eldiario.es

Barcelona combatirá el sinhogarismo de larga duración triplicando los pisos disponibles

El Ayuntamiento de Barcelona suma 100 nuevas viviendas en la ciudad para personas sin hogar con el programa Primer a la Llar

El consistorio aumenta los equipos de calle e incorpora por primera vez personal en las estaciones de Sants y del Nord

La ciudad ha visto aumentar en un 37% las personas que duermen en la calle en los últimos 8 años: 941 sin hogar este 2016

- PUBLICIDAD -
Casi la mitad de las personas sin hogar de Madrid se siente feliz

Barcelona ha elaborado un plan integral para abordar el sinhogarismo en la ciudad EFE

El Ayuntamiento de Barcelona aumentará en 100 los pisos disponibles para las personas que duermen en la calle de aquí al 2019. La estrategia, que forma parte del programa Primer a la Llar (primero en el hogar), centra el problema del sinhogarismo en el derecho a la vivienda.

De esta manera, el consistorio pretende combatir el aumento exponencial de personas sin techo en los últimos años en la ciudad; los recuentos realizados por el Ayuntamiento con datos del Servicio de Inserción Social indican un crecimiento del 37% de las personas que duermen en la calle desde el año 2008. En mayo de 2016 eran 941.

"Tenemos que poner el derecho de la vivienda en el centro del debate", ha explicado en comparecencia la teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, que ha destacado que el objetivo del consistorio se centrará en eliminar el sinhogarismo de larga duración, aquel que afecta a las personas que llevan más de tres años durmiendo en la calle (el 72% de los sin techo). El objetivo, como ha reforzado el coordinador del plan, Albert Sales, es acabar con los problemas "estructurales" que hacen que las personas que duermen en la calle no puedan salir de ella.

El Ayuntamiento invertirá 15 millones de euros en un "plan integral" –el llamado Primer a la Llar– que también aumentará los equipos de calle en los próximos tres años, además de realizar una campaña de comunicación en 2017: "Podrías ser tú". El plan ha sido realizado con la colaboración de las 35 entidades sociales que se dedican a atender a las personas sin hogar en la ciudad.

La inversión del plan se dividirá en 10 millones dedicados a la atención directa a través del Departamento de Atención a Personas Vulnerables y del Departamento de Intervención Social en el Espacio Público del Ayuntamiento. El consistorio creará un programa de detección e intervención social en las estaciones de Sants y del Nord, además de la estación de la Sagrera, cuando esté operativa. Inspirándose en la experiencia del equipo del servicio que ya actúa cada día en el Aeropuerto de Barcelona, el trabajo en las estaciones permitirá "detectar de manera rápida situaciones de vulnerabilidad".

Con los 5 millones de euros restantes se gestionarán 100 nuevos equipamientos, que se sumarán a los 50 –más 15 que gestionan diferentes entidades– los que dispone ahora la ciudad, que también mejorarán.

Según datos del Ayuntamiento, el número de personas sin hogar que duermen en los equipamientos municipales ha crecido un 60% desde 2008. Además, el número de personas que pernocta en la calle se ha incrementado un 37% desde hace ocho años, pasando de 608 a 941. El consistorio ha hecho también un llamamiento a la Generalitat para hacer políticas en el ámbito municipal en toda Catalunya, para evitar la acumulación de personas sin hogar en las ciudades que disponen de mejores políticas para combatir el sinhogarismo.

Perspectiva de género contra el sinhogarismo

Primer a la Llar también se fija como objetivo combatir el sinhogarismo femenino. El Ayuntamiento de Barcelona pretende que el plan también "garantice la perspectiva de género y la atención específica a las necesidades de las mujeres sin hogar y sin techo". Las mujeres representan entre el 12% y el 20% de las personas que duermen en la calle y, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 24% de ellas han sido víctimas de agresiones sexuales.

De hecho, según la Fundación Arrels, a pesar de que la mitad de las personas sin hogar han sufrido algún tipo de violencia, las agresiones sexuales a mujeres son una constante: las mujeres sufren episodios continuados de acoso, ofertas y chantajes sexuales. Esta es sólo una de las particularidades del sinhogarismo femenino. Pero hay más: en la calle, además, las mujeres sufren más miedo y peor salud mental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha