eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Arabia Saudí, responsable de la muerte de 1.240 civiles, "no ha violado el derecho humanitario", según Reino Unido

Un informe parlamentario pide suspender la venta de armas a Arabia Saudí a la espera de una investigación sobre la guerra en Yemen, pero el Gobierno británico asegura que no han cometido violaciones como para parar las exportaciones armamentísticas

La coalición liderada por Arabia Saudí, con sus bombardeos, es la responsable del 60% del total de 2.067 civiles asesinados en un año de conflicto, según la ONU

- PUBLICIDAD -
Unos 500 niños muertos y 700 heridos en últimos seis meses de guerra en Yemen

El gobierno británico afirma que las autoridades británicas en Arabia Saudí participan en tareas de formación y enlace. EFE

El ministerio de Asuntos Exteriores británico ha concluido que no existe un riesgo evidente de que Arabia Saudí haya violado o viole el derecho humanitario en sus acciones en Yemen. Sin embargo, admite que el personal de defensa del país no es capaz de “formar una opinión clara” sobre las actitudes de la coalición internacional dirigida por Arabia Saudí respecto a dichas leyes internacionales porque “no tienen acceso a toda la información necesaria”.

Aun así, varios ministros han declarado anteriormente que las  fuerzas británicas que están asesorando a los saudíes en técnicas de bombardeos en Riad son capaces de comprender su postura respecto al derecho internacional humanitario.

Reino Unido ha reconocido que tiene acceso a los métodos y planeamiento de bombardeos de Arabia Saudí en la respuesta oficial del gobierno a un informe elaborado por dos comités parlamentarios bien reconocidos: el comité de empresa y el de desarrollo internacional. El informe recomendaba la suspensión de la venta de armas de Reino Unido a la espera de una investigación independiente liderada por Naciones Unidas sobre los 18 meses de guerra civil en Yemen.

La recomendación desencadenó discusiones entre miembros del parlamento más allá de afiliaciones políticas. De hecho, algunos laboristas se unieron a los conservadores para evitar un ataque a la industria de defensa británica y a la relación estratégica de Reino Unido con los estados del Golfo.

La respuesta del gobierno al informe niega frontalmente la necesidad de suspender la venta de armas. Afirma que los ministros no se oponen a una investigación internacional pero siguen creyendo que los saudíes deberían poder llevar a cabo sus propias investigaciones primero.

La coalición liderada por Arabia Saudí, con sus bombardeos, es la responsable del 60% del total de 2.067 civiles asesinados en un año de conflicto, según la ONU.

La predecible respuesta del gobierno se centra en su afirmación de que se toma en serio todas las acusaciones de violaciones del derecho humanitario y que regularmente plantea observaciones sobre sus acciones a las autoridades saudíes. Sin embargo, ha concluido que Arabia Saudí no ha cometido estas violaciones en Yemen como para decretar la retirada de las licencias de exportación de armas.

Aun así, la respuesta del gobierno genera dudas sobre cómo ha llegado a dicho dictamen, e indica: “El personal de defensa de Reino Unido no es capaz de formar una opinión clara sobre la consideración de la Coalición con el derecho internacional humanitario en Yemen dado que no tiene acceso a toda la información necesaria para hacerlo”.

El informe parlamentario llega a la siguiente conclusión: “Desde septiembre de 2015, los saudíes han hecho públicos los resultados de nueve investigaciones, a pesar de haber recibido pruebas de al menos 185 incidentes procedentes de la ONU, Human Rights Watch y Amnistía Internacional. Además, un cierto número de investigaciones de Arabia Saudí han llegado a resultados contradictorios con las pruebas documentadas por Naciones Unidas. Esto plantea preocupaciones sobre la credibilidad del proceso”.

Dicho informe insiste en que Reino Unido “no ha participado directamente en las investigaciones llevadas a cabo por el equipo de investigaciones conjuntas dirigido por Arabia Saudí, no ha proporcionado asesoramiento táctico al reino de Arabia Saudí en las operaciones en Yemen y no ha proporcionado formación en la autorización política de operaciones militares”.

El gobierno afirma que las autoridades británicas en Arabia Saudí participan en tareas de formación y enlace. “Es completamente cierto que deberíamos compartir las técnicas para minimizar las bajas civiles con otros países para asegurar que sus operaciones militares sean lo más humanas posible”, explica.

“Los oficiales de enlace no participan en las operaciones dirigidas por Arabia Saudí y no están involucrados en los ataques, en la dirección y gestión de las operaciones en Yemen, en la selección de objetivos ni en el proceso saudí de toma de decisiones en los ataques. Todo el personal británico está bajo el mando y control de Reino Unido”, añade el gobierno.

La declaración continúa: “la información obtenida por el personal de defensa de Reino Unido respecto a los procesos y métodos saudíes contribuye a nuestra visión general respecto al enfoque y actitud de Arabia Saudí con el derecho internacional humanitario”.

“Los miembros de la coalición saudí tienen la mejor información respecto a sus propios procesos militares y serán capaces de llevar a cabo las investigaciones más exhaustivas y concluyentes. También permitirá a los países comprender realmente si algo ha salido mal, aplicar las lecciones aprendidas y llevar a cabo las medidas subsiguientes”, explica el gobierno.

Andrew Smith, de la Campaña Contra el Comercio de Armas, indica: “El gobierno niega el impacto devastador de los bombardeos liderados por Arabia Saudí y su complicidad con ello. Esta es una respuesta débil y vergonzosa y deja claro que se está dando prioridad a los beneficios de las compañías armamentísticas sobre los derechos humanos y las vidas del pueblo yemení”.

“Las pruebas de Naciones Unidas, los comités de la Cámara de los Comunes y otros organismos han sido abrumadoras y, aun así, el gobierno se ha negado a actuar. Siempre se nos dice que los controles de exportación de armas en Reino Unido son sólidos y rigurosos, pero esto demuestra que no podría estar más lejos de la realidad”, se lamenta Smith.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha