eldiario.es

Adriana Goikoetxea, Amnistía Internacional Navarra

“Tenemos la obligación de atender a personas que huyen de conflictos; y no es cuestión de un número”

La coordinadora de Amnistía Internacional en Navarra, Adriana Goikoetxea, recalca que tanto España como la Unión Europea tienen que cumplir sus compromisos con los Derechos Humanos: llevar el papel a la práctica

“Este problema se veía venir desde hace años y ahora exigimos a los gobiernos que hagan frente a su responsabilidad”, afirma

La ONG es una de las entidades convocantes de una manifestación este sábado en Pamplona

- PUBLICIDAD -
La coordinadora de Amnistía Internacional Navarra, Adriana Goikoetxea.

La coordinadora de Amnistía Internacional Navarra, Adriana Goikoetxea.

Los compromisos con los Derechos Humanos están ratificados por los estados pero, a la hora de llevarlos a la práctica, hay papeles que parecen olvidarse. La portavoz de Amnistía Internacional en Navarra, Adriana Goikoetxea, repite este mensaje al ser preguntada por su valoración de cómo se está reaccionando a la crisis humanitaria de las personas refugiadas. Y Goikoetxea insiste en la necesidad de respetar los derechos básicos, algo que ahora parece que se ha puesto en cuestión. Por este motivo, la ONG es una de las entidades convocantes (junto a SOS Racismo o la plataforma Denontzat) de una manifestación este sábado, a las 13:00 horas en la plaza del Castillo de Pamplona, en apoyo de las personas migrantes.

¿Cuál es el objetivo de la manifestación?

Se trata de reivindicar que Europa tiene responsabilidades y debe cumplirlas. Celebramos mucho las iniciativas ciudadanas y los ayuntamientos que se están comprometiendo a ofrecer refugio, pero lo más importante es garantizar medidas por parte de los gobiernos. ¿Por dónde deberían ir? Tendríamos que contar unidades móviles de primera acogida en los países receptores; más agentes, más guardacostas y más intérpretes para poder atender a estas personas; mejorar las condiciones de los campamentos informales; y contar con servicios básicos, como los sanitarios, el alojamiento, el agua… para atender a esta llegada masiva de personas.

¿Le preocupa que esta crisis humanitaria se limite a un guerra de cifras sobre cuántas personas hay que acoger?

Nuestra responsabilidad es jurídica y moral, tenemos la obligación de atender a personas que huyen de los conflictos. No es una cuestión de un número.

Los colectivos sociales y las instituciones navarras se han posicionado  esta semana a favor de la acogida a personas refugiadas, una medida de presión al Gobierno central. ¿Cómo valora esa respuesta?

La valoramos de forma muy positiva; parece que la concienciación que se ha hecho está dando sus frutos. Aunque también hay que recalcar que la respuesta en el fondo tiene que estar en los gobiernos y en las leyes de inmigración.

Da la sensación de que esta crisis humanitaria ha explotado ahora, pero colectivos sociales insisten en que se ha mirado durante mucho tiempo a otra parte.

Este problema se veía venir desde hace años y ahora exigimos a los gobiernos que hagan frente a su responsabilidad porque, al final, no tenemos que olvidar que vivimos en gobiernos que han firmado compromisos firmes en cuanto a las personas refugiadas, y parece que los han desoído. A veces se quedan en meras palabras, y eso no se traduce ni en legislación ni en derechos. Esta misma semana, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, fue muy clara en este sentido, al decir que Europa tiene una obligación moral y jurídica. Son unas palabras muy acertadas, y ahora tenemos que ver cómo se traducen las palabras en hechos.

Esto no puede quedarse en Navarra, porque a nivel legislativo poco puede hacer una comunidad autónoma. Hablamos de una política general, europea y de cada país

¿Cree que va a cambiar la respuesta del Gobierno central?

Cuando lanzamos una campaña y nos movilizamos, siempre es con el objetivo de que las cosas cambien. Tenemos esperanza y con ella seguimos trabajando.

Pero, pese a los pronunciamientos de las instituciones claves, la competencia en cualquier caso está en el Estado.

Esto no puede quedarse en Navarra, porque a nivel legislativo poco puede hacer una comunidad autónoma. Hablamos de una política general, europea y de cada país.

Enrique Abad, de Intermón Oxfam, aseguró que una de sus preocupaciones es que se piense en poner la “tirita” ante la situación actual y no se aborden debates de fondo. Por ejemplo, qué ocurre en Siria.

El tema es controvertido. Parece que hay voluntades políticas contrarias a la defensa de los Derechos Humanos en su totalidad, incluidos los económicos, además de los sociales y culturales. Parece a veces que se han tomado como derechos de segunda, y no se han garantizado. Los compromisos, insisto, están ratificados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha