eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La tesis de Pedro Sánchez

30 Comentarios

Pedro Sánchez

Las tesis doctorales, como los trabajos de investigación en general, tienen no pocos, sino muy pocos lectores. En España y en todos los países del mundo. Hay cuatro escalones en lo que al conocimiento de las tesis doctorales y trabajos de investigación se refiere.

En un primer escalón están los que la "leen" en profundidad, porque suelen estar trabajando sobre el mismo tema y su estudio le resulta imprescindible. Son los que suelen entrar en un diálogo crítico con el autor de la investigación. Son poquísimos. Lo normal es que se cuenten con los dedos de una mano o, a lo sumo, de las dos. En el segundo escalón están los que la "consultan", porque el contenido de la tesis es más o menos relevante para la investigación que ellos está haciendo. Pueden ser varias decenas. En el tercer escalón están los que la "citan", independientemente de que la hayan leído o consultado con mayor o menor detenimiento o, incluso, sin hacer ni una cosa ni la otra. Son muchos más. En el cuarto escalón están los que "tienen noticia" de su existencia, que son muchísimos más.

La distribución de quienes tienen conocimiento de la tesis en los cuatro escalones se produce, por lo general, de manera espontánea, sin planificación de ningún tipo. Es algo que lleva ocurriendo desde que los programas de doctorado echaron raíces en las Universidades y que continuará ocurriendo por tiempo indefinido.

Seguir leyendo »

Abstención frente a Libertad

34 Comentarios

Franco visitando las obras del Valle junto a su esposa, Carmen Polo.

Encarnación no se llamaba Encarnación, se llamaba Libertad. Sus progenitores le habían puesto ese bello nombre cuando decidió nacer en febrero de 1938, en medio de la campaña de bombardeos más violentos que sufrió la localidad de Sitges durante toda la guerra. Tomás, el padre de Libertad, tuvo que huir a Francia un año después y acabaría pereciendo en el campo de concentración nazi de Mauthausen, al que fue deportado con otros 7.000 españoles por obra y gracia de Franco. Su madre, Ana, sufrió todo tipo de penurias, humillaciones y represalias por haber sido compañera de un hombre cuyo único delito había sido defender la legalidad constitucional frente a una sublevación militar respaldada por la Alemania nazi y la Italia fascista. La pequeña Libertad, por su parte, tuvo que someterse a un bautizo forzoso y aceptar una denominación "como Dios manda". No fue la única, hubo miles de niñas españolas llamadas Libertad, Harmonía o Alma que acabaron asumiendo el nombre de cualquier virgen o supuesta santa.

En la magnitud infinita del genocidio ideológico cometido por el franquismo, del que no reiteraré los datos que ya aporté en mi último artículo, robarte el nombre era casi una anécdota. Aquella era la España de las torturas, las violaciones, los lavados de cerebro, las cárceles de exterminio, los paredones y el garrote vil. Era la anécdota, pero también el símbolo. Había que abstenerse de pronunciar esa palabra. Libertad era un nombre proscrito, un término maldito y subversivo para aquel régimen que solo había dado los primeros pasos de una carrera criminal que se prolongaría durante cuatro décadas.

Esa dictadura sangrienta es la que han abrazado y legitimado oficialmente este jueves los dos grandes partidos de la derecha española. Su abstención, defendida desde la tribuna como si de un "no" se tratara, a la exhumación de los restos mortales del tirano les sitúa en los márgenes del sistema democrático. El PP y Ciudadanos han elegido colocarse en el mismo lugar que ocupaban Herri Batasuna y sus marcas electorales posteriores cuando se negaban a condenar los asesinatos de ETA. Aunque en este país ya estemos acostumbrados a casi todo, lo ocurrido en el pleno del Congreso de los Diputados ha sido histórico... tristemente histórico. Casado y Rivera han devuelto a la derecha de este país a los tiempos en que Manuel Fraga era elegido presidente de Alianza Popular entre vivas a Franco y gritos de "¡Arriba España!"

Seguir leyendo »

Probidad u oprobio

41 Comentarios

Carmen Montón

Lo más grave de lo sucedido con Montón ha sido para mí darme cuenta, en el momento de su dimisión, de que no tiene ninguna consciencia de la gravedad de los hechos que la han sacado de un Gobierno que no puede permitirse ni la más mínima falta de decencia por ética y por la decencia prometida, pero también por cálculo electoral. En las aguas en las que el PSOE deberá pescar en las elecciones, sólo el anzuelo de la limpieza y del compromiso con la integridad conseguirá aumentar el volumen de piezas. Esa limpieza, esa honestidad, esa honradez en las acciones que se debe exigir a todo servidor público se llama probidad. No queremos gobernantes cuya única altura sea la de no ser delincuentes. Hay algo más que exigir.

Es duro comprobar que jóvenes políticos, procedentes de las nuevas generaciones, no han logrado aprehender ni aprender en su paso por la Universidad qué sea la probidad intelectual. No hay saber más importante ni más decisivo para la formación del estudiante y futuro trabajador intelectual que la comprensión de este concepto. La probidad académica, la probidad intelectual, es aquel conjunto de principios y valores que forman en la integridad y honradez a la persona en el proceso de enseñanza y aprendizaje y en su posterior desempeño. El plagio es el peor pecado contra esta integridad, el peor. Robar ideas es más ignominioso que hurtar dos cremas en un supermercado y quienes no hayan aprendido eso en su paso por las aulas son unos ignaros de la decencia intelectual. En la vida académica se aprende que estudiar, compartir conocimientos, citar y basar las propias ideas en las expresadas por otros es una riqueza del intelecto mientras que arrebatarles su propiedad intelectual para provecho propio es una de las peores formas de latrocinio.

La exministra Montón no ha tenido ni ha mostrado el más mínimo signo de sentirse reo de un oprobio que comparte con bastante probabilidad con otras personas públicas que no han mostrado el menor remordimiento en su saqueo de la credibilidad universitaria. Eso es muy duro. No hace ninguna falta acumular títulos vacíos para poder acceder a cargos políticos en una democracia. Ninguna. Hace falta querer servir e incluso saber hacer política, pero el saber no llega con los títulos de oferta. Todo lo que predico de Montón sirve para Casado y para Cifuentes y para todos aquellos que han hecho lo mismo y cuyos nombres aún no sabemos.

Seguir leyendo »

Haciendo negocio con la quimiofobia

47 Comentarios

Imagen de archivo de una mujer en un supermercado.

Recientes campañas publicitarias de empresas de alimentación  como Central Lechera Asturiana y de grandes multinacionales  como Carrefour bombardean, una vez más, a la población con mensajes quimiofóbicos, fomentando un miedo irracional a los productos químicos. Se suman así a una generalizada, rentable y mantenida estrategia de marketing desarrollada durante décadas por multitud de empresas para mejorar la imagen de sus marcas, ensalzar ciertos productos alimentarios como más "sanos" y distinguirse de los competidores. Se trata, en definitiva, de la demonización de lo "artificial" y la idealización de "lo natural" para vender más.

"Sin ingredientes artificiales" (Leche de Central lechera asturiana),  "Menos aditivos, significa más seguridad, calidad y sabor" (Carrefour), "Con cera de abeja natural" (Limpiamuebles de Carrefour),  "Sólo natural" (Atún en escabeche de la Piara) o el rotundo  "Sin porquerías" (Alimentación infantil de Hero). Son sólo una pequeña y surrealista muestra de todos los eslóganes que nos llegan a través de la publicidad por parte de múltiples empresas, especialmente desde la industria alimentaria.  Insinúan, dan a entender o directamente afirman que sus productos son mejores o más sanos por ser naturales o no tener aditivos, incluso aunque en la letra pequeña se compruebe que esto no es así.

Estos mensajes, directos o subliminales, van calando poco a poco en la percepción que los consumidores tienen sobre la seguridad de los aditivos alimentarios. No es, por tanto, ninguna sorpresa que una gran parte de la población española esté preocupada por ellos, según reflejan encuestas como el Eurobarómetro o a pie de calle. El marketing ha sembrado y hecho germinar el miedo irracional, allá donde deberían haberse asentado la cultura científica, los conceptos más básicos de la química... y el sentido común.

Seguir leyendo »

La responsabilidad de las derechas española y catalana

37 Comentarios

Rajoy y Puigdemont

La STC 31/2010 sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de Catalunya se hizo pública a finales de junio, unos meses antes de que se iniciara un ciclo electoral que se abriría con las elecciones parlamentarias catalanas en noviembre de ese mismo año, continuaría con las elecciones autonómicas y municipales en mayo de 2011 y concluiría con las elecciones generales de noviembre de ese mismo año. Una situación muy parecida a la que nos encontramos en este 2018, sustituyendo Catalunya por Andalucía. 

En esas tres convocatorias electorales, noviembre de 2010, mayo y noviembre de 2011, se produciría un retroceso considerable de las izquierdas española y catalana y un avance igual de considerable de las derechas española y catalana. La superposición de la crisis de la Constitución territorial, que activó la STC 31/2010, a la crisis del Estado social de derecho consecuencia de la crisis económica de 2008, tendría un impacto notable en el mapa electoral. El ciclo de recuperación de las izquierdas que se inició con las elecciones catalanas de 2003, que acabaron con los 23 años de gobierno de CiU, y que continuó con el triunfo contra pronóstico del PSOE en las elecciones generales de 2004, quedó interrumpido de forma brusca. La combinación de ambas crisis, la social y la territorial, desarboló a las izquierdas y empoderó a las derechas. 

Los resultados electorales son concluyentes. Las derechas en Catalunya, CiU, PP y C's pasaron de 65 escaños (48, 14 y 3) en las elecciones de 2006 a 83 (62, 18 y 3) en las de 2010. Las izquierdas, PSC-PSOE, ERC e IC, a la inversa, pasaron de 70 (37, 21 y 12) en 2006 a 48 (28, 10 y 10) en 20010. El vuelco no pudo ser más espectacular. 

Seguir leyendo »

El feminismo, los tratos de favor y la sororidad

28 Comentarios

Carmen Montón

Por mucho que le pese a Arcadi Espada, esto del caso Máster de Carmen Montón poco tiene que ver con el feminismo. Tratar de desprestigiar a la exministra menospreciando el contenido de un Máster que todavía está por ver si cursó, es querer matar dos pájaros de un tiro sin saber usar un fusil. Más allá de obtener los aplausos de fieles y amigos y un poquito de esa popularidad que da el que hablen de uno, aunque sea mal, creo que su buena escritura, sarcasmo y originalidad no aporta mucho a este asunto de la Universidad Rey Juan Carlos, los cargos públicos y los tratos de favor. Pero ahí queda su aportación como parte de ese saludable hábito que es la libertad de expresión, aunque no sea la perspectiva de género lo que esté ahora en cuestión.

Sin embargo, este caso, aunque tenga muy poco que ver con las demandas del movimiento feminista, nos debería interpelar. ¿Por qué? Porque el supuesto trato de favor que parece esconder el máster de Laura Nuño hacia la ministra Montón, de ser así, es una mala noticia. Si no queremos escandaleras, hagámoslo en la intimidad, pero nos toca reflexionar. ¿Sobre qué? Sobre esas alianzas que se pueden llegar a construir entre nosotras cuando ocupamos posiciones y lugares donde somos parte o tenemos acceso a ‘el poder’. Preguntarnos por qué, para qué y, lo más importante, para quién construimos estas relaciones con otras mujeres feministas no está de más cuando, más allá de los hechos, puede estar el cohecho, ese delito que tanto se aleja de la sororidad.

Construir relaciones, aunque sea entre mujeres, en base a afinidades ideológicas, intereses partidarios y tratos de favor no puede llamarse sororidad. De hecho, esa manera de actuar se aleja mucho de ese feminismo que debe ser interseccional y que lucha contra quienes jerarquizan, engañan y acaparan poder, contra quienes actúan pasando por alto que la igualdad y la universalidad de los derechos no admite excepciones, por mucho que creamos que nuestra causa lo merece o que nosotras lo valemos. Es más, la sororidad, esa de la que habla Marcela Lagarde, tiene más que ver con las diferencias entre nosotras que con nuestras semejanzas. La sororidad es poder debatir sobre lo que nos separa y superar el patrón patriarcal de la enemistad entre mujeres. Es trabajar por ese cambio de sociedad que solo es posible si queda claro que las mujeres somos diversas y diferentes, que no todas pensamos igual, aunque nuestra lucha sea la igualdad. Esa sororidad es la que desmontará los cimientos del sistema patriarcal, pero nunca se podrá tejer si nosotras construimos redes clientelares que premien los tratos de favor e instrumentalizan un movimiento que no es de nadie y es de todas.

Seguir leyendo »

Viva el rey

41 Comentarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al presidente del PP, Pablo Casado

Decía Pablo Casado: "Viva el rey. Me parece bueno que nos vayamos acostumbrando (...), incorporándolo a la conversación de la calle o la universidad". Yo no veo necesario que los universitarios lancen vivas al monarca. Más útil sería que los estudiantes vieran que aquí no hay vividores. Que no existe doble vara de medir entre los que sacrifican una parte de su vida para completar un currículum y los vivillos con expediente académico de pega.

El máster de Casado, el de Cifuentes, el de Carmen Montón… La carrera de Derecho del líder del PP, la tesis de Pedro Sánchez… El inicio de curso, tan sufrido para unas cuantas familias, coincide con la polémica sobre el currículum de algunos políticos. El debate no puede caer en el "y tú más". Urge la máxima transparencia de todos y dejar de desprestigiar el esfuerzo que supone conseguir un título para la gran mayoría.

La educación pública lleva unos cuantos años sufriendo graves ataques como los recortes. Solo le faltaba el desprestigio provocado por las trifulcas de algunos dirigentes, convirtiendo la enseñanza en el pim pam pum de la política. Es urgente la transparencia, la asunción de responsabilidades y dejar de dar espectáculos bochornosos con la Educación de fondo. La melé de los expedientes académicos la están viendo los alumnos que pagan más tasas y los padres que hacen cuentas para pagárselas.

Seguir leyendo »

Los Mr.Wonderful del racismo: frases que pretenden ser antirracistas pero no lo son

41 Comentarios

Imagen de la campaña '¿Quién quiere ser voluntario?', del Fondo de Asistencia Internacional para Estudiantes y Académicos de Noruega (SAIH).

¿El racismo se cura viajando? ¿Tiene sentido no ver colores? ¿Ser nativa o extranjera te incluye en la misma clase obrera? El imaginario colectivo está lleno de frases que se utilizan con la intención de ser antirracistas y de aportar soluciones al problema del racismo. Pero una revisión a algunas de las frases que más oímos demuestra que repetirlas sin que pasen antes por un filtro crítico hace que se cuelen mensajes que, como las siguientes, más que ayudar a tumbar el sistema racista ahondan en creencias que deberíamos dejar atrás.

Esta frase atribuida al escritor vasco Miguel de Unamuno es de primero de antirracismo por la cantidad de veces que se repite en debates relacionados con el tema. Históricamente se ha tomado como válida pero, ¿realmente el racismo se cura viajando? La respuesta definitiva es que no, y por varios motivos.

El ejemplo más claro lo vemos en el volunturismo, esos viajes de supuesto voluntariado en los que influencers (y no influencers) viajan a África y no pierden la oportunidad de hacerse fotos con niños negros, a poder ser que se vean pobres y con una sonrisa de oreja a oreja.  Así sacan a la luz  el denominado ‘complejo de salvador blanco’ que manifiestan el paternalismo y la superioridad blanca, ambos pilares del sistema racista.

Seguir leyendo »

Los pisos y el agua embotellada

Una niña de 12 años ve colmada su paciencia y empieza una solitaria cruzada contra BusKpiso, la última inmobiliaria que ha llegado al barrio y se ha sentido con derecho a inundar puertas, ventanas, paredes, farolas, bancos con sus ofertas y demandas. Quieren comprar tu piso, quieren vender tu piso, quieren alquilarlo, desokuparlo, adiministrarlo, explotarlo y, si pueden, robártelo. Pero a la niña no solo le molesta que jodan el ornato de las calles, ya de por sí bastante feas, le indigna sobre todo su desfachatez. Cuando ve a alguno de estos agentes encorbatados atragantando buzones con papel cuché se pone mucho peor que si viera a Slenderman. Podría matar en su nombre.

Alquilar una vivienda en una gran ciudad española (y en una pequeña también) ya es como comprar agua en el aeropuerto. ¿Por qué si se bajó por presión popular el precio del agua embotellada no se puede bajar el precio de los pisos? Ya se imaginan por qué. Todos los pisos a un euro. Pero no. La sensación de estafa que te embarga por estar pagando una cantidad desmesurada por algo que debería ser de primera necesidad ya no te la quita nadie. Ni siquiera hablamos de alquilar una botella de Veen, sino de una Bezoya.

Estamos a punto de repetir la historia, lo sé porque mi barrio está empapelado, la inundación de cartelitos es melancolía, la señal del fin del mundo. Lo que te hace clamar al cielo: esto ya lo he vivido. Cuando llegué a España en el año 2003 me recibieron los flyers de Tecnocasa con las cifras de medio millón, de un millón de euros escritas con inocente boli. Pero pinchamos. Hemos vivido un periodo de excepción. Ni siquiera nos percatamos demasiado de que pasamos algunos años sin ver la burbuja, de que el Tecnocasa de la esquina llevaba tiempo cerrado, de que ya no todos nuestros amigos estaban trabajando alquilando pisos y vistiéndose fatal. Hoy ha vuelto ese infierno y no con más trabajo para mis amigos precisamente. La cosa se define entre un puñado de pocilgas para las que hay que hacer casting, someterse a una investigación cuasi policial de parte de las agencias, presentar nómina, aval, contrato indefinido y pagar siete fianzas. No estoy exagerando un pelo y lo sabes. Acaban de abrir dos nuevas oficinas enormes cerca de mi casa. La gentrificación, por otro lado, va al mismo ritmo de la criminalización del barrio.

Seguir leyendo »

Lo que nos hace distintos, ministra

91 Comentarios

Carmen Montón en el acto en el que ha dimitido

Lo que nos hace distintos a unos y otros no es solamente decir que "no todos somos iguales", sino actuar de modo diferente. La ministra Carmen Montón, si quería ser diferente, podría haber denunciado las facilidades que le estaba ofreciendo una pequeña organización corrupta al amparo de una universidad pública, en lugar de aceptarlas. Eso es lo que haría alguien distinto que ni propone ni acepta que se le trate de manera excepcional.

Por ejemplo, en lugar de decir "hice lo que se me pidió" podría haber hecho lo que se esperaba: exigir la igualdad académica predicando con el ejemplo y no prestarse a ningún carril rápido. No hace falta ser un experto universitario para saber que empezar con el curso a medias y aprobar seis asignaturas con nota sin conocer a los profesores no es una vía normal. Tampoco es normal entregar un TFM de 50 páginas con 19 plagiadas y sacar sobresaliente.

No sé en qué universidades han estudiado algunos de nuestros políticos, pero en las públicas españolas por lo general hay un profesor por asignatura, con el que se trata, que pone un examen o trabajo al alumno, que lo entrega, y se lo devuelven con una nota. Es un mecanismo fácil y comúnmente compartido. Para una mujer como Montón, representante pública y licenciada en medicina, no debía ser tan difícil distinguir entre ir a clase y no ir, o entre presentarse a asignaturas o no, entre exponerse a ser calificada o no. Entre hacer lo que había que hacer o hacer lo que "se me pidió".

Seguir leyendo »