eldiario.es

Menú

ICV se reivindica como garantía de un proceso constituyente catalán

La formación ecosocialista propone en su Convención Nacional la creación de un Estado catalán que se relacione "de igual a igual" con España

Contemplan la soberanía compartida basada en una Constitución catalana, a la que debe llegarse a través de un proceso constituyente catalán en paralelo al español

Ante el impulso de Podemos, proponen crear un polo de izquierdas capaz de "disputar la hegemonía" en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre 

- PUBLICIDAD -
Camats reivindica la vigencia de ICV y avisa de que no hay proceso constituyente sin ellos

Camats reivindica la vigencia de ICV y avisa de que no hay proceso constituyente sin ellos

Un proceso constituyente que acabe dando como resultado un estado catalán libre y soberano, pero no independiente. Este es el objetivo propuesto por ICV para la ratificación de sus bases en la Convención Nacional que la formación ecosocialista celebra entre este viernes y sábado en Sabadell. Un camino que pretende despejar las dudas sobre su papel en el terreno nacional y que perfila a Iniciativa como garante de una ruptura del modelo político, social y territorial. "No hay cambio que no pase por nuestro papel e impulso", aseguró durante la intervención de apertura Dolors Camats, colider de ICV.

El documento que la formación propone a los cerca de sus 900 delegados y que, con toda probabilidad, se aprobará este sábado, propone un estado catalán con su propia Constitución y con una relación "de igual a igual" con España. Iniciativa entiende que el modelo autonómico "está acabado" y que la única forma de que Catalunya se consolide como sujeto político soberano es emprender un proceso constituyente catalán en paralelo al español. Además deja abierta por primera vez la puerta a una posible independencia catalana si así lo desea la mayoría, aunque el modelo territorial que dibuja es más cercano al confederal.

La Convención Nacional se produce en un momento en el que el partido liderado por Joan Herrera y Dolors Camats pierde posiciones ante el empuje de Podemos, una formación que según los sondeos entra con fuerza en Catalunya y, en concreto, en una parte importante del electorado tradicional de los herederos del PSUC. En ese contexto, el plan trazado por la dirección pasa por articular un polo de izquierdas capaz de "disputar la hegemonía" de cara a las próximas elecciones autonómicas del 27 de septiembre, una llamada que se ha hecho realidad en el plano municipal con los procesos de confluencia de Barcelona En Comú en la capital y otros en otras ciudades, pero que Podemos rechaza en la dimensión autonómica.

Soberanía compartida, pero de igual a igual con España

Iniciativa da por fracasado el sistema autonómico. Asegura que "la interpretación y aplicación de la Constitución ha ido limitando un desarrollo federalizante y asimétrico" del Estado, situación que ha dado lugar a una "ruptura del pacto constitucional entre Catalunya y España". Por tanto, se debe establecer un "pacto de soberanías" mediante la cual Catalunya salga del régimen común y pueda ceder soberanía al Estado español o a Europa en la medida en que su ciudadanía libremente lo desee, propone el texto presentado.

Esta propuesta cristaliza en la financiación, capítulo en el que los ecosocialistas proponen un "concierto económico y solidario", mediante el cual Catalunya recaudaría todos sus impuestos, de los que tiene plena capacidad normativa. "De la recaudación en Cataluña se deducirán las aportaciones al Estado en concepto de los gastos de las competencias compartidas y las aportaciones a los mecanismos de cooperación y solidaridad que se acuerden", aseguran, un modelo que tiene reflejos de los cupos forales vasco-navarros.

La Constitución catalana que Iniciativa imagina dota de competencias exclusivas en todos los ámbitos, "salvo aquellos que por razones de eficiencia y solidaridad decida ejercer de forma compartida o en colaboración con el Estado español y para evitar el dumping fiscal o laboral", y proponen que la Constitución española reconozca a Catalunya como nación y que prevea los mecanismos democráticos para la secesión.

Una nueva economía para un nuevo estado

La propuesta que las bases de ICV deben debatir en la Convención también propone una nueva carta de derechos en el nuevo Estado, basada en la Declaración Universal de Derechos Humanos Emergentes. Derechos que "se deben hacer realmente efectivos" mediante un "modelo público y común de bienestar para vivir con dignidad", acabando con la austeridad y los recortes.

El documento "Un país justo, limpio y libre" contempla una transformación económica que garantice la plena ocupación y la dignificación de actividades no remuneradas como los cuidados que, aseguran, "deben ser plenamente compartidos entre hombres y mujeres". Introducen la idea de un plan de rescate social, contemplando cinco ejes: Renta de Garantía Ciudadana, plan contra el paro y recuperación salarial, programa de seguridad alimentaria, garantía de acceso universal a los suministros básicos y, por último, prohibición de los desahucios.

Iniciativa asegura que hacen falta crear alternativas al capitalismo a través de la economía verde del Green New Deal, un régimen de reparto del trabajo mediante el que introducen la idea de limitar las jornadas laborales a las 35 horas semanales y herramientas financieras como la banca pública, "a la vez que se impulsa la banca ética y cooperativa".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha