Focos

La Agencia Internacional de la Energía urge a acelerar la transición hacia las renovables

Según un informe de la agencia, la proporción de fuentes bajas en carbono debería triplicarse hasta 2050, hasta cubrir el 70% de la demanda

Desde la agencia se aboga por "la rápida eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles" como una de las medidas para reducir las emisiones

El estudio se ha realizado a petición del gobierno alemán, en vísperas de una reunión sobre energía y cambio climático que tendrá lugar en Berlín

- PUBLICIDAD -
La IEA e IRENA aseguran que es imperativo acelerar la transición hacia las renovables

La IEA e IRENA aseguran que es imperativo acelerar la transición hacia las renovables

El mundo debe cambiar rápidamente la producción de energía y alejarse del consumo de combustibles fósiles si no quiere superar el límite de 2 ºC establecido en el acuerdo de París. Así lo asegura un un informe publicado hoy lunes por la Agencia Internacional de la Energía (IAE, por sus siglas en inglés), según el cual "tomar medidas a tiempo es crítico", ya que el no actuar con rapidez aumentará los costes en el futuro.

El documento es el resultado de dos análisis independientes realizados por la IAE y por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) y establece los distintos escenarios que permitirían mantener las condiciones establecidas en el acuerdo de París. Según ambas agencias, la transición es técnicamente posible, "pero requerirá reformas políticas importantes, precios agresivos del carbono e innovación tecnológica adicional".

Según el análisis de la IAE, "alrededor del 20% de las opciones de descarbonización identificadas son económicamente viables", aún sin tener en cuenta las prestaciones sociales. Mientras que si se consideran beneficios como la reducción de los impactos climáticos, la mejora de la salud pública y una mayor comodidad y rendimiento, el porcentaje de escenarios viables llega hasta el 80%.

Para alcanzar estos objetivos, el documento concluye que "la proporción de combustibles fósiles en la demanda de energía primaria se debería reducir a la mitad entre 2014 y 2050, mientras que la proporción de fuentes bajas en carbono, incluidas las renovables, el combustible nuclear y el fósil con captura y almacenamiento de carbono, debería triplicarse para cubrir el 70% de la demanda antes 2050".

Medidas agresivas

Estos objetivos servirían para asegurarse, con una probabilidad de al menos un 66%, de que las temperatura global promedio no supere los 2ºC. Para conseguirlo, según el análisis de la IEA se necesitarían medidas agresivas, entre las que destaca "la rápida eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, reformas extensas del mercado energético y una regulación más estricta que asegure la reducción de emisiones y la eficiencia energética". Además, la agencia asegura que "tales políticas tendrían que ser introducidas de manera inmediata y completa en todos los países".

El documento también establece que estas condiciones "requerirían un incremento sin precedentes en nuevas tecnologías bajas en emisiones", lo que requerirá "esfuerzos globales más amplios y más profundos en colaboración tecnológica" a nivel mundial.

Es necesario doblar la inversión

El informe concluye que dicha transición energética requeriría una inversión importante, aunque destaca que también se produciría un ahorro considerable debido a mejoras en la eficiencia energética. Según las estimaciones realizadas por la IEA, el sector energético tendría que invertir cada año entre 2016 y 2050 unos 3.5 billones de dólares en promedio, prácticamente el doble de lo que se invirtió a nivel global en 2015, con 1.8 billones. Esto supondría una inversión neta adicional equivalente al 0,3% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. 

Por su parte, IRENA asegura que la descarbonización del sistema energético "reduciría el impacto en la salud humana y mitigaría el cambio climático", lo que supondría un ahorro de entre dos y seis veces de la cantidad invertida. En lo que respecta la pérdida de puestos de trabajo en el sector de los combustibles fósiles, esta agencia ha estimado que el sector de la energía creará alrededor de seis millones de puestos de trabajo adicionales en 2050, y que la pérdida de empleos en este sector se compensaría "totalmente" con los creados en el sector de las renovables.

El informe se ha realizado a petición del gobierno alemán, en vísperas de una reunión sobre energía y cambio climático que tendrá lugar en Berlín entre hoy y mañana. La reunión llega en un momento de incertidumbre sobre el papel que Estados Unidos jugará en los esfuerzos internacionales para limitar el calentamiento global, dado que su presidente, Donald Trump, se ha comprometido a revertir los compromisos climáticos de la administración Obama.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha