eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

La fiesta medioambiental más antigua del mundo, la del árbol en Villanueva de la Sierra, Bien Cultural

Tiene 212 años de antigüedad, viene de 1805

- PUBLICIDAD -
La 'Dryocosmus kuriphilus' ataca los bosques de castaños.

La Fiesta del Árbol de Villanueva de la Sierra (Cáceres), que data de 1805, es ya oficialmente un Bien de Interés Cultural, con carácter de Bien Inmaterial, tras la publicación en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) del decreto que aprueba este reconocimiento.

La Fiesta del Árbol tiene su origen en 1805 cuando el cura Ramón Vacas Rollo, acompañado de los maestros y niños de la escuela del pueblo, decidió plantar árboles en la fiesta del martes de carnaval en conmemoración de la libertad, tras la destrucción de los montes de la zona por las batallas protagonizadas entre las tropas locales y las de Napoleón Bonaparte.

Más de doscientos años después, la localidad cacereña mantiene esta tradición, en la que los vecinos mezclan los desfiles y concursos de disfraces con la plantación de árboles.

El estado norteamericano de Nebraska disputó hace unos años con Villanueva de la Sierra la primacía de la Fiesta del Árbol, pero, cotejadas las fechas en ambos lugares, se comprobó que existía una gran diferencia de fechas entre la fiesta de Nebraska, que data del año 1872 y la de Villanueva de la Sierra, de 1805.

 Árboles de libertad

Según el decreto, su origen se vincula a los Árboles de la Libertad, y es la primera de las fiestas en la que se muestra preocupación por la conservación del medioambiente y por la educación ambiental, tal y como se ha reconocido a nivel internacional.

"Sobre todo teniendo en cuenta que el pensamiento ecologista no arraiga hasta bien entrado el siglo XX, cuando a consecuencia del desarrollo industrial acelerado se comienza a ver el deterioro de espacios naturales y su influencia sobre el ser humano", destaca el Ejecutivo extremeño.

En este sentido, la Fiesta del Árbol de Villanueva de la Sierra es un hecho pionero, tanto en lo que respecta a la toma de conciencia conservacionista como a todo lo asociado con la educación ambiental.

Este evento ha sido objeto de numerosos reconocimientos a lo largo del tiempo, como el que recibió en 1971, por parte de la Diputación de Barcelona, que reconoció a Villanueva de la Sierra el honor de ser la pionera en celebrar "La Fiesta del Árbol Forestal".

También ha recibido el premio ADENEX, en 2006, o el 5º premio Andares de Montehermoso, en 2009.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha