eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Catalunya: manual de instrucciones para el derecho a decidir

Un par de andaluces, entre PER y PER y mientras nos tomábamos unas cañas en el bar, tras una buena siesta, os cedemos solidariamente el trabajo que ya hemos realizado y que permite hacer real el derecho a decidir de los catalanes

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Queridos catalanes,

Observamos desde Andalucía cómo avanza la campaña electoral y comenzamos a preocuparnos por vosotros, no porque queráis la independencia, o seguir en España, sino porque parece que los candidatos no se están tomando muy en serio lo que dicen, o porque no van a saber hacerlo.

Nosotros, que somos unos convencidos de esto de la democracia, estamos encantados de que reivindiquéis el derecho a decidir pero, igualmente, tenemos la sensación de que muchos de los políticos que allí lo invocan no lo quieren realmente, es decir, lo utilizan como arma electoral, o lo quieren sólo para lo que les interesa.

Total, que para que no os vayan a tomar el pelo, unos u otros, como os vienen haciendo desde hace años, aquí un par de andaluces, entre PER y PER y mientras nos tomábamos unas cañas en el bar, tras una buena siesta, os cedemos solidariamente el trabajo que ya hemos realizado y que permite hacer real el derecho a decidir de los catalanes, pero a decidir sobre otras cosas también, sobre todo: independencia, presupuestos generales, impuestos, medio ambiente...

Se trata de una propuesta de reforma del Reglamento del Parlament, consistente en introducir el derecho a votar las cosas que allí se discuten, a votarlas por los y las catalanas que quieran, en conjunción con sus representantes. Esta reforma legal no es un referéndum, por lo que las reiteradas sentencias del Tribunal Constitucional, que hicieron inútil, por ejemplo, el simulacro de consulta del año pasado, no le son de aplicación. La potestad para reformar el Reglamento del Parlament es únicamente del propio Parlament, luego no hay en ella ningún vicio de inconstitucionalidad. Ni la Fiscalía, ni la Abogacía del Estado, ni ningún otro legitimado podrá plantear un recurso de ningún tipo contra esta propuesta, salvo que quiera arriesgarse a poner en duda la democracia y la misma legitimidad del Tribunal Constitucional y a hacer un poco el ridículo.

Si los partidos catalanes se tomasen en serio esto del derecho a decidir, aprobarían esta reforma mañana y la llevarían, por supuesto, en su programa electoral. Al día siguiente de ser aprobada, la gente podría empezar a participar realmente en el diseño de la Catalunya que desean, pero de una manera vinculante, no de mentirijilla. El censo electoral estaría legalmente a disposición del Parlament, la propia Administración Electoral tendría la obligación de colaborar y verificar y, en definitiva, se obtendría lo que con tanto empeño buscáis –dentro del respeto a las leyes y a la Constitución– y parece ser que no encontráis.

Desde luego, éste es el instrumento dentro del marco constitucional, legal y estuario para realizar la tan ansiada consulta. Basta una Proposición No de Ley, una Moción, o cualquier otro acto parlamentario que requiera una votación, respecto a la separación o independencia, y tendréis no una consulta, sino una decisión de todos los catalanes, representantes y ciudadanos votando conjuntamente, irreprochable legalmente. Que eso conduzca a una independencia reconocida en la comunidad internacional, es otra historia pero, si lo hacéis, dad por seguro que habréis abierto una puerta a una nueva época política. En vuestras manos queda. 

¡De nada!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha