eldiario.es

Menú

‘Romanzo Criminale’: El libanés, Freddo y el Dandi los Reyes de Roma

Esta serie italiana narra el ascenso y declive de la banda romana de la Magliana que operó desde finales de los setenta a principio de los noventa

Una historia explosiva y adictiva repleta de violencia, muerte, amor, traiciones, mafia o extorsiones en un mundo oscuro

- PUBLICIDAD -
Foto: theredlist.com

Foto: theredlist.com

El mundo de ‘Romanzo Criminale’, serie de televisión italiana de la que voy a escribir, es tan apasionante y atractiva como violenta y dura. El género gangsteril en gran parte de las ocasiones está en vuelta en un aire de misticismo. Es fácil, en muchas ocasiones, sentirse atraído y empatizar con el mafioso y su banda de turno hasta las últimas consecuencias. ¿Quién no ha sentido aprecio por Tony Soprano (‘Los Soprano) o Nucky Thompson (‘Boardwalk Empire’)? La erótica del poder y, sobre todo, moverse fuera de los límites de la legalidad muchas veces forma parte de nuestras ensoñaciones nocturnas, de nuestras pulsiones más salvajes.

En la actualidad, si se eleva a la globalidad, la series italianas han logrado estos últimos años expandirse internacionalmente. Se puede escribir sobre la excelente ‘The Young Pope’, la grandísima ‘Gomorra’ o la afilada ‘1992’; aunque, también se une a esta terna de ficciones ‘Suburra’, la primera serie italiana de Netflix. Exceptuando la primera ficción las otras tres tocan temas que a los españoles les resultará muy cercanos. ‘Romanzo Criminale’ es unos años anterior pero se podría realizar un viaje temporal a las cloacas de la sociedad italiana a través de todas ellas.

Foto: dagospia.com

Foto: dagospia.com

‘Romanzo Criminale’, o su título en español ‘Roma Criminal’, se estrenó en 2008 y se cerró en 2010 con dos temporadas y un total de 22 episodios. La serie se basa en el libro homónimo escrito por el juez italiano Giancarlo De Cataldo. Una novela que ya tuvo una adaptación cinematográfica algo fallida dirigida por Michele Placido que se quedó algo corta dada la magnitud de lo acaecido en la obra. Basada en hecho reales, el texto de Cataldo relata la historia de la banda romana de la Magliana que dominó la ciudad desde finales de los setenta y principios de los noventa.

La ciudad de Roma no admitía reyes como ya los tenían otras zonas de Italia: Sicilia, Nápoles y Calabria. En la capital sólo había sitio para pequeñas bandas de rateros formadas por cuatro o cinco miembros con una tónica amateur. Su forma de vida era la de realizar atracos a pequeña escala y el menudeo de droga. Esto era así hasta que El libanés (Francesco Montanari), Freddo (Vinicio Marchioni) y Dandi (Alessandro Roja) deciden unir sus dos bandas para intentar conquistar la capital. Una misión harto difícil no solo por los enemigos que se encuentran por el camino sino por estructurar un sistema que hasta entonces era principalmente anárquico.

La ilusión de la conquista de Roma trae a la pequeña pantalla a las tres cabezas pensantes de la Magliana: El libanés, Dandi y Freddo. Ellos querían dotar a está nueva banda un formato de toma de decisiones totalmente democrático, con la dificultad que conlleva. A su lado estarán el Fideo, Patrizia (Daniela Virgilio), Cíclope o el Búfalo, entre otros. En el lado antagonista, aunque tendrán más enemigos reconocibles, se encuentra el comisario Scialoja (Marco Bocci).

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

Hay tres personajes que merecen la pena reseñar: El libanés, el líder carismático y violento, es el nexo de unión más sentimental de la banda. Vive anclado en un pasado lleno de sed de venganza; Freddo, es la parte más racional y fría, él llevará hasta las instancias finales su lealtad por todos los miembros; y, por último, Dandi, el más truhán, falso, inteligente y ambicioso de la banda. Ellos serán los protagonistas más complejos y con más capas de ‘Romanzo Criminale’.

La serie tiene una estructura fácilmente reconocible con una primera temporada que trata la ascensión y consolidación, y una segunda que narra el inevitable descenso y desmantelamiento de la banda. En ambas etapas ‘Romanzo Criminale’ guarda un gran nivel de dureza y violencia:

En el inicio y consolidación de la Magliana no utilizan distintos métodos a los que tiene acostumbrado la mafia: extorsiones, eliminación de los posibles enemigos, lucha callejera, incrementar lazos con bandas externas a Roma o asegurarse un flujo constante de drogas, entre otras cosas. Este ascenso será tortuoso y lleno de peligros pero, sobre todo, El libanés se erigirá como el gran y carismático líder. En este camino, como es lógico, se cometerá errores y se crearán enemigos.

En la etapa de descenso los errores, las precipitaciones y nuevos enemigos harán que poco a poco la banda se vaya disolviendo. Una etapa extremadamente oscura que sacará los peor de cada uno de los protagonistas. No quiero desvelar mucho más.

Foto:cartasdesdeinvernalia.blogspot.com.es

Foto:cartasdesdeinvernalia.blogspot.com.es

Si algo muestra ‘Romanzo Criminale’ es que la empresa criminal no está hecha para gente con estómago. Las bambalinas de la creación de la banda están llenas de violencia, muerte, drogas, sexo, traiciones, venganza, prostitución. Las relaciones y los lazos entre cada uno los miembros se verán afectadas a medida que los problemas van creciendo. Las lealtades y los vínculos fraternales en alguna medida hará que cierta toma de decisiones sean más complicada.

Lo que me vuelve a resultar interesante en esta serie es su inevitable vínculo social y político, y vuelvo a repetir, se podría ver cronológicamente ‘Romanzo Criminale’, ‘1992’ y después ‘Gomorra’ para experimentar la suerte de una realidad social y política de parte de la sociedad italiana, aún sabiendo que se está ante un producto ficcional. Se puede abstraer esas conexiones entre delincuencia, justicia y política que han lastrado a la República. Unas cloacas llenas de podredumbre que ha conllevado a todo de corruptelas, en un sistema ampliamente podrido y manipulado.

La ley del más fuerte en una serie que tiene un nivel de producción extremadamente cuidada. ‘Romanzo Criminale’ se juega en un contexto violento, truculento y turbulento. El trabajo de ambientación y fotografía resulta clave no solo para dar verosimilitud a la historia, sino también, para lograr que el espectador se sienta partícipe de ella. El viaje a aquellos oscuros años setenta se realiza de forma magistral a todos los ámbitos: vestuario, coches, edificios, etc.

Foto: lineadiretta24.it

Foto: lineadiretta24.it

‘Romanzo Criminale’ tiene dos cosas que, para mi gusto, le hacen ser una ficción super atractiva y adictiva: primero, unos personajes bien perfilados con carisma y empatía; y, segundo, un excelente pulso narrativo. Este último se conjuga a través de un ritmo in crescendo y un trabajo de guión que juega magníficamente sus cartas. Los diálogos, parte esencial del texto, son inteligentes, con garra y con sus buenas dosis de violencia.

Ahora que lleva un tiempo en el catálogo de VoD de Movistar+ es el momento idóneo para recomendar está excelentísima serie italiana. Una ficción gangsteril sobre el inicio, consolidación y descenso de una nueva mafia encabezada por El libanés, Freddo y el Dandi.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha