eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Opinión

El programa del Partido Laborista sirve de modelo para los maltrechos partidos de izquierdas de todo el mundo

El documento, presentado este martes, ofrece una respuesta no solo al modelo roto de Reino Unido, sino a la crisis global de la socialdemocracia

- PUBLICIDAD -
Corbyn promete "nuevas prioridades" en la negociación del "brexit"

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha presentado este martes su programa electoral en la Universidad de Bradford. EFE

Se busca: una visión convincente para un partido de centroizquierda. Tiene que estar dispuesto a invertir en la economía, modernizar los servicios básicos, hacer que las clases acomodadas paguen más impuestos. El wifi gratuito en los ferrocarriles sería un plus. ¡Que alguien responda a este anuncio! 

El programa laborista que se ha presentado este martes hace propuestas moderadas y de sentido común para abordar algunos de los grandes problemas que frenan a uno de los países más ricos del mundo. Asombrosamente, intenta buscar soluciones a la crisis de identidad y de visión que afecta a la socialdemocracia no solo del Reino Unido sino de Occidente en general.

El programa esboza respuestas para el modelo de socialdemocracia del Reino Unido; un modelo roto. El modelo actual ha quebrado: no solo es injusto sino que además es irracional. Una minoría acapara la riqueza. El año pasado, la fortuna de las mil personas más ricas del Reino Unido aumentó un 14%. En cambio, los recortes salariales de la generación actual no tienen precedentes en las últimas décadas.

El modelo actual no ha sido capaz de proponer soluciones para la crisis de la vivienda. Priva a muchas comunidades de un trabajo cualificado, seguro y con un salario digno. Causa pobreza a la clase trabajadora, que se gana la pobreza con el sudor de su frente. Permite que las multinacionales paguen pocos impuestos, o simplemente no los paguen, mientras que los pequeños empresarios luchan por salir a flote.

Con el modelo actual, la joya nacional del Reino Unido, la sanidad pública, queda reducido a un estado "de crisis humanitaria", siguiendo la expresión utilizada por la Cruz Roja británica. Los más jóvenes están atrapados por la deuda. Los servicios públicos se convierten en la gallina de los huevos de oro de unos aprovechados que solo quieren obtener beneficios a corto plazo y no les importan las necesidades de los consumidores. Podría seguir. Como decía, estamos hablando de uno de los países más ricos del mundo. No es la falta de recursos lo que impide que el Reino Unido solucione sus problemas; es la falta de voluntad política.

El programa se compromete a no subir los impuestos al 95% de ciudadanos. Es justo si consideramos el recorte salarial sin precedentes auspiciado por el partido conservador. Por el contrario, el 5% de contribuyentes con mayores ingresos tendrá que pagar un poco másEso también es justo si tenemos en cuenta que les va mejor que nunca.

Aquellas compañías que paguen salarios que sean 25 veces más altos que el salario mínimo tendrán que pagar más impuestos. Si pagan salarios 20 veces por encima de los ingresos medios, un poco más. Las empresas pagarán más impuestos que ahora pero seguirá siendo menos de lo que pagarían en Estados Unidos. Como indica la política laborista Rachel Reeves, con un impuesto "Robin Hood" a las transacciones financieras se recaudaría más dinero y se conseguiría reducir la toma de decisiones arriesgadas que ponen en peligro la economía. También se recaudaría más dinero si se luchara contra la evasión fiscal desde todos los frentes.

Corbyn prepara el programa electoral más izquierdista desde los años ochenta

Los miles de millones que se recauden se pueden invertir en educación, con el objetivo de que la siguiente generación pueda explotar todo su potencial. También se puede modernizar el sistema de salud pública para que dé respuesta a las necesidades de una población que está envejeciendo. Asimismo, se puede mejorar la precaria infraestructura del país y construir las viviendas que los británicos necesitan. Una red de guarderías públicas reducirá la presión de muchas familias que tienen que tienen que tomar decisiones muy difíciles sobre cómo construir una familia y tener una carrera profesional. El  triple bloqueo de las pensiones protegerá a los jubilados más pobres que construyeron el país con su esfuerzo.

No, con esto nadie está diciendo que la situación del Partido Laborista no sea muy complicada. Sin embargo, si dejamos de lado el debate en torno al liderazgo del partido, que puede esperar hasta las próximas elecciones, nos percataremos de que prácticamente todos los partidos socialdemócratas de Europa atraviesan una crisis parecida y que prácticamente ninguno de estos países tiene un gobierno de izquierdas. De Grecia a Francia, de España a Holanda, los partidos socialdemócratas, que carecen de una estrategia en torno a la globalización y la crisis económica, han perdido un alarmante número de votantes o, simplemente, se han desmoronado.

Los socialdemócratas del Reino Unido ganaron muchos votos tras un cambio de liderazgo, pero ya los han perdido. Ahora, sus corazones palpitan cuando ven los resultados que ha obtenido Emmanuel Macron en Francia. Obviemos el hecho de que Macron no es un socialdemócrata, sino un liberal que acaba de nombrar a un primer ministro conservador, Édouard Philippe. Lo cierto es que para seguir los pasos de Francia deberíamos instaurar un sistema presidencial que contemplara dos vueltas electorales, conseguir un 24% en la primera vuelta y plantarle cara a un rival fascista y conseguir una victoria clara.

La socialdemocracia está en crisis. El Partido Laborista tiene muchos frentes abiertos y con este programa quiere abordarlos. Y sí, a pesar de que el Partido Laborista parece haber repuntado en las encuestas, los conservadores aún le llevan mucha ventaja. Si comparamos los resultados actuales con los obtenidos en las elecciones generales celebradas hace dos años, los laboristas parecen haber ganado votos de electores que tienen menos de 50 años.

Sin embargo, si los conservadores consiguen los votos previstos será porque Theresa May sigue contando con el apoyo abrumador de la inmensa mayoría de votantes de más edad. Salvo que los laboristas consigan movilizar a más votantes jóvenes y, al mismo tiempo, consigan el apoyo de los votantes de más edad, la derrota será aplastante. A pesar de todo lo que pueda pasar, se acaba de presentar una propuesta de cómo un partido de centroizquierda debería abordar los retos que afronta un país rico marcado por la crisis. Y eso era una asignatura pendiente desde hacía mucho tiempo.

Traducido por Emma Reverter

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha