odian las ideologías porque entienden que estas discuten, desde diferentes puntos, los inamovibles principios de su religión.

Seguir leyendo »

El pesimismo es de izquierdas

43 Comentarios

Abrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Vox es la estrella mediática del momento. Y seguramente va a seguir siéndolo durante algunas semanas más. A muchos, empezando por sus dirigentes, les interesa que eso ocurra. Pero no es para nada el protagonista de la escena política. Hoy por hoy, otra cosa puede ser en el futuro, es como mucho el actor que incomoda a todo el mundo. En el centro del panorama están, en cambio, los partidos de la izquierda. De lo que hagan o dejen de hacer, y de cómo lo reciba la gente, depende lo que vaya a ocurrir en los próximos tiempos. Porque, aunque parezca todo lo contrario, siguen teniendo la sartén por el mango.

Los batacazos que el PSOE y Unidos-Podemos sufrieron en Andalucía y las encuestas que han venido después han llevado la congoja al mundo de la izquierda. El que más o el que menos cree que la derrota en las próximas convocatorias electorales es poco menos que inevitable y ya está viendo a la derecha instalada nuevamente en La Moncloa.

Aunque el ambiente mediático, menos neutral que nunca, lo favorece bastante, también hay motivos serios para ese pesimismo de izquierdas. El principal es que la iniciativa política del PSOE y de Podemos brillan por su ausencia. Ambos partidos parecen haberse plegado a los vientos que les llevan al desastre, sin capacidad alguna de hacerles eficazmente frente. Y esa actitud lleva a la gente al fatalismo.

Seguir leyendo »