eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Y si ya hemos salido de la crisis?

La forma en que se ha gestionado el esfuerzo de la población para salir de la crisis ha generado un modelo de sociedad caracterizado por la desigualdad.

- PUBLICIDAD -
Dani Vazquez Creative Commons

Dani Vazquez Creative Commons

¡Está bien! Ya supongo que con semejante título me habré ganado una buena sarta de opiniones entre sorprendidas e indignadas. Le reconozco que el mensaje coincide con el del Presidente del Gobierno, pero ¿y si nos interesa seguirle la corriente?

A lo largo y ancho de esta crisis los recortes se han venido justificando diciendo que teníamos que recuperar la “ cultura del esfuerzo” y que “ entre todos teníamos que arrimar el hombro para salir juntos de esta situación”. Acabamos de aceptar que ya se ha acabado la crisis. Lancemos ahora la pregunta del millón: ¿Nos hemos esforzado todos por igual?

Usted probablemente opine que no pero no se deje llevar por las opiniones. Acudamos a los datos, no los del PIB o los del aumento del beneficio de las empresas del IBEX 35, esos no sirven para medir el esfuerzo. Por no abusar, que no tengo espacio, le propongo dos: somos el segundo país en el que más han aumentado las desigualdades (no lo han hecho los otros países en crisis, ni siquiera Grecia) y, según el indicador 80/20, somos uno de los países más desiguales de la Unión (sólo tenemos por detrás a Rumanía, Grecia y Bulgaria) 

Fuente: Informe sobre el Estado Social de la Nación elaborado por la ADYGSS a partir de datos de Eurostat

Fuente: Informe sobre el Estado Social de la Nación elaborado por la ADYGSS a partir de datos de Eurostat

¡Vaya! Parece que el reparto de la carga ha sido enormemente desigual.  Es más, la forma en que se ha gestionado el esfuerzo ha generado un modelo de sociedad caracterizado por la desigualdad. Este proceso se ha cimentado en tres factores: el desequilibrio de la negociación colectiva a favor del empresariado, una estructura fiscal completamente desequilibrada en contra de las clases medias y bajas y un inmenso recorte en el ya de por sí débil y poco equilibrador gasto social (casi 5.000 millones sólo en el Sistema Público de Servicios Sociales).

La trampa del relato oficial es que plantea que cada uno, si se esfuerza, puede llegar dónde quiera. Sin decirlo directamente la consecuencia inmediata es que los que no llegan es que no se han esforzado lo suficiente. De esta forma la desigualdad aparece como una consecuencia natural y no como el resultado de una serie de decisiones humanas. En este simple matiz reside la falsedad del relato oficial.

Lo que ha pasado en estos años es que la forma en que se ha repartido el esfuerzo realizado ha enviado a varios millones de españoles al sótano menos quince de nuestra estructura social y se les ha dejado atrapados en él (añadiré para cargar las tintas de la metáfora que dicen que al técnico que debía reparar el ascensor le han aplicado un ERE de extinción) La vida de esos millones de españoles está teñida con los colores de la pobreza y la precariedad.

Nos interesa aceptar el mensaje del final de la crisis siempre que le cambiemos la moraleja al cuento. Es más, podríamos afirmar con vehemencia que si ya hemos salido de la crisis ya no se justifican los sacrificios. Es más, si hemos salido de la crisis todavía es más inaceptable la actual situación social.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha