eldiario.es

Menú

"Una sociedad nunca será libre si se olvida de su memoria"

Maixabel Lasa, ex responsable de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, reivindica el derecho de las  víctimas a la memoria, pero también del conjunto de la sociedad.

"Hay que estar con la justicia, favorezca a quién favorezca", recalca en relación a las críticas recibidas por el Tribunal de Estrasburgo por tumbar la 'doctrina Parot'.

- PUBLICIDAD -
Maixabel Lasa durante un acto cuando era responsable de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terorismo.

Maixabel Lasa durante un acto cuando era responsable de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terorismo.

Alejada de las responsabilidades políticas, Maixabel Lasa, exdirectora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco, atiende a eldiarionorte.es en la víspera del Día de la Memoria. Una conmemoración que se puso en marcha durante su gestión para mantener viva la llama del recuerdo y que ahora corre el riesgo de languidecer. Ella conoce en primera persona el dolor de las víctimas. Su marido, Juan María Jáuregui, exgobernador civil de Gipuzkoa con el Gobierno de Felipe González, fue asesinado a tiros por ETA en el año 2000 en Tolosa (Gipuzkoa) por tres terroristas. Eso no le ha impedido ser la primera víctima en mantener un encuentro con uno de ellos. "Dos de las tres personas que participaron en el asesinato se han recuperado para la democracia. En su día cometieron actos terribles, pero ahora están deseando reparar el daño. La vida que robaron a mi marido no me la pueden devolver, pero al menos están dispuestos a colaborar con las víctimas". Desde ese espíritu constructivo, Maixabel Lasa reivindica el derecho de las víctimas a la memoria, pero también del conjunto de la sociedad y advierte de que "hay que estar con la justicia, favorezca a quién favorezca", en relación a las críticas recibidas por el Tribunal de Estrasburgo por tumbar la 'doctrina Parot'.

Pregunta. ¿Mantener la memoria es la única reparación que se puede ofrecer a las víctimas?

Respuesta. También está la justicia y la reparación económica, pero desde las instituciones y la sociedad civil la cuestión de la memoria y el relato es muy importante. Es fundamental y una reivindicación de la mayoría de las víctimas.

P. ¿Es la mejor manera de deslegitimar a los asesinos?

R. Hay más formas, pero esta es una de ellas. En su día, consideramos que el 10 de noviembre era una buena fecha para la conmemoración porque no hay ninguna constancia oficial de que ese día se haya producido un asesinato.

P. Llega la fecha y uno de los objetivos que se marcaron en su momento es que la memoria estuviera alejada del partidismo. ¿Se ha conseguido o cree que los mecanismos de la memoria se encuentran en un 'impasse'?

R. Va a suceder algo parecido al año pasado. Lo ideal sería que todos se pusieran de acuerdo para dedicar el día al recuerdo, pero eso no va ser del todo posible. No sé quién es el causante. De todas formas, a mi me consta que algunas diputaciones y muchos ayuntamientos van a realizar homenajes. Incluso el Gobierno vasco, por medio de la universidad. Espero que los actos no pasen desapercibidos. Si alguien lo intenta sería una pena. No tiene que ser algo semiclandestino, sino algo abierto a toda la sociedad. Un acto en el que pueden participar todos, colegios, institutos, universidades....Se debe relanzar. Sé que no es fácil, que hace falta más consenso. Habrá que trabajar más para que el próximo año salga mejor. Porque la memoria es un derecho de las víctimas, pero también del conjunto de la sociedad. ETA socializó el sufrimiento, toda la sociedad estaba amenazada.

P. ¿Existe el riesgo de que ETA vía izquierda abertzale al final consiga más sin las armas que cuando asesinaba?

R. Con las armas no ha logrado nada. Sin armas, la izquierda abertzale tratará de hacer lo que el resto de partidos hacen. La responsabilidad de la izquierda abertzale en todo lo sucedido es importantísima. Ahora está en las instituciones, defiende su ideario político y defiende sus ideas con la palabra. Es un paso, pero aún le queda mucho camino por recorrer y reconocer el daño causado con el amparo que ha dado a ETA. La historia lo recogerá así. Más allá de ese reconocimiento, está en condiciones de participar en las instituciones porque le han elegido los ciudadanos. Me parece legal que defiendan la independencia porque los ciudadanos son libres de votarles o no.

P. La memoria puede hacer de dique de contención y de permanente recordatorio de que aún tienen camino por recorrer.

R. Por eso el relato es muy importante. El Gobierno vasco tiene previsto crear el instituto de la Memoria, donde se debe recoger todo lo que ha sucedido de verdad. Y será una verdad plural. El relato es múltiple porque cada uno ha vivido de una manera estos 50 años de terrorismo. Ahí debe aparecer el inmenso daño ocasionado por ETA a las familias vascas y que no ha servido para que consigan absolutamente nada. Esas muertes solo han servido para hacer sufrir a los ciudadanos. ETA debe pasar a la historia como una banda que ha causado mucho daño a este país.

Dos de las tres personas que asesinaron a mi marido se han recuperado la democracia. En su día cometieron actos terribles, pero ahora están deseando reparar el daño.


P. Algunas voces abogan por pasar página para poder seguir adelante.

R. Una sociedad nunca será libre si se olvida de su memoria. Sé que a muchos les interesa pasar página y decir que aquí no ha pasado nada. Soy capaz de reconocer que ha habido diferentes sufrimientos, pero eso no les quita la responsabilidad que tiene la izquierda abertzale de hacer autocrítica. Ellos y el Estado cuando actuóe l GAL. Hay muchos clarooscuros en la historia de Euskadi y de España. No estaría de más que el Gobierno al que corresponda reconociese que no todo lo que se hizo estuvo bien. Se produjeron abusos de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Todo tiene que recogerse en ese relato.

P. ¿Qué opinión le merece la 'doctrina Parot'?

R. Siempre he acatado democráticamente las decisiones judiciales. Unas me gustan más y otras menos, pero es preciso acatarlas con respeto porque la justicia es uno de los pilares del Estado de Derecho. Hay que estar del lado de la justicia, favorez a quien favorezca. El Estado no aplicó correctamente algunas cuestiones y el Tribunal de Estrasburgo ha dictado una sentencia diciendo que la 'doctrina Parot' es ilegal. Entiendo que haya víctimas dolidas y afectadas por esa decisión, pero el Estado de Derecho del que nos hemos dotado es así. No hay justicia a la carta. El tribunal que acaba de tumbar la 'doctrina Parot' es el mismo que declaró correcta la ilegalización de Herri Batasuna. No vale aplaudir cuando me gustan las sentencias y deslegitimar al mismo tribunal cuando declara algo que no nos gusta. Unas veces ganaremos y otras perderemos.

P. Usted fue de una de las primeras víctimas en mantener un encuentro con un terrorista arrepentido. ¿Qué sacó de ese encuentro?

R. Hay tres personas condenadas por el asesinato de mi marido. He estado con una personalmente y otra me ha escrito una carta pidiendo perdón. Es decir, dos están en el camino de la autocrítica personal, del reconocimiento del daño causado. Que esas dos personas se encuentren en esa posición de arrepentimiento y de colaboración en la reparación, me hace sentirme más tranquila y me da paz interior. No es lo mismo que un preso salga de la cárcel pidiendo perdón de verdad por su recoirrido personal a salir pensando que es un héroe. Esas dos personas se han recuperado para la democracia. En su día cometieron actos terribles, pero ahora están deseando reparar el daño. La vida que robaron a mi marido no me la pueden devolver, pero al menos están dispuestos a colaborar con las víctimas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha