eldiario.es

Menú

El Estado contra la libertad de expresión

Hay una “caza de brujas” de la divergencia política como denunciaban los titiriteros y hay una extensa lista negra de imputados por expresar sus opiniones a través de la creación artística, musical, literaria o humorística.

La Inquisición y la quema de brujas no han desaparecido, solo que ahora tienen formas mucho menos cruentas.

El gobierno aún en funciones mueve sus hilos, desde la policía a los jueces pasando por la fiscalía, para desacreditar a sus rivales, acallar disidencias, cobrarse venganzas e imponer su estricta moral.

28 Comentarios

- PUBLICIDAD -

La obra de los titiriteros no era una apología, era una radiografía. No enaltecía el terrorismo, describía los mecanismos que utiliza el aparato del Estado para atemorizar. El gobierno aún en funciones mueve sus hilos, desde la policía a los jueces pasando por la fiscalía, para debilitar y desacreditar a sus rivales políticos, acallar disidencias, cobrarse venganzas e imponer su estricta moral a golpe de mazo, mientras además intentan que hablemos un poco menos de su banda de corruptos y un poco más de la moribunda banda terrorista ETA.

Hay una “caza de brujas” de la divergencia política como denunciaban los titiriteros que han podido comprobar en carne propia que su tesis era cierta y hay una extensa lista negra de imputados por expresar sus opiniones a través de la creación artística, musical, literaria o humorística: los titiriteros, Guillermo Zapata, César Strawberry, el artista Abel Azcona, dos raperos de Granada acusados de meterse con la policía y Rita Maestre pasarán por los juzgados próximamente. Los tribunales de la nueva inquisición están a tope y han empezado a apretar las mordazas.

Mucho han criticado la obra de títeres quienes ni siquiera la vieron, pero lo único que podemos decir con certeza es que el argumento lo clava. No es sólo premonitoria, es preclara. Todo el que se meta con los Don Cristóbal del poder, la religión, la policía o los tribunales, puede verse perseguido por cada uno de estos estamentos o todos ellos que no dudarán en sacar las pruebas de contexto apoyados por una campaña mediática que construya el ajusticiamiento público. Calla la boca, marioneta, o te doy con la cachiporra.

El uso político de la Justicia y las fuerzas del orden que está haciendo el PP es evidente. Su monstruosa maquinaria se hunde en su propia mugre y da sus últimos zarpazos al intentar agarrarse al poder. Al goteo de imputados por corrupción en sus filas sigue casi en paralelo un goteo de imputados por ejercer la libertad de expresión. Cae al completo la dirección del PP en Valencia y, acto seguido, el fiscal de la Audiencia y el juez instructor decretan, sin disimulo a instancias del gobierno, un encarcelamiento desproporcionado de los titiriteros con la única intención de relacionar a Carmena y Podemos con ETA.

Demasiadas coincidencias juntas que sirven a unos intereses no son casualidad, son causalidad. La policía registra la sede del PP regional en Madrid por presunta financiación ilegal y al día siguiente los dos jueces peperos de la Audiencia Nacional, Espejel y López, instan a Pedraz a reabrir el caso Zapata para ver si hablamos un poco más de tuits y un poco menos de los ladrones del PP. Hablemos de Irán, como decía Rita Barberá. O hablemos de Rita Maestre como ha hecho Esperanza Aguirre en su enésimo teatrillo auto exculpatorio para explicar su semi pseudo dimisión.

Pues hablemos de por qué Rita Maestra irá a juicio este jueves acusada de ofender los sentimientos religiosos y, sin embargo, no son delito las ofensas homófobas de algunos obispos. Hablemos también del artista Abel Azcona acusado de “blasfemia” por dibujar con hostias la palabra “pederastia” en una exposición. Hablemos de por qué existe un delito religioso en las leyes de un país aconfesional y una iglesia en una universidad pública. La respuesta es sencilla: la Inquisición y la quema de brujas no han desaparecido, solo que ahora tienen formas mucho menos cruentas.

Hablemos también de por qué la fiscalía no pide la imputación de Jiménez Losantos por hablar de disparar a los concejales de Ahora Madrid, pero sí la de Zapata y Strawberry por hacer humor negro con el terrorismo o la de los titiriteros por criticar montajes policiales. Hablemos de los dos raperos de Granada, Ayax y Prok, encausados por injurias contra la policía en un vídeo en el que aparecen varios agentes aunque sus caras no son visibles. Con la nueva Ley Mordaza no se les puede fotografiar, no vaya a ser que les pillemos excediéndose en el uso de la violencia, como señala la canción. Cuando la seguridad del poder se impone a nuestros derechos, estamos en un Estado policial. Están mandando por encima de nuestras libertades.

Una democracia sólo es merecedora de ese nombre si garantiza la libertad de expresión frente a los intentos de limitarla con excusas. Como decía con sorna el ácido Dalton Trumbo, genial guionista de Hollywood víctima de la caza de brujas, de quien se estrena ahora una película biográfica: “La democracia consiste en que todo el mundo pueda decir lo que quiera y eso incluye al cristiano, al judío y al médico vudú”.

ESTE MARTES A LAS 12H EN WWW.CARNECRUDA.ES, HABLAMOS DE LA PERSECUCIÓN DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN con: César Strawberry, Abel Azcona, el abogado de los titiriteros, los raperos AYAX Y PROK y Santiago Alba Rico.

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha