La portada de mañana
Acceder
Los socios del Gobierno aprietan para que cumpla sus compromisos
Sanitarios con COVID persistente: una dolencia poco reconocida
Opinión – Tira para adelante, Pedro, por Antón Losada

Xavier Coller: "La élite política se va pareciendo más a la sociedad que la elige"

Lección inaugural de la Universidad Pablo de Olavide impartida por el sociólogo Xavier Coller

¿Se equivoca Pablo Iglesias cuando habla de casta para referirse a nuestros políticos? ¿Viven estos en una lejana galaxia de sueldos vitalicios, coches oficiales, asesores y puertas giratorias? ¿Se dedican tan solo a buscar el conflicto partidista sin buscar el bienestar de los ciudadanos? Xavier Coller, catedrático de Sociología de la Universidad Pablo de Olavide, ha dado el pistoletazo de salida del nuevo curso con una lección inaugural donde trataba de dar respuestas a estos interrogantes planteando tres sencillas preguntas: cómo son, qué hacen y qué piensan nuestros políticos.

La casta

El profesor Coller ha destacado que "el concepto de casta hace referencia también a esa idea de que se trata de personas que se benefician del statu quo y, por tanto, desean conservar el ordenamiento institucional y no cambiarlo". Desde el punto de vista del sociólogo, su encuesta personal a más de 600 parlamentarios (entre parlamentos autonómicos, congreso y senado) desmonta esa teoría y demuestra que sopla "viento de cambio" ya que el 81% de los parlamentarios está a favor de reformar la Constitución de 1978. El 85% si hablamos de senadores y diputados del Congreso.

La Corona, la organización territorial y el papel del senado son, en orden de preferencia, los temas que consideran más urgente. Eso sí, apenas la mitad de los parlamentarios cree que hay que reformar el estado de las autonomías. "¿Cuál es el problema? Pues que en los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE) se ubican las bolsas mayores de reticentes. El 59% en el PP y el 56% en el PSOE entienden que la reforma del Estado no es necesaria", ha aclarado Coller.

El sociólogo cree que la sociedad ha asumido ciertas ideas sobre los políticos que no casan con la realidad: no solo están dispuestos a llevar a cabo cambios estructurales, sino que hay una tendencia al consenso y a que los políticos se parezcan cada día más, demográficamente, al común de los ciudadanos. "La élite política se va pareciendo más a la sociedad que la elige. En algunos aspectos que no son los económicos, la distancia entre elites políticas y sociedad, se reduce", destaca. Y es que, asegura Coller, "se sabe mucho de las instituciones y las normas, pero sabemos muy poco de algo fundamental: apenas conocemos nada de las personas que se dedican a la política".

"Son como nosotros los políticos? ¿Nos representan socialmente? ¿O son una casta social?", se pregunta el profesor de la UPO. El catedrático de la Pablo de Olavide afirma que hay "un número creciente de voces que abogan por que el conjunto de los representantes se parezca a la sociedad que los elige" tal y como ocurrió con el casting del movimiento Cinco Estrellas italiano.

Retrato robot del parlamentario español

Hombre, nativo, relativamente joven, universitario y abogado o profesor. Así es el retrato robot del parlamentario español. Esto se debe, según Coller, a los 'selectorados', los 'oscuros' órganos de los partidos que elaboran las listas electorales y que "generan sesgos claros de representación que favorecen más a unas personas con ciertas características que a otras".

Un parlamento que se parezca 100% a la sociedad que la elige debería tener, por ejemplo, el mismo porcentaje de mujeres dentro y fuera del parlamento (un 51%) o el mismo porcentaje de universitarios, asalariados, empresarios… Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas tanto en el Congreso como en los parlamentos autonómicos, mientras que los 'inmigrantes internos' (aquellos que han nacido en una comunidad diferente a la que han obtenido un escaño) tienen cada vez más representación en el congreso, pero no en las autonomías: "los parlamentos autonómicos se han ido cerrando a la población inmigrante".

Mientras que la edad media de los parlamentarios autonómicos es mas o menos la misma que la del resto de la sociedad (42 años), "la de los del Congreso ha aumentado ocho años, el doble de lo que envejece la edad media de la población". Aunque hay mucho más universitarios en los parlamentos que en la sociedad (más del 90%), desde la transición el número de universitarios ha pasado del 5% al 20%, diluyéndose ligeramente ese abismo. Los profesores y los abogados, eso sí, están sobrerrepresentados, mientras que "los empleados y trabajadores españoles son los que están más discriminados en la formación de las élites políticas".

¿Política institucional del enfrentamiento?

Un dato muy interesante dado por el especialista político fue que el 56% de las leyes aprobadas entre 1980 y 2007 han sido consensuadas, entiendo por consensuadas aquellas leyes votadas al articulado, cuyo 75% de artículos no ha recibido votos negativos. "En más de la mitad de la actividad legislativa en el período estudiado ha predominado el acuerdo, el pacto, la cooperación, frente al conflicto. ¿Tenemos realmente una política institucional de enfrentamiento?", se pregunta el sociólogo.

"Tenemos una elite política que cuando está en los parlamentos termina votando más en cooperación con los rivales que al contrario. La primera conclusión es que el conflicto político aumenta a medida que nos alejamos de la transición. No obstante, predomina la cooperación y el consenso sobre el disenso", resume.

En cuanto al tipo de leyes que provocan más consenso son aquellas que "están dirigidas a grupos específicos de la sociedad (ancianos, jóvenes, mujeres, infancia) seguidas de las leyes relativas a industria, comercio, turismo y energía. En tercer lugar encontramos las leyes que hacen referencia a servicios sociales y bienestar social. Por el contrario, las leyes que concitan menos cooperación entre los parlamentarios son aquellas que se dirigen a la obra pública (transportes, puertos, carreteras, infraestructuras), sanidad, y economía y hacienda". Coller cree que la sanidad, la economía o las infraestructuras son temas más vinculados con la ideología y generan, por tanto, mayor confrontación.

"Creo que es importante tener presente que la ciudadanía debe examinar a sus representantes con rigor y exigirles no solo que hagan bien las cosas, sino que tengan comportamientos ejemplares, que sean transparentes y que rindan cuentas más allá de las citas electorales", concluyó Xavier Coller.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2014 - 18:29 h

Descubre nuestras apps

stats