eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Y si Bildu fuese más democrático que Vox?

65 Comentarios

Es sencillo comprobar que el actual ideario político de Bildu –por mucho que les duela a quienes quieren vivir anclados en el pasado o prefieren optar por la estrategia de 'cuanto peor, mejor'– es más democrático y avanzado que las propuestas que ofrecen los programas y declaraciones de los líderes de Vox. Por eso, resulta incomprensible que algo tan evidente no se refleje con meridiana claridad por parte de quienes tienen la responsabilidad constitucional de informar desde la objetividad y la veracidad.

Desde que irrumpieron en la escena política Podemos y los 'gobiernos del cambio' existe un trazo cada vez más grueso en la brocha que usan quienes –desde posiciones afines, de interés o de amistad a la derecha española– tienen capacidad de influir en la opinión pública. Ante tanto frenesí por el brochazo (y el canutazo) existe el riesgo real de que, si no se pone rigor y oficio, la narcopolítica contamine el derecho a la información con su demagogia. Si desde la derecha de tres cabezas tachan de 'golpistas', 'populistas' o 'terroristas' a quienes no comulgan con sus ideas, la ciudadanía necesitamos que se confronte con la verdad.

Esos calificativos solo son fruto de especulaciones, no de hechos probados ni sentenciados. Un buen ejemplo de una buena práctica informativa es lo absurdo que ha resultado escuchar a Inés Arrimadas atacar a Valls mientras tachaba de 'populista' a Ada Colau cuando ha sido gracias a que esta (Colau) ha hecho lo que ella (Arrimadas) fue incapaz de hacer (defender la tan proclamada 'unidad de España' negociando y dialogando) y, en consecuencia, ERC no ha alcanzado la alcaldía de Barcelona.

Seguir leyendo »

No hay más cera que la que arde

40 Comentarios

Si descartamos, como en este momento puede darse por descartado, que Ciudadanos esté dispuesto a algún tipo de colaboración con el PSOE, al menos mientras Pedro Sánchez sea su Secretario General y candidato a la presidencia del Gobierno, los 35 escaños de Podemos más los siete de En Comú-Podem no son suficientes para la investidura en primera votación de Pedro Sánchez, aunque sí podrían serlo en una segunda, pero son, en todo caso, imprescindibles para la investidura y, lo que no es menos importante, para gobernar durante los cuatro años de la legislatura.

Además de tener una mayoría de investidura, para poder gobernar Pedro Sánchez necesita tener una barrera infranqueable frente a las tres derechas, que va a hacer lo posible y lo imposible para bloquear la acción de gobierno. Y para la construcción de esa barrera los escaños de Podemos y En Comú-Podem son imprescindibles. Una vez pasada la investidura, los 165 escaños de la izquierda frente a los 147 de las tres derechas permite poner en marcha con cierta estabilidad un programa de gobierno.

En principio, para dar mayor consistencia a esa barrera imprescindible para gobernar, sería razonable la formación de un Gobierno de coalición, en el que hubiera ministros de Podemos. No es el mismo el grado de compromiso que se adquiere estando dentro del Gobierno, que no estando. En mi opinión, si la presencia de ministros de Podemos no fuera un obstáculo para alcanzar la mayoría de investidura, la mejor opción sería contar con ellos. El hecho, además, de que se diera cabida por primera vez desde la entrada en vigor de la Constitución a representantes de la izquierda no socialista en el Gobierno de la Nación sería muy positivo. Ha habido Gobiernos de coalición en Comunidades Autónomas y municipios, pero no en el Gobierno de España. Que la izquierda española fuera la protagonista del primer Gobierno de coalición de la democracia española, es un dato que no debería ser infravalorado.

Seguir leyendo »

La maternidad bajo ataque

Pancarta en la manifestación del 8M en Madrid.

Nos encontramos hoy sufriendo la ofensiva conservadora y patriarcal contra las madres. La hay en un caso como el de la asociación por la protección del menor Infancia Libre. Toda la prensa machista liberal y sus trolls de preferencia se han movilizado y confabulado para juzgar mediáticamente a mujeres que decidieron apoyarse entre ellas después de denunciar a sus exparejas de abusar sexualmente de sus hijos y después de que estas denuncias fueran ignoradas. La difícil decisión de algunas madres, de alejar a sus niños de sus padres y del maltrato suele venir después de un largo camino de obstáculos en el que ni la madre ni los propios niños son escuchados –ni siquiera en el caso de la niña de nueve años que pudo grabar a su padre reconociendo que abusaba de ella se hizo justicia–, porque así de desprotegida está la infancia en este país y así de criminalizadas están sus madres, que deben declararse en insumisión, como explica la escritora Carolina León en este artículo.

Sabemos, además, que no solo se persigue a las madres sino a otras maneras de serlo fuera del sistema. Están bajo ataque las experiencias que no transan con la norma y se niegan a pasar por el aro, por ejemplo, de la medicalización. Que una mujer embarazada decidida a parir en casa e informada haya sido obligada por la policía a trasladarse al hospital por orden de una jueza que ignoró su deseo y la opinión de quienes estaban a cargo del parto, profesionales serios que velan por la seguridad de madre y bebé, solo revela hasta qué punto debemos seguir luchando aún por nuestra autonomía y para que el parto sea verdaderamente nuestro.

Son también expresión de esta guerra contra las madres las dificultades que cada día deben soportar en varias comunidades autónomas, como la de Madrid, las profesionales del parto natural y la salud reproductiva, como matronas y doulas, que acompañan el embarazo, el parto y el postparto, a quienes no se reconoce que hacen un trabajo domiciliario y se castiga económicamente. Hoy deben soportar toda clase de requerimientos administrativos y burocráticos, que repercuten en que cada vez los partos son menos personalizados y menos acompañados en sus ritmos y cuidados. Y es que las leyes siguen sin adaptarse a las realidades de las madres y sus acompañantes. En cuanto a la opinión pública, solo se habla de parto en casa para satanizarlo cuando ocurre una desgracia.

Seguir leyendo »

Abderramán III, Vox y los que nunca seremos españoles

38 Comentarios

Foto del busto de Abderramám III en su emplazamiento original en la localidad zaragozana de Cadrete.

Hace unos años, cuando estar en Twitter me generaba una menor carga psicológica por los insultos y amenazas, solía interactuar con trolls. En conversación con uno de ellos, recuerdo que me decía que yo no era español, pese a haber nacido en Huesca. Decidí entrar al trapo y le pregunté si aplicaría esa nacionalidad a un hipotético hijo que tuviera en España.

La respuesta fue increíble.

Contestó que tampoco, que para ser español hay que serlo de, al menos, doce generaciones. Sí, doce. DOCE. Aquello me provocó risa en el momento, pero me trajo a la mente dos reflexiones relacionadas con el racismo y la migración que el caso de Abderramán III, cuyo busto Vox ha ordenado retirar en la localidad zaragozana de Cadrete, vuelve a poner sobre la mesa.

Seguir leyendo »

Si no es sí, es no

Socialmente hemos hecho evolucionar rápidamente el 'no es no' para que se convirtiese en 'solo sí es sí'. Lamentablemente, las arenas jurídicas no evolucionan al mismo ritmo y la línea interpretativa asentada no incide de manera profunda en el concepto de consentimiento. Si se repasa a conciencia la jurisprudencia se puede observar cómo se considera la presencia o ausencia de consentimiento; pero cualquier definición sobre el concepto se halla fuera del sistema del Derecho, dependiendo de otras ciencias para completar dicha concepción.

Son pocas las resoluciones en las cuales se incide en la definición, siendo que el Tribunal Supremo estableció que el consentimiento debe provenir de una decisión libre y que debe ser establecida por los criterios sociales que se rijan al respecto. Así pues, en medio de esta evolución, el reto es establecer el marco en esas situaciones en las cuales, precisamente, sea más complejo a nivel jurídico definir si hay consentimiento.

El claro paradigma de esta teoría es el proceso de 'la manada'. La definición del consentimiento ante el silencio contrapone las ideas de la defensa de que el autor no podía saber que no había consentimiento por la ausencia de oposición. Precisamente, por eso tanto la Audiencia Provincial de Navarra como el Tribunal Superior de Justicia de Navarra consideran que se dan los elementos del tipo penal correspondiente al artículo 181.3 y 4 del Código Penal, según los cuales hay un consentimiento obtenido por prevalimiento. De esta manera, los magistrados se refugiaban en la línea jurisprudencial de esta calificación delictiva según la cual no hace falta que la víctima haya mostrado oposición ya que, dado el contexto, no podía sino 'ceder'. Siendo esta la figura jurídica perversa que crea una especie de consentimiento arrancado con violencia.

Seguir leyendo »

C'est facile, Rivera es de derechas

39 Comentarios

Al tercer día Manuel Valls resucitó. El exprimer ministro francés había guardado silencio desde que, tras facilitar que Ada Colau fuese reelegida alcaldesa de Barcelona, Ciudadanos le aplicó la política de excomunión y renegó de él. Tres días callado y cuando ha hablado se ha quedado descansado, aunque como en todos los divorcios cada parte tiene su razón y sus razones.

Esta es la historia de un matrimonio de conveniencia: Valls necesitaba un partido y Ciudadanos vio en él al candidato que no tenía para Barcelona. Al final, tras meses de tensiones y una vez constatado el fracaso electoral, ya no se necesitan. Valls vino para ser alcalde, ungido por apellidos ilustres y firmas influyentes, y se ha quedado con dos concejales (los mismos que el PP). Ciudadanos obtuvo cinco la pasada legislatura y ahora tendrá uno menos. Como operación política no pasaría a la historia si no fuese porque la sorprendente jugada de Valls para cerrar el paso al independentismo en el consistorio barcelonés le ha otorgado el protagonismo que las urnas le negaron.

Valls argumenta que no reconoce a Ciudadanos y que este partido no es cómo él creía. Puede ser, aunque existe la duda razonable de que a lo mejor preguntó poco. O que no tenía otra alternativa puesto que ni el PSC ni el PP quisieron complacerle en su propósito de erigirse en el único candidato constitucionalista a la alcaldía de Barcelona.

Seguir leyendo »

¡Nombrad, nombrad, malditos!

31 Comentarios

Sede del Consejo General del Poder Judicial de Madrid

"Puede que no reconozca a un ganador al verlo pero, desde luego, me doy cuenta de quién va a perder"

'Danzad, danzad, malditos' de Sidney Pollack

El caducado Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está en pleno maratón de nombramientos de altos cargos judiciales. Está en funciones pero, sin embargo, ha realizado ya la designación de 13 de estos puestos y tiene previstos realizar alrededor de 25 antes de irse a descansar en agosto. En este listado de puestos a cubrir, o a copar, se encuentra la presidencia de la Audiencia Nacional y cuatro plazas del Tribunal Supremo. Llevan prisa, mucha prisa, para ser un órgano que hace medio año que cumplió su mandato y que estuvo a punto de ser renovado si alguien no hubiera filtrado el mensaje de Cosidó, el de la puerta de atrás. Eso si no es que se filtró por algún listo que pensó que aún les iba a ir mejor manteniendo a un CGPJ de mayoría conservadora prorrogado por tiempo aún indefinido.

Seguir leyendo »

No pasa nada: están negociando

22 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura.

Para algunos, particularmente los periodistas que tienen que contar algo todos los días, es desesperante que pasen los días sin que haya noticias que indiquen por dónde van a ir los tiros en el panorama político. Pero es lo que hay. Una situación tan compleja como la que genera el multipartidismo exige tiempo y muchas idas y vueltas hasta llegar a soluciones. Miles de cuadros políticos están trabajando en ello. Hay que tener paciencia y fijarse en un dato básico: en las últimas semanas no ha ocurrido nada que se desvíe significativamente de la senda que marcaron los resultados del 28 de abril y del 26 de mayo.

Salvo las sorpresas de Burgos y de Huesca y el revolcón de Imbroda en Melilla, el signo político de los ayuntamientos ha sido sustancialmente el marcado por los resultados. Los saltos a derecha e izquierda de Ciudadanos también estaban en el guion (otra cosa es la imagen que está dando ese partido). La mayor irregularidad, y no es pequeña, es el guirigay de Madrid. Que todo indica que tiene su origen en las dudas que a última hora han podido asaltar al partido de Albert Rivera sobre los riesgos que supone entregarse de pies y manos al PP y a Vox. Y seguramente también a que el nuevo alcalde, Martínez-Almeida, y su equipo no son un prodigio manejando los hilos de la política.

Dejando al margen lo que pueda ocurrir en Madrid, en donde las cosas solo pueden arreglarse si alguien se desdice, ahora es el momento de la formación de los gobiernos autonómicos. Casi todo es previsible, salvo en Navarra y en Canarias y quién sabe si también en Aragón, en donde los socialistas podrían hacerse con las presidencias. Todo normal, por tanto, también en este capítulo.

Seguir leyendo »

Que les den

25 Comentarios

Manifestación del Orgullo 2018

El ultraderechista Iván Espinosa de los Monteros soltó el otro día, refiriéndose al Orgullo LGTBI: "Habrá que ver si seguimos permitiendo que lo organicen". Nadie en su sano juicio osaría hoy en día decir algo semejante, cuestionar una cita que es cultura madrileña y referencia mundial, salvo que esté emponzoñado de ideología fascista. Cuestionar la celebración del Orgullo en Madrid es de una torpeza política que solo puede deberse a algo mucho peor que la cortedad: la homofobia, la transfobia, el odio a las personas diversas. Ese hombre tan orgullosamente heterosexual profirió una soberana idiotez. De hecho, ha tenido que salir Begoña Villacís a aclarar que una de las cosas que han "pactado" Ciudadanos, PP y Vox es que el Orgullo se queda en el centro de Madrid.

Vamos a ver, para que quede claro cómo son algunas cosas: el Orgullo LGTBI se queda en el centro de Madrid no porque Ciudadanos, el PP y Vox hayan pactado nada, sino porque el Orgullo es Madrid, el Orgullo es de Madrid, pacten lo que pacten los ultras, y en el centro de Madrid lo íbamos a dejar nosotras, nosotros y nosotres. Supongo que se entiende. De hecho, el Orgullo es tan Madrid que hasta hay dos Orgullos: el oficial y el crítico. Por si no lo saben Espinosa, Ortega y Monasterio. Y ambos son intocables. Y, este año más que nunca o por fin, ambos confluyen en un punto del mapa y el imaginario social: el crítico tiene ya el carácter oficial que le otorga su carta de naturaleza ciudadana y el oficial ha de ser más crítico que nunca.

Porque, aunque ni Ciudadanos ni PP ni Vox tienen, frente a una ciudadanía masiva, capacidad legítima de pactar nada al respecto (y solo podrían tratar de someterla por una fuerza, represora pero ridícula, a la que se opondría la fuerza incontenible de una respuesta igualmente masiva: somos millones en las calles, Espinosa), lo cierto es que la sola formulación de ideas y posibilidades contrarias a la celebración, reivindicación y defensa de los derechos LGTBI, el hecho mismo de andar presuntamente pactándolas, es razón más que suficiente para que el de 2019 sea, en Recoletos y Chueca o en Lavapiés, un Orgullo político y militante. Si el Orgullo nunca debió dejar de ser crítico, ahora ha de serlo más que nunca. El de MADO también. Por eso la FELGTB tomó la única decisión posible sobre la manifestación oficial: que ninguno de esos partidos tuviera representación en la pancarta de cabecera y que Ciudadanos no tuviera carroza. Lo contrario sería humillación.

Seguir leyendo »

Hijas mías, antes todo esto era campo y trabajo asalariado

Mis hijas son muy de escuchar batallitas, nostalgias y lamentos viejunos. Por ejemplo, les encanta que el abuelo les cuente su vida laboral, cuando trabajaba en una empresa pública (ahí ya abren la boca de asombro, ¡empresa pública!), y no solo tenía un buen sueldo con sus extras y vacaciones pagadas (otro gritito de incredulidad, ¡vacaciones pagadas!), sino hasta beneficios sociales para las familias.

Otras veces soy yo el que me las llevo de paseo para contarles cómo ha cambiado todo. Unos días vamos a la periferia para soltarles lo de "hijas, antes todo esto era campo". Otras veces paseamos por un polígono industrial o un centro comercial, nos paramos delante de ciertas empresas, o nos sentamos a ver pasar repartidores, y ahí son ellas las que se adelantan y, burlonas, imitan mi voz: "hijas, antes todo esto era trabajo asalariado".

Según pasan los años, vamos incluyendo en la panorámica más sectores y empresas: todas esas que ya han descubierto que el auténtico modelo productivo de futuro no es el I+D, ni el conocimiento o el medio ambiente, sino la extracción rápida de plusvalía a los trabajadores mediante un fulminante truco de magia empresarial: chas, chas, ahora eres asalariado; chas, chas, ahora eres autónomo. En muchos casos sigues trabajando para la empresa, haciendo lo mismo que si estuvieras asalariado (bueno, haciendo más), pero pagándote tú las cotizaciones y ahorrándose la empresa indemnizaciones, vacaciones y demás incordios.

Seguir leyendo »