La portada de mañana
Acceder
La auditoría de la Iglesia detecta al menos 30 acuerdos con víctimas de pederastia
No es (solo) la sequía: cómo hemos llegado a los cortes en el grifo del agua
Opinión – Catalunya, un país de colonos, 'botiflers' y traidores, por Pere Rusiñol

El Condado de Huelva vira al PP con la polémica sobre los pozos ilegales de Doñana de fondo

El lince ibérico, animal símbolo de Doñana, preside la plaza principal de Lucena del Puerto.

Huelva, zona pegada a Doñana. Cinco pueblos, un conflicto (el del uso del agua), una polémica proposición de ley para amnistiar tierras regadas con pozos ilegales y, en medio, unas elecciones autonómicas en las que ha arrasado el Partido Popular.

"No vamos a seguir callados": los agricultores legales de Almonte cargan contra el indulto a regadíos en Doñana

"No vamos a seguir callados": los agricultores legales de Almonte cargan contra el indulto a regadíos en Doñana

Ese texto legal lo presentaron el PP, Ciudadanos y Vox en la cámara autonómica. El PSOE en el Parlamento se abstuvo (aunque en los ayuntamientos de la zona apoyó mociones en contra), y Unidas Podemos (ahora Por Andalucía) y los diputados no adscritos se posicionaron en contra de legalizar lo que se calculan serían 1.400 hectáreas de regadíos.

Es una zona donde la izquierda ha tenido siempre mayorías, alcaldías y éxito electoral. Sin ir más lejos, en las municipales de 2019, los socialistas fueron el partido más votado en cuatro de los cinco pueblos (en Almonte ganó una formación independiente). Y en las autonómicas de 2018, también fue el PSOE el más votado en cuatro de los cinco municipios (en todos menos Lucena).

La sombra de duda ahora es si los resultados de las elecciones del 19 de junio se pueden tomar como una suerte de respaldo a la propuesta de legalización de los regadíos que usan estos pozos ilegales, aunque apenas se han mencionado durante la campaña. Si esta polémica que ha dividido a los habitantes de la zona ha influido en el vuelco electoral que ha vivido la comarca. Lucena (61,27 % de los votos para el PP), Almonte (44,19 %), Bonares (39,65 %), Moguer (45,21 %) y Rociana (49,40 %), dejan a las claras que el PP ha logrado un apoyo nunca visto hasta la fecha, y que el voto a las derechas supera de calle al bloque de las izquierdas.

“No se pueden extrapolar los resultados”

La Plaza de la Constitución de Lucena del Puerto está presidida por un lince. Es una estatua de menos de medio metro del animal que es el símbolo indiscutible de Doñana por encima de cualquier otro. No es casualidad. Este municipio tiene al gran Parque Nacional como uno de sus referentes ambientales y económicos, y a la vez, es el que cuenta con más agricultores con riesgos ilegales, es decir, afectados por la polémica. El alcalde de la localidad, el independiente Manuel Mora, no quiere hablar con la prensa ni dar su opinión sobre si el conflicto abierto ha influido en los últimos resultados electorales. Pero sí lo hacen otros primeros ediles.

Rocío del Mar Castellano, también independiente y alcaldesa de Almonte, cree que “no existe relación” entre “la postura de nuestros vecinos respecto a la legalización de nuevas hectáreas de regadío” y el voto. “De hecho, el presidente Moreno no ha hecho mención durante la campaña a este tema”, puntualiza. Castellano está convencida de que “estos resultados no se pueden extrapolar a las elecciones locales, ya que en Almonte hay actualmente tres grupos políticos locales sin correlación a nivel autonómico. El PP de Almonte, que ha obtenido 3.422 votos frente a los 1.403 de las elecciones municipales de 2019, tiene que ser consciente de que tiene ”mucho voto prestado“ con el que no contarán el próximo 28 de mayo de 2023”.

No opina exactamente lo mismo Juan Antonio García, el alcalde socialista de Bonares, que tiene dudas. Asegura que “no tiene estadísticas” pero sí “instinto como alcalde”: “Ha podido influir en algo, no sabemos en cuánto”. “Nosotros hemos tenido un pronunciamiento que nos ha parecido muy serio, y puede ser que los que tienen un problema hayan visto nuestra postura como falta de apoyo; pero nuestra opción siempre es estudiarlo con seriedad y ver soluciones para los agricultores”. Aun así, defiende que “a lo mejor en algunos pueblos el castigo ha sido mayor, porque en Bonares hemos tenido un empate técnico, con solo cuatro votos más del PP que el PSOE”.

El alcalde independiente de Lucena, Manuel Mora, opina todo lo contrario: “Ha influido totalmente, y creo que en todos los pueblos. El PP ha ganado en todos los pueblos de más de 2.000 habitantes, todos los tramos de edad por encima de 30 años y en mayor nivel cultural. Se ha sumado nuestro problema concreto al voto de castigo a Pedro Sánchez”.

La ley del silencio

Lo que está claro es que la agricultura es el motor de todos estos pueblos, pero son pocos los vecinos dispuestos a comentar el asunto de los pozos de Doñana (antes y después de las elecciones) y se escuchan argumentos como “tengo un negocio abierto al público y no quiero problemas”. Los que lo hablan, lo hacen abiertamente en el bar, hasta que tienen constancia de que comparten barra con un periodista.

Junto al Ayuntamiento de Lucena, varias personas de origen magrebí comparten la cola del cajero automático de La Caixa con vecinos de la zona. Es un sitio tan bueno como cualquier otro para preguntar si alguien conoce a algún agricultor que riegue con “agua ilegal”. La quinta persona de la fila es un hombre de unos 60 años, que grita desde atrás: “Yo soy uno, qué pasa”. Tres minutos después, con un café en un bar cercano, se identifica: “¿Va a poner en el periódico mi nombre de verdad? Pues me llamo Anselmo Fuerte”. A este campero le sorprende que el reportero conozca a aquel ciclista madrileño que alcanzó cierta fama a finales de los 80, pero no le da más importancia al hecho de que no quiera dar su nombre real ni salir en fotos. 

“El parque tiene agua para todo el mundo”

Así que el agricultor con pseudónimo de ciclista se lanza a explicar que “toda la vida he votado al PSOE, pero si me quieren dejar sin tierras no pretenderán que les vote”, asegura mientras saca un folleto de Vox de una pequeña carpeta: “Casi voto a estos, pero al final me lo pensé mejor”. Anselmo defiende que su situación es “alegal, no ilegal”, y que “de toda la vida de Dios” hemos regado así. “El parque tiene agua para todo el mundo -sentencia- y quien diga que no es que no lo ha pisado en su puta vida”. Anselmo no tiene en cuenta los numerosos informes científicos nacionales e internacionales que aseguran que seguir extrayendo sin control de los acuíferos subterráneos de Doñana sería la muerte para el parque y su ecosistema. Tampoco ha valorado la postura del Gobierno central que afirma que no se puede autorizar el uso de más agua en la zona.

En su entorno, dice, hay como poco 30 agricultores, algunos con todo en regla, que han pasado de votar izquierda a decantarse por PP y Vox. Lo que aleja la tesis de la influencia de los polémicos pozos ilegales en la decisión de voto en esta ocasión. Anselmo afirma que no se ha planteado votar a Ciudadanos, “porque no sé ni qué es”. El mensaje de Juan Marín no ha calado tampoco en esta comarca.

Así las cosas, ¿cuál es el pulso de los vecinos? El mismo agricultor hace un vaticinio: “Te apuesto lo que quieras a que de aquí a tu coche le preguntas a diez y nadie contesta”. Y acierta. Son ocho, en realidad, pero nadie se quiere pronunciar abiertamente sobre algo tan delicado en un pueblo de menos de 3.400 habitantes, donde o casi todos se conocen o casi todos son familia.

“No es por los pozos, es por el abandono”

¿Qué ha ocurrido para que una comarca agrícola que tradicionalmente votaba a la izquierda vote a la derecha de forma mayoritaria? El presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, no ha visto cosa igual en los 53 años de vida que cumplirá el próximo 8 de enero. “Por encima de este tema en concreto, los vecinos están muy descontentos por el abandono de los gobiernos socialistas desde siempre a la agricultura de la comarca”, y rápidamente pone un punto encima de la mesa: “No hablamos de agua, ni de pozos. Queremos que se hagan los embalses (que se ejecute la ley de trasvase de 2018), que haya agua de superficie para cerrar todos los pozos de Doñana, en una comarca cuyo sostén económico es la agricultura”.

Para ello, recuerda que hacer el trasvase del Tinto, Odiel y Piedras a la cuenca del Guadalquivir, que depende del desdoble del túnel de San Silvestre, terminar la presa de Alcolea y hacer las obras de conducción de agua hacia el Condado: “La presa se empezó en la primera legislatura de Rajoy. Está a un 40 % más o menos, pero se rescindió el contrato a la empresa, y, desde entonces, nada”.

El presidente del PP de Huelva advierte de que los resultados son para que el PSOE reflexione. En el PSOE se remiten a las declaraciones de semanas atrás del secretario de Agricultura y Ganadería de la Ejecutiva socialista de Huelva, y mencionado alcalde de Bonares, Juan Antonio García, que sostuvo que el planeamiento de la Proposición de Ley es “un disparate, el texto carece de rigor desde un punto de vista legislativo, dificilísimo de aplicar en un entorno sensible y complejo como es nuestro Parque Nacional de Doñana”.

La realidad es que el vuelco electoral ha tenido lugar en toda Andalucía. Y que el comportamiento del voto autonómico no tiene por qué ser el mismo que el municipal. Haya influido (poco o mucho) el asunto de los regadíos en la elección de las papeletas de la comarca, pasado el día de las urnas, la polémica sigue abierta. Ahora falta solo saber si la modificación del Plan de la Corona Norte de Doñana sigue adelante o se matiza en la nueva agenda con mayoría absoluta de Moreno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats