eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

“Presuntitis”: Los medios y las denuncias falsas

Los medios no respetan la presunción de inocencia del detenido, sino que dudan de que el delito se haya cometido

El periodismo que no se implica en defender la vida de la mitad de la población no aporta absolutamente nada a nuestra sociedad

133 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Noticia publicada en 'Diario de Navarra' el 17/05/2016

Presuntitis. Pantallazo de Diario de Navarra

Por primera vez en la historia, el movimiento que denuncia públicamente la violencia sexista se ha extendido. Como consecuencia, los medios se han visto obligados a hacer visible esa repulsa, pero las noticias siguen mostrando la tendencia machista de nuestra sociedad. Recientemente, después de que tres hombres agredieran a una mujer en Pamplona, los medios han vuelto a cuestionar el testimonio de mujeres. En primer lugar, utilizan abundantemente la expresión “presunta agresión sexual”, a pesar de que haya pruebas de que la agresión ha sucedido. Se trata de “presuntitis” (en euskara, le llamé ustezkokeriak y lo publiqué en Gaur 8, pero todavía lo tengo que seguir denunciando en T witter). Si no existiera agresión, no habría noticia. Por lo tanto, el empleo adecuado de la palabra “presunto” corresponde a “presunto agresor sexual”, porque el detenido no es culpable hasta que sea juzgado. Si buscamos en Google, encontramos 44.100 resultados exactos para “presunta agresión sexual” y 31.500 para “supuesta agresión sexual”, frente a 23.400 resultados exactos para “presunto agresor sexual” y sólo 4.100 para “supuesto agresor sexual”. Es decir, los medios no respetan la presunción de inocencia del detenido, sino que dudan de que el delito se haya cometido, aunque no tengan pruebas para ello, porque no las hay, claro. Aún así, los medios cuestionan la propia agresión de la que dicen informar:

" Decretan prisión para los dos acusados de una presunta agresión sexual en Pamplona" (Diario de Navarra, 17/05/2016)

" Una juez de Pamplona decreta el ingreso en prisión del segundo detenido por una agresión sexual la ciudad: La juez de guardia ha decretado el ingreso en prisión por un supuesto delito de agresión sexual de J.P.A.G" (La Vanguardia, 17/05/2016)

Presuntitis. Pantallazo de Eitb

Noticia publicada en Eitb el 15/05/2016

La presuntitis que pone en duda la propia agresión alimenta la mentira de las denuncias falsas presentadas por las mujeres. Según dio a conocer el Consejo General del Poder Judicial, el 0,01% de las noticias interpuestas en el Estado por mujeres en relación a agresiones por parte de sus parejas fueron falsas. No hace falta decir que denunciar falsamente constituye delito y que, por lo tanto, el propio Estado inicia el proceso. Sin embargo, las agresiones sexuales que no denunciamos son incontables. De hecho, cuatro de cada cinco mujeres asesinadas el año pasado no habían denunciado nunca.

Al hilo de la mentira de las denuncias falsas, por ejemplo, el 10% de los robos, incendios, etc. resultan falsos, con la intención de cobrar la indemnización del seguro. Sin embargo, los medios no hablan de “supuestos robos” ni de “presuntos incendios”, a menos que haya dudas sobre si son intencionados: " La Guardia Civil investiga un supuesto incendio intencionado en Cox" (El País, 07/01/2013). Ese mismo medio, sin embargo, minimiza las agresiones sexuales aunque sean organismos internacionales quienes las persiguen: " La ONU pide un castigo severo para los autores de la supuesta violación sufrida por una mujer en la Asamblea Legislativa de la región boliviana de Chuquisaca cometida en principio por legisladores oficialistas y que quedó grabada en un vídeo de seguridad" (19/01/2013).

En segundo lugar, después de informar de la "presunta" agresión, los medios no dan datos del agresor. Existe el mandato legal de no dar el nombre y los apellidos del agresor, al igual que en el resto de delitos, debido a la presunción de inocencia. Hasta que se le juzgue, además, el detenido será "supuesto agresor". El problema surge cuando dicho agresor supone un riesgo para la sociedad. En esos casos, los medios identifican al agresor con imágenes:

*Ya sea porque le han detenido: " Detenido cerca de Salamanca el presunto asesino del hostelero de Rekalde: A la izquierda, Rufino P.A., presunto asesino de Iván Gómez" (El Correo, 19/02/2014)

*Ya sea porque la policía le está buscando: " La Ertzaintza busca a este hombre como asaltador a una joyería en el centro de Bilbao" (El Correo, 2014/02/03)

Presuntitis. Pantallazo de Berria

Información publicada en el periódico Berria

Excepto cuando se trata de un agresor que ataca a mujeres. En ese caso, no se facilitan imágenes que le identifiquen, ni datos físicos que permitirían evitar nuevas agresiones... excepto características raciales:

*" El ingreso en prisión de J.P.A.G., de 26 años, vecino de Pamplona y de origen boliviano , y de M.V.J., de 21 años, vecino de Sarriguren y de origen dominicano , se produjo ayer mismo (...)" (Noticias de Navarra, 17/05/2016).

Una vez se le condene al presunto agresor en el juicio, es costumbre publicar el nombre y apellidos, así como la foto del agresor… excepto en las noticias sobre agresiones sexuales, de nuevo. Resulta imprescindible identificar a los agresores, para que sepamos quiénes son, para poder defendernos. En los medios no vemos imágenes de agresores que amenazan a la mitad de la sociedad. Las noticias del momento de la denuncia son mucho más numerosas que aquéllas sobre la sentencia. Cuando el agresor es famoso, en cambio, el juicio sí resulta mediático, como por ejemplo el del deportista Oscar Pistorius. En ese sentido, Paul Abasolo Amantegi no vio perjudicada su carrera futbolística al agredir sexualmente a mujeres, ya que los medios no publicaron ni su nombre ni su imagen al informar que cumpliría una pena de cárcel de tres años:

*" Condenan a un futbolista a tres años de prisión por tres delitos de abusos: P.A. jugador durangués del Real Unión. (…) El jugador, de 26 años y uno de los futbolistas más reconocidos del Real Unión de Irún" (El Correo, 06/07/2010)

Presuntitis. Pantallazo de Noticias de Navarra

Noticia publicada en 'Noticias de Navarra' el 15/05/2016

Finalmente, hay medios que no otorgan relevancia social a la violencia machista. En el caso de la agresión sexual cometida en Pamplona la semana pasada, prefieren detallar los detalles de la agresión sexual y, para ello, identifican el lugar genérico de la agresión:

*" Imagen de la zona en la que se produjeron los hechos durante la madrugada del domingo" (Noticias de Navarra, 17/05/2016).

Otros medios, por el contrario, enfatizan el hecho de que la violencia sexista es una cuestión social. Por ello, subrayan las manifestaciones convocadas para rechazar socialmente tales agresiones, dando protagonismo a los movimientos sociales:

*" Entre los convocantes de la manifestación están San Juan Xar, Unidad de Barrio, los trabajadores del centro de Salud, el centro de salud mental, la Peña Donibane, ADSJ San Juan, Peña Anaitasuna, SCDR Anaitasuna, IES Biurdana, IES Navarro Villoslada, Maratxa, los comerciantes de Martín Azpilikueta y San Juan-Ermitagaña-Mendebaldea, Donibaneko emakumeak y el euskaltegi Irrintzi" (Gara, 16/05/2016).

Evidentemente, los casos de "presuntitis" sólo se dan cuando a los medios no les queda más remedio que nombrar al autor de la violencia machista, ya que normalmente prefieren ignorar quién nos agrede. Por eso, las mujeres "sufrimos":

*" Una mujer sufre una agresión sexual en Bilbao cuando se dirigía a su trabajo" (El Correo, 23/04/2016)

Nos ponemos "graves":

*" Una mujer muy grave en la UCI tras ser agredida por su pareja" (El Mundo, 15/11/2014).

O "morimos":

" Muere una mujer en Benidorm tras ser apuñalada por su pareja" (El Periódico, 12/04/2016).

" Muere una mujer estrangulada por su pareja en Madrid" (La Sexta, 06/05/2016).

" Una mujer muere en Madrid a manos de su expareja, que es detenido tras confesar el crimen" (TVE, 04/01/2016).

En lugar de señalar que "un hombre agrede a una mujer", "un hombre agrede a su pareja" o "un hombre asesina a su pareja". Negarse a identificar a los agresores invisibiliza la violencia hacia las mujeres.

La violencia sexual nos tiene a todas las mujeres como objetivo. Por ello, el periodismo que no se implica en defender la vida de la mitad de la población no aporta absolutamente nada a nuestra sociedad. Los medios que restan importancia a la autoría de las agresiones sexistas y cuestionan nuestra credibilidad fomentan la cultura de la violación. Además, identificar a los hombres machistas que nos agreden resulta la manera más efectiva de defendernos. Porque nos hemos empeñado en seguir vivas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha