eldiario.es

Los 8 de Yesa no irán a la cárcel pero pagarán multas de 1.080 euros por resistencia a la autoridad

Los ocho activistas acusados de atentado contra la autoridad deberán pagar multas de 1.080 euros por un delito de resistencia a la autoridad y de 180 por faltas de lesiones

En la última sesión del juicio se demostró que parte de las lesiones que los guardias civiles achacaban a la protesta eran anteriores

Jorge Luis, diputado de Podemos y uno de los activistas condenados, ya ha anunciado que van a recurrir porque fue una concentración pacífica en la que defendieron “lo de todos y todas”

- PUBLICIDAD -
La concentración tuvo lugar el 10 de octubre de 2012. Imagen extraída de Youtube.

La concentración tuvo lugar el 10 de octubre de 2012. Imagen extraída de Youtube. Artieda (Zaragoza)

El asunto de los ‘8 de Yesa’ acaba de escribir un nuevo capítulo. No el último. La magistrada del Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza ha condenado a los ocho activistas al pago de sendas multas de 1.080 euros, por un delito de resistencia a la autoridad; y 180 euros por faltas de lesiones.

La sentencia confirma, por tanto, que no hubo atentado contra la autoridad (que era lo que se les imputaba). Jorge Luis, diputado de Podemos en el Congreso, es uno de los acusados. Asegura que, en parte, se ha hecho justicia, ya que no van a la cárcel, pero no están de acuerdo con la multa por resistencia a la autoridad: “Fue una concentración pacífica en la que la Guardia Civil cargó contra nosotros, esa es la resistencia, evitar golpes. Es un criterio muy cuestionable”.

Tanto Jorge Luis como el abogado, José Luis Lafarga, han mostrado su intención de recurrir. En los próximos días, ha apuntado el activista, se reunirán para decidir de qué manera continúan con el procedimiento.

La historia

Los conocidos como ‘8 de Yesa’ son solo algunos de los muchos vecinos que, el 10 de octubre de 2012, trataron de evitar la expropiación, por parte de los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), de 62 hectáreas de terreno en Artieda (Zaragoza), para el proyecto de recrecimiento de Yesa. La Guardia Civil cargó contra los manifestantes  y la concentración se saldó con varios heridos.

Se les imputaron delitos de atentado contra la autoridad y lesiones. Sumando lo que les pedían a todos, eran 32 años de cárcel y 22.020 euros de multa. Chema Royo, un educador social de Zaragoza, era el que se enfrentaba a una pena más alta: seis años y seis meses.

Sin embargo, en la última sesión del juicio, celebrada en Zaragoza el pasado 1 de junio, la Fiscalía rebajó su petición tras demostrar, el perito de la defensa y un forense, que muchas de las lesiones que los guardias civiles achacaban a la protesta eran anteriores y que habían tapado otras que se produjeron con posterioridad.

“Defender lo común”

El diputado de Podemos ha hablado con los medios a las puertas del Congreso de los Diputados en Madrid, tras recoger su acta de diputado. Luis ha indicado que la sentencia “no es por llevarse nada de lo común, sino por defenderlo”. Ha asegurado que lo único que hicieron fue protestar pacíficamente y defender lo de todos y todas, “y encima nos llevamos palos por ello”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha