eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Detectan piezas con irregularidades en un control de calidad en la Central Nuclear de Almaraz

El Consejo de Seguridad Nuclear dice que estos componentes no ponen en cuestión la integridad estructural y son aceptables para seguir funcionando sin restricciones

Se ha podido identificar que sólo en las centrales nucleares de Ascó y de Almaraz existen componentes fabricados con piezas procedentes de la forja irregular, venidas de Francia

- PUBLICIDAD -
La Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) comenzará en enero la recarga de su unidad I

La Central Nuclear de Almaraz

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha identificado piezas usadas en el desarrollo de tres generadores de vapor de la Central de Almaraz que tuvieron "irregularidades" en el control de calidad de su fabricación.

Estos componentes no ponen en cuestión la integridad estructural y son aceptables para seguir funcionando sin restricciones según afirma este organismo.

Las piezas fueron usadas en la fabricación de los generadores de vapor 2 y 3 de la unidad 1 de Almaraz, y del generador de vapor 3 de la unidad 2 de esta misma central nuclear, así como en la brida de la tapa de vasija de la unidad 2.

Piezas procedentes de Francia

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha sido informado por parte de la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear sobre la implicación de las irregularidades identificadas en los registros de los dosieres de fabricación de forjas para componentes mecánicos suministrados por AREVA.

Como resultado de la identificación de una anomalía relativa a la vasija del reactor de diseño EPR que se encuentra en proceso de construcción de Flamanville, AREVA, por indicación del organismo regulador de Francia (ASN), llevó a cabo una revisión de los registros de calidad de las piezas fabricadas en la forja de Le Creussot propiedad de AREVA desde 2006.

Esta revisión permitió identificar a finales de abril de este año, que en aproximadamente unas 400 piezas de un total de 10.000 fabricadas desde el año 1965, la existencia de irregularidades en el control de calidad de la fabricación.

Estas irregularidades consisten en incoherencias, modificaciones u omisiones de los parámetros de fabricación o en los resultados de los ensayos obtenidos, que no estaban reflejadas en los dosieres de fabricación de esas piezas.

A partir de esa información el Consejo de Seguridad Nuclear requirió, a todos los titulares de las centrales nucleares españolas, que proporcionasen información sobre las actuaciones llevadas a cabo para identificar los componentes suministrados por AREVA que pudieran estar afectados por esta problemática.

Esta información tuvo su entrada en el CSN a finales del mes de agosto. Como resultado de lo anterior, se ha podido identificar que sólo en las centrales nucleares de Ascó y de Almaraz existen componentes fabricados con piezas procedentes de esa forja en cuyos dosieres de fabricación se han encontrado ese tipo de irregularidades.

Aunque estas últimas son específicas de cada una de estas piezas se pueden resumir en diferencias en los resultados de la composición química de esas piezas entre registros de análisis químicos realizados en el proceso de forja.

Se ha encontrado la existencia de datos diferentes sobre el contenido, en tanto por ciento, de elementos como el aluminio y el manganeso, y a su vez dichos datos no siempre estaban dentro del rango definido en la especificación de compra.

No obstante los valores registrados en todos esos casos se encuentran dentro de los márgenes especificados por el código usado en la fabricación (código ASME).

Equipos Nucleares, S.A. (ENSA), empresa que intervino en la fabricación de esos componentes adquiriendo estas piezas a la citada forja, ha intervenido también en las comprobaciones para documentar y valorar estas irregularidades, sin que se haya identificado que estas irregularidades tengan un impacto negativo en la integridad de los componentes afectados.

Críticas de Greenpeace

Tras conocer este hecho, la asociación ecologista Greenpeace ha lamentado que el CSN no detectara las irregularidades antes, lo que hace que "la confianza en los estándares de calidad de los componentes nucleares esté quebrada, al igual que lo está la empresa que falsificó estos controles".

"La seguridad nuclear se mejora cuando los reguladores vigilan antes de que las cosas ocurran, no cuando se limitan a certificar los fallos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha