eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Trampa para una alcaldesa

Un antiguo local bancario desocupado, una caja rescatada con millones de euros de nuestros impuestos y un alcalde que no quiere líos. Ahí tienen los elementos del crimen perfecto: un chantaje pagado con dinero público

79 Comentarios

- PUBLICIDAD -
L'alcaldessa de Barcelona Ada Colau durant l'entrevista amb Catalunya Plural

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau Robert Bonet

Cójase un antiguo local bancario desocupado y que desde 2011 se había convertido en un centro de colaboración colectiva en manos de gente comprometida y apreciada en el barrio de Gracia, una caja rescatada con miles de millones de euros de nuestros impuestos -Catalunyacaixa-, una inmobiliaria de nombre molón –Antarctic Vintage- que se hace con el activo a precio de saldo e intuye la oportunidad de un jugoso negocio a coste cero y un alcalde convergente –Xavier Trías- que no quiere líos en el año cuando se juega la reelección ante una emergente Ada Colau; ahí tienen los elementos del crimen perfecto: un chantaje pagado con dinero público.

Todos ganan. el local social alternativo sigue operando, la inmobiliaria de nombre molón factura gratis total casi 6000 euros por medio de un vergonzante contrato, donde el Ajuntament se hace responsable de todo comprometiéndose a pagar lo que sea, y el aspirante a la reelección se apunta el tanto de su sensibilidad social mientras se ahorra esas inconvenientes imágenes de un tenso desalojo, ejecutado por unos Mossos d´Esquadra que han acreditado sobradamente su solvencia y entusiasmo a la hora de ejercer la fuerza por cualquier medio necesario. Aplausos y fin del primer acto.

Ahora cojan ese mismo local funcionando ya como el Banc Expropiat entre el aplauso general del vecindario y la codicia de la misma inmobiliaria de nombre molón, a la que sólo le vale seguir cobrando su lucrativo chantaje. Pero cambien al oportunista alcalde Trías por una alcaldesa y un gobierno municipal que ni entiende legitimo, ni está dispuesto, a seguir pagando la complicidad de una inmobiliaria con dinero público y decide no renovar el “contrato chantaje” en enero de 2016 pero se ofrece a mediar para buscar una solución. Donde unos vemos cambio, otros ven una trampa perfecta para cazar alcaldesas.

Para activarla solo se requiere de los sospechosos habituales que llevan años actuando de manera sospechosamente impune en Barcelona para reventar con violencia cualquier tipo de protesta o movilización social, una Justicia que ha actuado con una celeridad pasmosa poniendo en marcha un desalojo en menos de cinco meses y una Generalitat y unos Mossos ejemplarmente eficientes y rápidos para personarse en defensa de los derechos de una empresa privada que ha hecho de la ocupación su ingreso más rentable.

El resto es historia. Todo es culpa de Ada Colau. El local se ocupó por culpa de Ada Colau, quien entonces era una agitadora radical aunque ahora vaya de alcaldesa responsable. Catalunyacaixa se intervino y nos costó miles de millones por culpa de Ada Colau, que es mala para la economía. Trías cedió al chantaje de la inmobiliaria y firmó el contrato por miedo a Ada Colau. Los Mossos asaltaron el local como si fuera el Álamo en legitima defensa frente a Ada Colau. La prensa internacional alerta sobre el peligro de ir a la revolucionaria Barcelona bajo el mandato del primer Brumario de Ada Colau. Si un concejal de la CUP se cree Michael Collins en plena insurgencia también es culpa de Ada Colau.

Con razón aplaudían a Mariano Rajoy con tanto entusiasmo en el Circulo de Economía cuando denunció valientemente lo que todos saben, pero nadie se atreve a denunciar por temor a Ada Colau: ella y Manuela Carmena constituyen el verdadero y mayor peligro para nuestra economía; no haber doblado la deuda y haber incumplido sistemáticamente sus propios objetivos de déficit tras cuatro años y pico de triunfal gestión desde la Moncloa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha