eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Malasia encontró los campos de inmigrantes meses antes de lo que admite

- PUBLICIDAD -
Budistas birmanos marchan contra la repatriación de inmigrantes musulmanes

Budistas birmanos marchan contra la repatriación de inmigrantes musulmanes

Las autoridades de Malasia tuvieron conocimiento de los campos de inmigrantes operados por redes de tráfico en su territorio a principios de año, antes de admitir su existencia la semana pasada, informó hoy la prensa local.

La Policía anunció el lunes que halló 28 campamentos con 139 tumbas con restos de inmigrantes en el estado de Perlis, en el norte del país, en una operación realizada entre el 11 y el 23 de mayo, días después de que la Policía tailandesa hiciera un hallazgo similar a pocos metros, al otro lado de la frontera.

Pero personal de la policía malasia dijo al diario The Star que los campamentos ya fueron encontrados en enero, tras la detención de un grupo de inmigrantes indocumentados que guiaron a las autoridades hasta el lugar donde habían sido retenidos por los traficantes.

Un agente dijo al periódico que entonces encontraron a unos 50 personas, posiblemente bangladeshíes y rohinyá, una minoría musulmana perseguida en Birmania, encerrados en jaulas con aspecto débil y hambrientos.

Los equipos forenses comenzaron ayer a exhumar los restos enterrados en estos campos situados en colinas de difícil acceso, en una zona de selva en la frontera entre Malasia y Tailandia.

Organizaciones como Human Rights Watch han denunciado que las redes de tráfico de personas actúan con la complicidad de funcionarios, gobernantes y fuerzas de seguridad en Malasia, Tailandia, Birmania y Bangladesh.

El hallazgo de las primeras tumbas a principios de mes en Tailandia desencadenó una campaña contra el tráfico de personas que ha dejado a unos 4.000 de refugiados en alta mar después de que sus barcos fueran abandonados por las mafias.

Otro 3.000 lograron desembarcar en Indonesia y Malasia que acordaron acoger a los inmigrantes embarcados de forma temporal y a cambio de que la comunidad internacional se comprometa a reubicarlos en terceros países en el plazo de un año.

Tailandia, que de momento se niega a acoger a los inmigrantes en los barcos a la deriva en el golfo de Bengala, ha detenido a 46 personas en su mayoría políticos locales, relacionados con este tráfico humano, y ha emitido otras 77 órdenes de arresto.

El Gobierno tailandés ha convocado este viernes a representantes de 17 países y organizaciones internacionales a una reunión en Bangkok para abordar la crisis de tráfico de personas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha