eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El juicio a Ramoncín por un presunto fraude de 57.000 euros, visto para sentencia

En el juicio, que ha tenido lugar en la sala número II de lo Penal de la Audiencia Nacional de Madrid, el fiscal acusa a Ramoncín de cargar facturas "irregulares" a la entidad y solicita, además, cuatro años y 10 meses de cárcel

Junto a él, también están siendo juzgados el exdirector general de la SDAE, José Luis Rodríguez Neri y el exdirector de los servicios jurídicos de la SGAE, Pablo Fernández Arroyo

- PUBLICIDAD -
La Guardia Civil acusa a Ramoncín de "fabricar documentación ad hoc", con errores o el IVA equivocado, para defenderse

La Guardia Civil acusa a Ramoncín de "fabricar documentación ad hoc", con errores o el IVA equivocado, para defenderse

Hace algo más de dos semanas, José Ramón Márquez, más conocido como Ramoncín, se sentaba en el banquillo de la Audiencia Nacional para declarar por un presunto fraude por emitir facturas falsas, con un valor total que superaba los 57.400 euros. No fue Ramoncín solo. Junto a él se sentaron el exdirector de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri; y el exdirector de los servicios jurídicos de la SGAE, Pablo Fernández Arroyo. La trama tuvo lugar desde 2008 a 2011, pero el juicio termina hoy. Después vendrá la sentencia definitiva.

Según Europa Press, la Guardia Civil acusa a 'Ramoncín', de "fabricar documentación 'ad hoc'" para preparar su defensa. También asegura que el madrileño ha intentado aportar facturas a los investigadores que contenían "errores" o con el "IVA equivocado" para tratar de justificar los pagos que percibió de la SGAE entre septiembre de 2008 y marzo de 2011.

El fiscal José Miguel Alonso pedirá la misma pena para el ex director general de la SDAE -filial digital de la SGAE- y presunto cabecilla de esta trama, José Luis Rodríguez Neri. Para los otros dos acusados, la Fiscalía solicita dos años y nueve meses de cárcel para el ex secretario general de la SGAE Pablo Antonio Hernández Arroyo, y dos años para el ex director general de la entidad Enrique Loras, así como multas de 40.356 y de 20.886 euros, respectivamente, por administración fraudulenta.

Tanto la Guardia Civil como la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) han asegurado que José Luis Rodríguez Neri manejaba la filial digital, la SDAE, de forma "personal" y adoptando "unilateralmente" las decisiones."Es un grave incumplimiento a la Ley de Sociedades de  Responsabilidad Limitada", ha dicho. Ramoncín, testificaba el pasado día 2 -cuando comenzó el juicio- que tuvo que vender su "talento" al abandonar los escenarios después de 2006 y iniciándose una persecución contra él: "En Viñarock me sacaron a patadas al grito de 'puta SGAE', colgaban fotos con mi cabeza en las paredes de la ciudad de Madrid y se hacían billetes con mi cara que se quemaban en Barcelona. Mi vida económica desapareció y tengo que buscarme la vida en otras cosas",  dijo durante el juicio.

Desde 2008 operando ilícitamente

El fiscal de Anticorrupción, José Miguel Alonso, pide para Ramoncín cuatro años y diez meses de cárcel por delitos de falsedad documental y apropiación indebida, aunque plantea como alternativa que pague una multa de 13.924 euros por administración desleal. Ramoncín cargó a la SGAE facturas "irregulares" o que obedecían a servicios inexistentes por valor de 57.402 euros.

Fueron hasta cinco las operaciones que el cantante realizó para llevarse el dinero. En 2008 emitió una factura de 10.100 euros a nombre de Ramoncín por parte de la sociedad Portal Latino, que tenía a la SDAE como único socio, con el objeto de poner en marcha un programa de televisión llamado El Creador (cuya realización no consta). Con ese mismo sistema, el cantante facturó 5.800 euros por un proyecto llamado Caja fuerte virtual y 16.250 euros por un programa titulado ¿Hablamos el mismo idioma?.<

En 2010, Ramoncín cargó otra factura por 6.962 euros que amparó en la llamada Elaboración del proyecto de divulgación de derechos de autor y en 2011 obtuvo 6.490 euros bajo el concepto Adelanto de la indemnización contemplada en la sentencia del Tribunal Supremo de 2011, para lo cual contó en ambos casos con el beneplácito de Loras y Hernández y que el cantante cobró a través de su sociedad Jupiter Music.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha