eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El mundo cambia, ¿y tú?

España cuenta con alrededor de 6 millones de voluntarias/os, que representan un 15% de la población total del país

En el año 2015, 142 personas han participado en el Programa de Voluntariado a Terreno de Ayuda en Acción 

El modelo de trabajo de Ayuda en Acción se fundamenta en ese trabajo conjunto con las comunidades, estableciendo así las necesidades y prioridades a tratar

- PUBLICIDAD -
Evento voluntariado Ayuda en Acción 2015. Foto: María Díez/Ayuda en Acción

Evento voluntariado Ayuda en Acción 2015. Foto: María Díez/Ayuda en Acción

Este 5 de diciembre, y bajo el eslogan: “El mundo cambia, ¿y tú?” se celebra el Día Internacional del Voluntariado, un día clave en la vida de las ONG de todo el mundo y  de felicitaciones y  reconocimiento por el trabajo llevado a cabo durante todo el año por miles de personas que no se conforman y que quieren mejorar el mundo en el que viven.  Este año se rinde además un homenaje a todos los voluntarios que trabajan para conseguir los nuevos objetivos mundiales, porque cada uno de ellos influye en la agenda de desarrollo sostenible movilizando y promoviendo la participación de gobiernos y comunidades.

España cuenta con alrededor de 6 millones de voluntarias/os, que representan un 15% de la población del país, según datos oficiales. Estas cifras nos indican que cada vez más personas destinan una parte de su tiempo a la labor voluntaria, algunos en acciones cercanas, en sus barrios o en acciones locales; otros, a través de sus ordenadores (cibervoluntarios); algunos más, en movilizaciones, sensibilización o campañas de incidencia; y otros, hasta toman un avión para irse más allá de nuestras fronteras y conocer otras culturas y lugares, ayudando en todo lo que esté a su alcance directamente en el terreno.

Las organizaciones nos hemos ido adaptando a los cambios sociales que se iban dando, en muchos casos flexibilizando las acciones de voluntariado para que las personas puedan conjugar estudios, trabajo, familia y ocio; en estos momentos en los que casi nadie tiene tiempo, resulta clave ofrecer un amplio abanico de  acciones y posibilidades que permitan colaborar en diferentes causas, temáticas, desde diferentes lugares, distinta duración y enfocados a diferentes sectores o personas. Eso sí, todas las acciones de voluntariado siempre tienen un nexo común: la solidaridad y el altruismo.

Además con nueva Ley del Voluntariado, aprobada este mismo año, se permitirá implantar en todas las esferas de la vida el valor de la tarea voluntaria, posibilitando así un mayor acceso a las organizaciones por parte de la ciudadanía y otros actores y esferas sociales.

En lo que al mundo de  empresaria se refiere, y tal y como muestra el estudio del Observatorio de Voluntariado Corporativo realizado en 2013, cada vez son más las empresas que ponen en marcha acciones de voluntariado corporativo, ofertando a sus empleados diferentes tipos de colaboraciones con muchas ONG que compatibilizan vida laboral con voluntariado, apostando así por empleados comprometidos socialmente. Desde Ayuda en Acción, a través del evento que se organiza cada año con motivo de la Presentación de su Programa de Voluntariado a Terreno, y en el que siempre están presentes responsables de Responsabilidad Corporativa y voluntarios corporativos, constatamos que el interés de las empresas en lo que a voluntariado se refiere, va en aumento. Así María Escribano, Gerente de Responsabilidad Corporativa del grupo VIPS, considera al voluntariado " un programa de personas para personas que pretende dar respuestas a las necesidades de la sociedad". Por su parte, Vicente Ceamanos, empleado de Deloitte que realizó un voluntariado a terreno a Perú, destaca que “ el voluntariado es una herramienta esencial para identificarte con la empresa”.

El voluntariado, allí

Desde la creación en 2012 del Programa de Voluntariado a Terreno de Ayuda en Acción se ha visto un importante crecimiento del voluntariado internacional de la organización.  En 2015 han participado en los proyectos en terreno 142 personas. Este crecimiento se debe en gran parte a la creación de diferentes alternativas para realizar un voluntariado, flexibilizando este tipo de colaboración y abriéndolo al conjunto de la sociedad española, para que cada año más personas puedan vivir esta experiencia. Todos los voluntarios y voluntarias destacan a su vuelta la gratificante experiencia que esto ha supuesto. 

Voluntarios practicando futbol con niños del proyecto de Chillogallo en Ecuador. Foto: Fran Carril/Ayuda en Acción

Voluntarios practicando futbol con niños del proyecto de Chillogallo en Ecuador. Foto: Fran Carril/Ayuda en Acción

La convivencia forma parte esencial del voluntariado en terreno, que implica necesariamente un gran trabajo en equipo. Equipos formados por personal técnico local, por otras instituciones y por los miembros de la comunidad, muchos de ellos intervienen como voluntarios y voluntarias locales; con todos se consolidad un gran trabajo en equipo, en el que los voluntarios a terreno se suman con la finalidad última de erradicar la pobreza y la desigualdad.

El modelo de trabajo de Ayuda en Acción se fundamenta en ese trabajo conjunto con las comunidades, estableciendo así las necesidades y prioridades a tratar.  Los voluntarios locales reciben acciones formativas que les capacitan en diferentes ámbitos, y que posteriormente les sirven para apoyar el trabajo que se realiza en la zona. Su trabajo, conociendo de primera mano la realidad local, facilita la intervención y se convierten en agentes de cambio, generando transformaciones y mejoras reales perdurables en el tiempo.

Son cientos de ejemplos, como Juan Chalá, que es impulsor de la red de jóvenes afrodescendientes en su comunidad, ubicada en Chota, Ecuador. Él apoya a los jóvenes afros para que sean conscientes de sus derechos, que se acepten y que luchen contra la discriminación. Azucena y Narcisa, también en Chota, son voluntarias y mediadoras comunitarias en casos de violencia intrafamiliar, ofreciéndoles a muchas mujeres asesoría legal y apoyo en una zona con altos índices de violencia doméstica. Zulmira, en Chocó (Colombia), es también voluntaria con jóvenes de su barrio y lucha día a día por mitigar las desigualdades sociales, mejorando la integración familiar y social.

Juan, Zulmira, Narcisa y Azucena, son cuatro ejemplos de la fantástica e imprescindible labor que los voluntarios y voluntarias locales llevan a cabo en un proyecto de cooperación al desarrollo.

En definitiva, una de las claves del éxito de la labor de voluntariado, sea en el lugar que sea, es el trabajo en red. La labor de un voluntario no es algo individual, sino que forma parte de un trabajo conjunto con una ONG y los destinatarios últimos de un proyecto. Juntos se forma una gran familia, cuyos miembros se ayudan y apoyan cuando alguno de ellos tiene algún problema, y por eso todos los voluntarios coinciden en algo: “recibo más de lo que doy haciendo un voluntariado, esta experiencia me ha cambiado”, porque en las familias siempre se apoyan unos a otros, pero al mismo tiempo, aprenden y comparten experiencias vitales que les ayudan a convertirse en las personas que son y serán de aquí en adelante.

Igual de importante es tener un objetivo y una meta final; tal y como anuncia el eslogan del Día Internacional del Voluntariado 2015, el mundo cambia, y no podemos quedarnos atrás, porque hay 17 objetivos por delante y el reloj ya ha empezado su cuenta atrás para que podamos conseguirlos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha