eldiario.es

Menú

Un gigantesco vertedero temporal en Bizkaia que dura 10 años

El propietario presenta una denuncia ante el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco por la actuación de la Diputación. Un juez condenó en 2010 a la institución foral a retirar los residuos.

El vertedero ocupa ocho hectáreas y se hizo para las obras de una autovía. Pero se ha convertido en un basurero de todo tipo de residuos, señalan los propietarios.

La retirada de los rellenos tiene un coste de más de 24 millones de euros. Ocupa la zona donde se iba a construir la frustrada fábrica de pisos del empresario Jabyer Fernández.

- PUBLICIDAD -
Imagen de 2009 del gigantesco vertedero en Alonsotegi./eldiarionorte.es

Imagen de 2009 del gigantesco vertedero en Alonsotegi./EDN

Lo que era un vertedero temporal ha cumplido diez años y lo que se habilitó para depositar los residuos de construcción de una autovía se ha convertido en un basurero para todo tipo de desechos: desde escombros y útiles domésticos hasta neumáticos y metales. “No se puede descartar la presencia de residuos peligrosos”, sostiene la denuncia presentada el pasado 30 de diciembre ante el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco. Un juez condenó a la Diputación de Bizkaia, la que promovió el vertedero, a retirar los residuos en 2010 pero no se ha tomado ninguna medida. Son más de dos millones de metros cúbicos  en una superficie de ocho hectáreas. El gran problema es que la  retirada, según el canon por metro cúbico de residuos, puede tener un coste de más de 24 millones de euros.

El vertedero está en el municipio vizcaíno de Alonsotegi e iba a ser el lugar donde se iba a ubicar la polémica fábrica de pisos del grupo Afer, un proyecto frustrado tras el enfrentamiento de su promotor, Jabyer Fernández, con el diputado general de Bizkaia José Luis Bilbao. En 2004 (cuando no existía ese proyecto de fábrica) la Diputación vizcaína realizó una ocupación temporal de 80.000 metros cuadrados de superficie de propiedad privada para los movimientos de tierras en la construcción de la autovía del Cadagua, que une Bilbao con la comarca de las Encartaciones. La carretera se abrió en 2008 pero los vertidos siguieron sin retirarse, ante lo que el propietario afectado demandó a la Diputación.

No exigía ninguna compensación ni indemnización económica por los vertidos en sus terrenos sino que se reconociera el derecho de su propiedad y restituir el solar a su anterior estado. Un juzgado de Barakaldo le dio la razón en 2010 al considerar ilegal la ocupación del suelo desde 2008, cuando se abrió la autovía.

Ante la falta de avances para recuperar el solar en su estado original, el propietario ha recurrido hace diez días al Departamento de Medio Ambiente, al que le solicita la apertura de expedientes sancionadores por la “realización ilegal de los vertidos” y que se determine los tipos de residuos y la identificación de las obras y empresas que los han depositado. Alude a la ley de suelos y residuos contaminados de 2011. La Diputación de Bizkaia no ha valorado la situación, tras ser requerida por el diarionorte.es.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha