eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vistalegre 2 como fiesta de la democracia: por un Podemos de todas y para la sociedad

No convirtamos este proceso en una batalla entre familias, ni en un duelo "a muerte" entre corrientes, que divida a la militancia y aleje al electorado potencial de esto tan hermoso que hemos construido entre todos y todas

- PUBLICIDAD -
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en el Congreso de los Diputados

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en el Congreso de los Diputados. Emilio Naranjo/EFE

Nuestra sociedad, como cualquier otra de nuestro entorno europeo, es una sociedad plural en la cual las identidades políticas fijas hace tiempo que dejaron de tener sentido. Si algo nos define en común es nuestra identidad como consumidores y también ahí, aunque todos compartamos un mismo metalenguaje que sirve de fundamento ideológico al conjunto social, existen diferencias en función de las distintas y personalizadas maneras en las que cada cual vive su realidad cotidiana: su capacidad adquisitiva, sus expectativas de futuro, su proyecto de vida.

Nos guste más o nos guste menos a quienes venimos de tradiciones políticas irremediablemente vinculadas a la existencia de grandes utopías emancipadoras, lo cierto es que los grandes relatos que servían para movilizar en común ya no son tan determinantes políticamente como podían serlo tan solo unas décadas atrás (al menos en lo referido a la "disputa" electoral), más allá de poder operar a modo de una agregación de demandas compartidas que encuentran salida a través de unos u otros proyectos políticos.

Es por ello que cualquier partido político que aspire a ganar unas elecciones en una sociedad así debe necesariamente funcionar como ese elemento de agregación capaz de aglutinar en torno a sí a personas de muy diferentes procedencias. La pluralidad no es una opción, es una necesidad.

La existencia de diferentes líneas de pensamiento, de una amplitud de voces y rostros que puedan ejercer como portavoces públicos y que puedan incluso tener diferentes posiciones entre sí para según qué temas de la agenda política cotidiana, la apertura de debates públicos entre las diferentes sensibilidades y, sobre todo, la posibilidad de dirimir esos debates mediante mecanismos democráticos que no excluyan a nadie, no solo debe ser santo y seña de eso que hemos venido a llamar como "nueva política", sino que es además la única forma posible de aspirar a ganar: aglutinar al mayor número de gente posible en torno a un proyecto común pasa irremediablemente por ser atractivos electoralmente para personas muy distintas y que en el pasado habían militado, pensado o votado de manera muy diversa.

Teniendo claro cuál es el proyecto común: acabar con esa política que se ha hecho en favor de unos pocos privilegiados y en detrimento de las grandes mayorías sociales, devolviendo con ello al pueblo lo que tales políticas le han arrebatado durante estos últimos años (esperanza, dignidad, calidad de vida, soberanía popular, participación democrática, etc.), respetando a su vez los derechos humanos, y sabiendo señalar, en consecuencia, a nuestros adversarios políticos ( aquellos partidos que han aplicado dichas políticas en el pasado y/o pretenden seguir aplicándolas en el presente/futuro), toda pluralidad de ideas y planteamientos que se muevan dentro de esas coordenadas no solo es bienvenida en Podemos sino que es garantía de crecimiento.

Esto es, debemos hacer política desde la confrontación con quienes nos han arrebatado hasta las esperanzas de futuro a una misma vez que la hacemos desde los "cuidados", el debate, la participación y el respeto a la diversidad a la interna. Esa debería ser la "fórmula mágica" que, con trabajo, esfuerzo y mucha "pedagogía inversa" en nuestro proyecto, permita alguna vez a Podemos ser verdaderamente una fuerza social hegemónica. Y digo bien: fuerza social. Porque no basta solo con aspirar a la victoria electoral.

Con este proceso de debate interno que se abre ahora de cara a lo que se ha venido a llamar como Vistalegre II tenemos de nuevo, entre todos y todas, la posibilidad de definir ese proyecto ganador, democrático, diverso, plural y plurinacional con el que todos y cada uno de nosotros y nosotras nos sentimos identificados. Ese proyecto capaz de seguir siendo azote de los poderosos a una misma vez que es esperanza para los de abajo. Que centra sus ataques en señalar los abusos de los poderes establecidos y las deficiencias del régimen del 78 a la par que es capaz de construir pueblo mediante aquello del "mandar obedeciendo"; es decir, mediante eso que antes he llamado como "pedagogía inversa": un proceso en el cual más que tratar de enseñar nada a nadie desde posición "dirigente" alguna, debemos ser nosotros quienes aprendamos de las lecciones que los ciudadanos y ciudadanas nos han dado en los últimos años, permitiendo, entre otras cosas, que ahora podamos estar donde estamos.

No tengamos miedo a los debates pues. Que cada persona pueda defender sus ideas y sus planteamientos en este proceso congresual que se nos viene. Que cada grupo de personas que así lo desee se pueda agrupar a la interna e impulsar cualquier documento o cualquier manifiesto que considere oportuno. Que los debates sean pasionales, francos, abiertos, sinceros y en igualdad de condiciones para todos y todas. Que se pueda hablar de todo lo necesario: línea política, estratégica y táctica para cambiar la vida de la gente, modelo organizativo, relación entre dirigencia y militancia, el papel de los círculos, la concreción de la plurinacionalidad en lo interno, las competencias asociadas a cada cargo orgánico, las responsabilidades de los cargos institucionales para con el partido, las instancias y reglas de supervisión, control y garantías que deben servir para resolver conflictos internos, etc.

También, por supuesto, que se pueda debatir sin problema alguno sobre qué tipo de modelo "formal" queremos para ir al propio proceso de Vistalegre: si uno que vincule personas y documentos, uno que separe ambos debates o cualquier otro que cualquier otra persona o grupo de personas pueda considerar oportuno. Propongamos, discutamos, debatamos y votemos. Y, por encima de todo, comprometámonos colectivamente con los resultados.

No convirtamos este proceso en una batalla entre familias, ni en un duelo "a muerte" entre corrientes, que divida a la militancia y aleje al electorado potencial de esto tan hermoso que hemos construido entre todos y todas. Que aquellos que han creído encontrar en la personificación de los debates y en el duelo "Pablo Iglesias-Errejón" una herida abierta por la que poder desangrar a Podemos en su conjunto no se salgan con la suya. Demostremos que somos el único partido capaz de llevar a cabo un proceso de este tipo que debe ser vivido y sentido como una verdadera fiesta de la democracia interna.

Pensemos en el proyecto que queremos construir entre todos y todas y no en aquellas cosas que nos gustaría eliminar para así poder tener más espacio de poder o control de la línea política a la interna. Pensemos en clave de proyectos y no de personas, en clave de ideas y no de nombres, en enriquecer el debate para que puedan alcanzarse grandes consensos compartidos y no en la manera de torpedearnos unos a otras para que prevalezcan nuestras ideas y se anulen las del resto.

Si obligamos a la militancia, a los inscritos e inscritas y, en general, a la sociedad, a tener que elegir entre nombres que se excluyen entre sí, entre proyectos que confrontan a la interna desde el deseo de eliminarse unos a otros y no desde la suma, si llevamos el debate a fórmulas disyuntivas en lugar de a un modelo agregativo, nos equivocaremos sin remedio. Si los propios potenciales votantes de este proyecto colectivo y común deben empezar a elegir entre las diferentes caras e ideas vinculadas a tal proyecto, desde una lógica tipo "X me representa e Y no me representa, ergo si gana X voto a este partido y si gana Y no lo voto (y viceversa)", nuestro espacio electoral se verá mermado irremediablemente.

El elector siempre castiga la división. Pero no castiga a un partido enfrentado internamente tanto por el hecho de estarlo como por el hecho de que con ello se le obliga a elegir, de forma disyuntiva y excluyente, entre algunas de las ideas y de los rostros en disputa. No se piensa ya en clave de partido sino de personas, de personas cuyas ideas y rostros se enfrentan entre sí de manera excluyente. Es un error en el que no podemos caer, pero en el que últimamente, queriendo o no, entre lo que nosotros hacemos y lo que los medios trasladan de lo hecho o dicho, estamos cayendo.

Vistalegre II es la oportunidad para acabar de una vez con ese relato, así como con ese otro, no menos dañino, que se viene instalando también de unos meses hacia aquí, en parte igual por nuestros propios errores y en parte por el interés manifiesto que tienen determinados grandes medios de comunicación de contarlo así, según el cual las luchas internas en Podemos convierten al partido en un partido más, otro partido que no se diferencia en casi nada de la "vieja política" y que en última instancia piensa más en sí mismo y en su propia vida interna que en ser un proyecto útil pensado de cara a la sociedad.

Aprovechemos la oportunidad que tenemos. No tengamos miedo a "perder" ni ansias por "ganar". Hagamos un proceso limpio, abierto, plural y democrático y todos seremos a medio y largo plazo "ganadores". Tal vez tengamos que ceder en algunos de nuestros planteamientos internos, incluso puede que se impongan algunas tesis políticas u organizativas que no compartamos y ellos nos lleve a tener que seguir dando debates internos los próximos años, pero si de verdad nos comprometemos con este proceso y sus resultados, actuamos como una gran familia que quiere crecer en común y no como familias que se enfrentan por el poder, podemos estar seguros de que tras este proceso en lugar de un partido resquebrajado y partido a la interna, un partido con la militancia enfrentada entre sí, habremos dado a la sociedad un partido unido que piensa primero en ella antes que en sí mismo. Y esa, compañeros y compañeras, no nos quepa la menor duda, es la mayor victoria que podemos obtener, entre todos y todas y para todos y todas, de este proceso de debate y elección que ahora comienza. Unidos Podemos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha