eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Quince series imprescindibles de 2015

- PUBLICIDAD -
Patrick Wilson en la segunda temporada de 'Fargo'

Patrick Wilson en la segunda temporada de 'Fargo'

Hacer listas con lo mejor del año es cada vez más difícil, sobre todo si hablamos de series de televisión. El número de estrenos aumenta y las veteranas se esfuerzan por no dejar de ser relevantes y también, porque así es el negocio, asegurarse una temporada más. Los grandes beneficiados son los seriéfilos, que pueden sentirse abrumados por la oferta pero se aseguran tener siempre nuevas propuestas interesantes para hincarle el diente.

Por todo lo anterior, la lista que va a continuación puede quedarse corta pero en algún lado hay que poner límites. Por supuesto que es una selección subjetiva, cuál no lo es, y está formada por series estrenadas en España. En los comentarios, como siempre, podéis dejar las vuestras.

'Fargo' reinventó el concepto de remake con su primera temporada y ha conseguido superarse reinventado la definición de precuela en su segunda entrega. Con la misma esencia y más excelencia, Fargo (Canal+ Series Xtra) ha tenido en su nueva historia  violencia, humor negro, una batalla entre dos estilos de mafiosos y hasta ovnis…. además de un nuevo derroche de maestría en la BSO y en la forma en la que ha sido rodada.

'The Leftovers' cambió de escenario en la segunda temporada y no solo de forma física. Después de una primera entrega que no puso de acuerdo a casi nadie e hizo que muchos espectadores la abandonaran, ha dado la sorpresa con una segunda temporada (Canal+ Series) mucho más impactante y demoledora, para la que casi había que  prepararse emocionalmente antes de afrontar cada capítulo. Su creador Damon Lindelof incluso ha podido permitirse el lujo de marcarse un capítulo muy lostiano sin tener que capear una lluvia de críticas.

'The Americans'. En esta lista hay unas cuantas series que a pesar de su calidad pasan demasiado desapercibidas. El caso más injusto sería The Americans (Fox), adorada por la crítica, defendida por su pequeño grupo de fans y ausente en casi todas las ceremonias de premios. Su tercera temporada tiene algunos de los mejores capítulos del año y plantea un juego de lealtades que va mucho más allá del género de espías en el que se encuadra.

'Mad Men' se ha despedido con una de sus temporadas más melancólicas y unos protagonistas buscando su sitio en un panorama en continua transformación, donde encontraban menos referentes vitales y profesionales. La última imagen de la serie, esa última vez que vemos a Don Draper, es ya mucho más que una imagen icónica de la historia de la televisión.

'Transparent'. La segunda temporada ha llegado por los pelos para colocarse en el top del año, pero lo ha hecho con méritos de sobra con un humor mucho más difuminado que la primera temporada y  un estudio mucho más profundo de sus protagonistas y su deriva emocional y vital. Transparent (Yomvi) ha vuelto a ser una serie muy necesaria.

'Deutschland 83'. Como le pasa a The Americans, la Guerra Fría es el gancho perfecto para contar una historia que va más allá. En el caso de Deutchland 83 (Canal+ Series Xtra), la  situación de las dos Alemanias unos años antes de la caída del muro y en uno de los momentos más tensos a todos los niveles. La forma de contarlo, a través de ese aprendiz de espía llamado Martin, los toques de humor y su estética la han convertido en una serie imprescindible de este año.

'Catastrophe', además de ser una de las mejores series, es también una de las grandes sorpresas que nos deja 2015, con más mérito por tener temporadas tan cortas. Lejos de los lugares comunes de las comedias románticas, es directa como solo saben serlo las comedias británicas y cuenta con dos protagonistas con una química asombrosa y bastante material para otra serie si cuentan cómo se pusieron a trabajar juntos en este proyecto.

'Justified'. Darle el cierre perfecto a tu serie es uno de los mayores retos a los que tiene enfrentarse un guionista. En el caso de Justified (Calle 13 y Yomvi) es un poco más difícil por el universo tan vivo que ha demostrado ser el condado de Harlan a largo de seis temporadas televisivas. A sus responsables  no les ha temblado el pulso y hasta su última escena, las aventuras de Raylan Givens, sus duelos con Boyd Crowder y el desfile de otros grandes personajes han dejado frases para enmarcar y sobre todo una historia tan entretenida como buena.

'Show me a hero'. David Simon lo ha vuelto a hacer. Convertir en interesante, tensa en muchos tramos y entretenida a una historia sobre la política municipal de una ciudad de Estados Unidos y el derecho a una vivienda digna. Conseguirlo y con el nivel de calidad de Simon es más difícil de lo que parece.

'Juego de Tronos'. Al margen de otras cualidades, Juego de Tronos se ha ganado un puesto en esta lista solo por la forma en la que ha troleado a sus fans. Hasta que George R.R. Martin diga lo contrario, la quinta ha sido la última temporada basada en una saga literaria a la que ha adelantado en muchos aspectos. Para otras listas deja uno de los grandes y polémicos cliffhangers del año, momentos de lucimiento para casi todos sus personajes y el despliegue visual. No se le puede pedir más.

'Veep'. No solo porque se ha marcado su  mejor temporada hasta la fecha sino por la sensación de que muchos de sus momentos absurdos y el retrato con extra de patetismo que hace de la clase política de Washington no están tan alejados de la realidad.

'El ministerio del tiempo'. Ha sido toda una revolución para la ficción española y también en el modo de vivir, disfrutar, seguir y recomendar una serie a través de las redes sociales. Con solo una temporada emitida, ya es una gran referencia pop y ha demostrado que cuando los guiones son buenos no hay límites ni prejuicios que valgan.

'Hannibal'. Vamos a reconocerlo: Hannibal (AXN) ha servido dos temporadas por el precio de una. En la primera parte de su tercera temporada Bryan Fuller dio rienda suelta a su imaginería retorcida por encima de una historia que no terminó de fluir. Acabado el periplo por Italia, la enfermiza relación entre Hannibal y Will volvió a Estados Unidos y con ellos todo el trasfondo que ha hecho de Hannibal tan magnética, incómoda y visualmente tan apabullante.

'Halt and Catch Fire'. Otro de los miembros ilustres del club 'series muy buenas que nadie ve'. Tuvo una primera temporada notable pero irregular y una segunda (AMC España) que animó la perezosa temporada de verano. Donna y Cameron pasaron a primera línea para batirse con el mundo y demostrar de paso que  no hay tema poco apasionante si se cuenta bien. Su premio ha sido una tercera temporada que apunta todavía más alto.

'Better Call Saul'. Pocos estrenos han tenido tanta presión como la nueva creación de Vince Gilligan sobre el misterioso pasado de Saul Goodman. Better Call Saul (Yomvi) cargaba de forma inevitable con la etiqueta de heredera de Breaking Bad, pero ha demostrado que  un ejercicio de estilo es algo muy diferente a vivir de las rentas y que los guiños no tienen por qué ser refritos.   

Mención especial: 'The Jinx'. La historia de Robert Durst  es real pero tan increíble que cuesta no imaginarla como una historia de ficción. De ahí su presencia en la lista de mejores series de 2015 porque aunque es una serie documental, no deja de ser una gran historia contada por capítulos. Imposible quitarse de la cabeza su última frase.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha