eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Arranca la campaña electoral que lo apuesta todo a la televisión

Rajoy evitará las grandes ciudades y se concentrará en la búsqueda del voto rural para contrarrestar a Ciudadanos y Podemos 

Los partidos mantienen las tradicionales caravanas electorales para fijar el voto clásico, a los nuevos votantes se les busca desde los platós 

Los periodistas que cubran la caravana electoral completa del PP pagarán 6.300 euros; los que sigan al PSOE, 5.000 y la de Podemos, costará en torno a los 3.000. Ciudadanos (2.500 euros) e IU (1.500 euros) serán las coberturas más baratas de los principales partidos 

50 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Mitin de Mariano Rajoy /EFE

Mitin de Mariano Rajoy /EFE

La campaña electoral del 20D arranca con la amenaza de jubilar el tradicional modo de hacer política: los partidos ya no apuestan su fortuna en las caravanas electorales y fían a la televisión su suerte en las urnas. Las política que se revolucionó en las plazas se obsesiona con el sofá de las salas de estar para desempatar el pañuelo en el que las encuestas han envuelto a las cuatro principales formaciones que concurren a los comicios.

Una máxima aceptada en los partidos políticos es que las campañas electorales buscan más retener los resultados obtenidos cuatro años atrás que captar a nuevos votantes. El porcentaje de españoles que según el CIS aún no sabe a quién votar es del 22,2%. Para convencer a esos más de siete millones y medio, está la televisión. Dar a conocer a la persona que hay detrás del candidato se revela como más importante que desgranar el programa electoral o atizar al rival a cuenta de sus propuestas. La campaña que empieza este jueves por la noche da más importancia a que los electores dejen entrever su faceta más humana y se presten a lo impensable hace unos años. Sea bailar, subirse a un globo o a un aerogenerador; tocar la guitarra o jugar al futbolín; "cocinar" un zumo de frutas o unos mejillones, retransmitir un partido de fútbol o participar en un rally.

Entre programa y programa, las caravanas de los partidos mueven a los periodistas que deciden cubrir todos los actos preparados por los respectivos comités de campaña. Quince días a una media de dos o tres mítines o actos por jornada en lugares estratégicos para los intereses de cada partido. Los medios que compren el paquete completo de la caravana de Mariano Rajoy pagarán 6.300 euros, mientras que a los que hagan lo mismo tras Pedro Sánchez les saldrá por mil euros menos. Seguir a los líderes de Podemos o de IU sale más barato, entre los 3.000 euros en el caso de la formación de Pablo Iglesias y 1.500 la de Alberto Garzón. Ciudadanos también ha diseñado un itinerario low cost que supondrá el desembolso de 2.500 euros para la prensa acreditada.

Rajoy, de pueblo en pueblo

"Se huye de hacer mítines, solo actitos y muchos en la calle" es el resumen que hacen en Génova de la campaña de Rajoy. El máximo responsable, Jorge Moragas, ha diseñado un recorrido en el que solo está confirmada por el momento una capital de provincia: Barcelona. El PP ha decidido apostarlo todo a los pueblos y pequeñas ciudades, ya que se erigen en únicos defensores del medio rural y están convencidos de que es en esas zonas donde pincharán Ciudadanos y Podemos. No habrá grandes mítines en plazas de toros o polideportivos, sino que la batalla se dará en aquellas provincias en las que están en juego de tres a cinco escaños.

Con su lema de "España en serio" y la experiencia como principal aval, los conservadores incidirán durante la campaña en pintar al resto de rivales como principiantes que pueden poner en peligro la incipiente recuperación económica. Cuatro años más es lo que pide Rajoy para dar por concluido su proyecto en materia económica. Moragas no quiso desvelar cuánto se va a gastar el PP en esta campaña, más allá de una promesa genérica de "no gastárselo todo" y apostar fuertemente por las webs interactivas y las redes sociales.

El candidato dormirá la mayor parte de las noches en Madrid, donde se hará la tradicional pegada de carteles este jueves, un mitin el domingo 13 y el de cierre el 18 de diciembre. Intercalados, una aparición en La Sexta Noche, varias entrevistas, una participación junto a María Teresa Campos en "Qué tiempo tan feliz" y un único debate cara a cara con Pedro Sánchez el 14 de diciembre.

El PSOE, a lo seguro

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, tiene previsto mítines en 13 comunidades. Su recorrido deja fuera a Canarias, Navarra, Cantabria y Castilla y León, aunque los planes organizados por Rodolfo Ares están aún "abiertos" y sujetos a cambios. El candidato socialista ha pisado esas regiones en la precampaña pero no están en el itinerario previsto para las próximas dos semanas. No son clave para los socialistas, que temen perder la representación en la comunidad foral y aspiran a mantenerse en las demás. En general, Sánchez realizará actos medianos sin darse grandes baños de multitudes. Los dos más grandes se esperan en Sevilla y Valencia, aunque no se le verá en plazas de toros.

La caravana se desarrollará principalmente en autobús y tren con la previsión de que el candidato duerma en Madrid la mayoría de días (nueve). Ese plan está centrado en Sánchez, aunque los presidentes y barones territoriales harán campaña alternativa junto a los aspirantes a diputados en las 52 circunscripciones. Los exsecretarios generales del PSOE tienen un hueco en esa caravana B. Alfredo Pérez Rubalcaba será, de ellos, el más activo con al menos ocho mítines a sus espaldas.

El PSOE ha dejado en blanco los días de debate para que Sánchez tenga tiempo de prepararse. También descansará, en principio, tras la recepción en el Congreso con motivo del Día de la Constitución. Además de Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña serán las comunidades que más visitará. Los dos últimos han sido históricamente los graneros de voto socialista, aunque en Cataluña tendrán el 20D la fuerte competencia de Ciudadanos, que superó al PSC el 27S. Ferraz ha previsto una última jornada maratoniana, ya que incluye tres actos de Sánchez en Zaragoza, Barcelona y, el de cierre, en Madrid. "Descansará en la jornada de reflexión", han expresado fuentes del partido. Saben que se lo juegan todo. Incluida la supervivencia de Sánchez al frente del PSOE.

Albert Rivera, fuerte presencia en Madrid

Ciudadanos ha diseñado una campaña en la que Albert Rivera, su líder y candidato a la presidencia del Gobierno, es el principal referente del partido. Su discurso se asienta en el eje de lo nuevo –aunque el partido tiene diez años– frente a lo viejo, representado por el PP y PSOE; en alejarse de las disputas entre “rojos y azules que han dividido y enfrentado a los españoles". Rivera se presenta como la mejor posibilidad de una reforma del país, “de un nuevo proyecto común para España” que quiere encarnar: reforma constitucional, institucional, laboral sustentada en un pacto nacional por la educación. Y todo ello con la intención de aportar un ingrediente que es su lema de campaña: "La ilusión".

"Queremos aportar un equilibrio entre ese lema y otro que usamos, el 'nuevo proyecto común para España", explica Fernando de Páramo, director de Comunicación de Ciudadanos y miembro del equipo de campaña, junto con José Manuel Villegas, vicesecretario general, y Fran Hervías, secretario de Organización. "Confianza porque tenemos un proyecto para España, pero no sólo eso es suficiente, también es necesario generar ilusión".

Ciudadanos ha diseñado una campaña con fuerte presencia en Madrid. Los periodistas que quieran seguirla, pueden elegir qué tramos contratar con la agencia que lo ha organizado –Andrómeda–, y el paquete completo no llega a 2.500 euros. "Como todos los partidos, queremos reforzar aquellas zonas donde podemos tener resultados muy buenos, pero también hemos querido ir a zonas donde no tenemos tanta presencia", afirma De Páramo.

Sus dos actos más emblemáticos son el de la tarde del 6 de diciembre, en Nou Barris, Barcelona, "había sido un territorio del PSOE, de Ada Colau en las municipales y nuestro en las autonómicas", según De Páramo. Y en Vistalegre, Madrid, el 13 de diciembre, significativo para el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero y Podemos: "Es muy significativo. Hay mucho interés en acudir en nuestros actos, es un fenómeno como se había vivido con Suárez y González".

Rivera reivindica el espíritu de la Transición y a Adolfo Suárez. El recuerdo al expresidente llega hasta el punto de contratar su hotel fetiche, el Eurobuilding, para seguir la noche electoral. Entre sus apelaciones, el liberalismo constitucional de Cádiz, la obra de Felipe González en cuanto al ingreso en la UE y la articulación del Estado del Bienestar, y de José María Aznar, las reformas económicas. Eso sí, reniega del legado de Zapatero y Rajoy, "sin rumbo, sin liderazgo, sin ambición, sin aliento ni esperanza". "El presupuesto asciende a 4 millones de euros. Hemos sido muy prudentes, se hace una estimación en función de los resultados, y la financiación es a través del crédito que se devuelve concedido por el Banco Popular", explica De Páramo.

El candidato de Ciudadanos también juega otra baza fundamental en esta campaña: las elecciones catalanas le han señalado como la principal oposición en Catalunya al proyecto independentista de Junts del Sí, y eso le ha servido para reivindicarse como la alternativa para ofrecer un proyecto de España reformado que seduzca a la mayoría de los catalanes.

Podemos, una campaña distinta para asegurar sus feudos

Podemos ha planteado una campaña atípica para las elecciones generales. Y austera. El crowdfunding del partido de Iglesias ha recaudado alrededor de un millón de euros. Y ese es el presupuesto aproximado que maneja la formación. Salvo necesidad imperiosa, los responsables de la campaña no quieren inyectar más dinero.

A diferencia del resto de partidos de ámbito estatal, los actos de apertura y cierre serán fuera de Madrid. La tradicional pegada de carteles, en la madrugada del jueves 3 al viernes 4, será en Villaralbo (Zamora), de donde es natural el padre de Pablo Iglesias. Zamora es además, la única capital de provincia que gobierna IU tras las municipales del 24 de mayo.

La caravana principal, en la que participan Iglesias y su número dos, Iñigo Errejón, tendrá su primer gran acto del candidato de Podemos será en uno de sus feudos, Cádiz.

Allí coincidirá con Ciudadanos, que ha elegido la ciudad andaluza también para el arranque. Pablo Iglesias e Iñigo Errejón concluirán el periplo de campaña en Valencia, el viernes 18. Andalucía es, precisamente, la comunidad que tendrá más actos de la caravana central. Además de ser la región que más diputados aporta al Congreso. Podemos hará actos grandes con sus principales líderes en las tres ciudades más grandes: Cádiz (8 diputados), Sevilla (12) y Málaga (10).

La caravana hará dos paradas en Madrid, Barcelona y la Comunidad Valenciana. Iglesias pasará de puntillas por la capital, con su última gran aparición el 13, a siete días de las elecciones. El partido ha planificado para la región actos más pequeños y de protagonismo distinto: Tania Sánchez, Pablo Bustinduy o el secretario regional, Luis Alegre, que no va en las listas.

En Cataluña pasarán por Barcelona y Hospitalet, ciudades proclives también. En la ciudad condal contarán con la inestimable participación de Ada Colau. En cuanto al País Valencià, Alicante (12 diputados) y el cierre de campaña en Valencia. Tras lograr el pacto con Compromís, Podemos aspira a ser primera fuerza en una región donde el PP está en caída libre y ha dejado un enorme hueco. En su periplo por España, Iglesias y Errejón dejarán en blanco Ceuta y Melilla, Extremadura, Murcia, La Rioja y Navarra.

Las tres "íes" de la campaña de IU-Unidad Popular

La campaña de Izquierda Unida-Unidad Popular se presenta bajo el lema "Un nuevo país" y estará presidida por "tres íes" porque, según dicen,  será una campaña "irreverente, insurgente e ilusionante". Será "muy pegada a la calle", "a los barrios populares" para animar a la gente a votar, a "involucrarse" y a no quedarse en casa. "Los ricos van masivamente a votar", lamentan.

La candidatura de Unidad Popular tiene previstos más de mil actos por toda España, aunque el mayor peso recaerá en el candidato, Alberto Garzón, que será el principal protagonista. La apertura y el cierre de la campaña tendrá lugar en Madrid, en donde hay programados otros cuatro actos más del candidato.  Garzón, además, viajará a varias provincias andaluzas: Malaga - su tierra natal y antigua circunscripción-, Córdoba, Sevilla y Granada, además de Valencia capital, Alicante, Burgos, Asturias (Oviedo y Gijón), Valladolid, y Zaragoza, en donde creen tener más posibilidades de sacar representación. Aunque las encuestas le son adversas, Garzón cree que estas ultimas semanas han ido mejorando y pueden "dar la sorpresa".

"Nuestra campaña debe romper la inercia de las últimas campañas electorales", dicen sus responsables. "Vamos a hacer una campaña alegre, siempre en positivo". El mayor enfado es la exclusión del candidato en los debates ya programados. Aunque confiaban en que la Junta Electoral arreglase la situación, finalmente no participarán aunque a las cadenas se les requiere compensarles. El gasto de campaña está fijado en un tope de 2,5 millones, la mitad que en 2011, dado en endeudamiento de la coalición. A los periodistas les saldrá por 1.500 euros aproximadamente ya que se evitarán los vuelos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha