eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A la hinchada de Podemos

¿No podían hacer un pequeño esfuerzo?

246 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Querido amigo Iñigo Sáenz de Ugarte, deberías saber que no se puede poner en cuestión a nada ni nadie relacionado con Podemos, porque los comentaristas de su fogosa hinchada se te echarán encima, y eso que tu artículo es más bien moderado. Por ejemplo, ni siquiera mencionas algo muy conocido: ningún profesor titular de universidad que trabaje a tiempo completo puede poseer más del 10% de una empresa, y Monedero tenía el 100%. Pero Monedero es un hombre honrado. En cierto modo, podría hasta argumentarse que no incumplía el espíritu de la ley, pues aquello no fue nunca una empresa de verdad, sino una mera ficción fraudulenta construida para pagar menos impuestos. ¿Este individuo es el nuevo san Jorge que le cortará las cabezas al dragón bicéfalo del bipartidismo? Pues vamos aviados.

La hinchada de Podemos es tan violenta y tan refractaria al simple razonar como la de cualquier equipo de fútbol. Sólo utilizan unos pocos chascarrillos pueriles (que no argumentos) repetidos con la testarudez de un niño pillado con las manos en la masa. Veamos los cuatro más frecuentes:

Uno. “Eso no tiene importancia, lo grave es lo que hacen los que están en el poder”.

Sin ninguna duda, pero, si esto hacen sin poder, ¿qué no harán en cuanto lo consigan? Poner a tipos así a luchar contra “la corrupción de la casta” es como poner al zorro a cuidar a las gallinas. A ello se suma la desvergüenza de exigir a los demás lo que no se exige uno a sí mismo.

Dos. “Eso es lo mismo que dicen la derecha, la caverna, los nazis y en general el Maligno, ergo de ex illis est! ¡Es uno de ellos, a la hoguera con él!”.

La estolidez de esta afirmación españolísima salta a la vista. Por mucho que la derecha y el mismísimo diablo afirmen que existe la ley de la gravedad, las manzanas seguirán cayendo de los árboles siempre hacia abajo. Incluso si, en ataque de vesania o arbitrismo, Podemos derogara la ley de la gravedad, mucho me temo que las manzanas seguirían cayendo hacia abajo y no hacia arriba. He dicho españolísima porque nada hay tan castizo como esa alineación a toda ultranza que lleva a anatemizar a cualquiera que coincida en lo que fuere con un enemigo, ya que “los amigos de mis enemigos son mis enemigos” y "al enemigo, ni agua".

Es una muestra más del talante entre talibán y legionario que promueve el “siempre a favor de los amigos, con razón o sin ella”. Sustituir el uso de la razón por la ley de la sangre o de la fratría, ¿no es el epítome de la misma noción de casta? Dejo para otro rato la presunción, para mí muy lejos de estar probada, de que Podemos sea de izquierdas.

Tres. “El verdadero enemigo es la derecha, no Podemos”.

De acuerdo. Pero, como suele decirse, amicus Plato sed magis amica veritas; Platón es amigo, pero más amiga es la verdad. No es más que otra instancia de la lógica castiza y su camaradería cuartelera que siempre necesita enemigos a muerte, un ellos y un nosotros, y que al final conduce a aquello de “será un hijo puta, pero es nuestro hijo puta”. Sigo creyendo en lo que decía Karl Marx: “ El medio forma parte de la verdad, tanto como el resultado. Es preciso que la búsqueda de la verdad sea a su vez verdadera”. Cuando uno de los nuestros, o de los suyos de Podemos, comete un error o un fraude, también hay que censurarlo.

Cuatro, y la más repetida (hasta por el propio interesado, Monedero). “Van a por él, eso no es justo, es una persecución”.

¿Y qué esperaban? Cada vez que oigo tamaña sandez me cuesta creer que no hayan visto nunca una película. En cualquier película, cuando alguien se presenta como candidato a unas elecciones, llega esa escena en que el asesor cierra la puerta, mira al candidato a los ojos y le dice: “Nadie nos oye. No importa lo que haya, adulterio, pederastia, robo con escalo, fraude o que por las noches vayas por ahí vestido de mujer; pero si hay algo, necesito saberlo. Cuéntamelo todo. Van a ir a por ti, te lo aseguro. Todo, dímelo todo, t-o-d-o. Tenemos que estar preparados”.

¿No tienen asesores en Podemos? No me sorprendería, en vista de lo que cobra el propio Monedero por asesorar. Por supuesto que van a por él, ¿y qué? El problema es que encuentren algo. Cuando a uno le ponen una multa de tráfico, muy necio hay que ser para enfadarse porque no se las ponen a otros que iban más deprisa.

Así que, distinguidos comentaristas de la hinchada de Podemos, ésta es mi pregunta para ustedes: ¿no podían hacer un pequeño esfuerzo?

Claro que pueden, ya verán que sí. Utilicen la inteligencia, en lugar del castizo y castrense espíritu de cuerpo. Utilicen la cabeza, pero no para embestir o al menos no siempre con las mismos topetazos de becerro modorro en una plaza de aldea.

Y por supuesto, no olvido que no podemos juzgar a todo un equipo por su hinchada más virulenta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha