Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Junts impide al Gobierno asentar la legislatura
CRÓNICA | La pinza del PP y Junts golpea dos veces a Sánchez
OPINIÓN | El 'caso Peinado' y los múltiples culpables, por Rosa María Artal

La Junta de Andalucía recorta el complemento salarial por rendimiento al personal sanitario sobre su trabajo durante la pandemia

El SAS no pagará el 100% del complemento salarial por haber trabajado durante la crisis de la Covid-19

Álvaro López

1

La sanidad pública andaluza sigue en pie de guerra por las decisiones que está adoptando la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía con los sanitarios. La última vuelve a afectar a su bolsillo. Al mismo tiempo que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha prescindido de 8.000 profesionales contratados como refuerzos frente a la Covid-19, (y contratado por seis meses 12.000) también le ha recortado el complemento salarial por rendimiento correspondiente al año 2020 a sus casi 100.000 trabajadores. Es decir, han percibido menos dinero justo en el año en el que han tenido que lidiar contra la pandemia del coronavirus. Al contrario de lo que esperaban sanitarios y sindicatos, la Junta no ha premiado su esfuerzo al no abonarles el 100% del complemento por el trabajo hecho en plena crisis de la Covid-19. Mientras, el SAS no ha respondido a las preguntas de este medio.

El llamado Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) implantado en España en 2003 y gestionado por cada comunidad autónoma, sirve para incrementar los sueldos de los profesionales del sistema sanitario público. Si cumplen una serie de objetivos individuales y colectivos (del centro en el que trabajan), cada trabajador percibe una cantidad anual extraordinaria que es un premio o un reconocimiento al buen hacer del trabajador durante ese año. Como tiene una finalidad tan concreta, el personal del SAS esperaba que su rendimiento laboral del año pasado, en plena pandemia, fuese reconocido completamente, ignorando objetivos puntuales; porque su trabajo fue muy superior al que habrían realizado en cualquier otro momento. Pero no ha ocurrido así.

Al revés, el CRP que perciben los sanitarios andaluces acumulaba ya un impago del correspondiente al año 2019 sobre el que incluso llegó a pronunciarse el gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán. Hace tan solo seis meses, aseguró que se abonaría el 24% que faltaba, aunque el presupuesto ya estaba “cerrado y gastado”. Sin embargo, el ingreso de la última parte del CRP correspondiente a 2020 no solo no parece que haya saldado la deuda del de 2019, sino que los sindicatos entienden que se le ha metido un “tijeretazo” al complemento y se les ha dejado de pagar lo máximo posible, algo que consideran injusto por haber “arriesgado incluso sus vidas” en plena pandemia.

Decisión del SAS

Según explica Antonio Macías, portavoz de UGT Salud, “todos los centros de salud y hospitales han decidido darle un 10 a sus trabajadores para que cobren al completo el complemento salarial por rendimiento”. Pero los servicios centrales del SAS, que gestionan los objetivos de cada centro como colectivo, no han adoptado la misma política, aplicando sus propios baremos y negando que se hayan cubierto todas las metas propuestas. De esa forma, la parte del complemento salarial que percibe el personal como parte de un colectivo, centro de salud, hospital o unidad de trabajo, no se ha abonado al 100%, provocando que el CRP haya sufrido un recorte.

El recorte que han sufrido de este complemento los profesionales del SAS oscila entre el 15% y el 40% en algunas categorías, según cifras de UGT, y de media un 10%, según datos de CCOO. El Sindicato Médico calcula que los médicos de Atención Primaria han sido los que han salido peor parados, llegando a perder el 50% del complemento, mientras que los de atención hospitalaria sí han percibido en torno al 80% del CRP previsto. Como se puede comprobar, como el SAS no aporta información concreta sobre estos complementos, el recorte se calcula directamente sobre los ingresos que han percibido estos días los trabajadores sanitarios y comprobando que no han recibido el máximo posible.

Para entenderlo mejor, si el máximo complemento anual por rendimiento que puede llegar a cobrar un médico de Atención Primaria son unos 7.500 euros al año, si el recorte que han padecido coincide con las cifras del Sindicato Médico, habrán cobrado un extra de 2.750 euros por su trabajo durante el año 2020, a pesar de, como explican los sindicatos, haber sido la puerta de entrada de los contagiados por Covid-19 y haber expuesto su salud y la de sus familias. Una cifra que tampoco es la que han ingresado ahora porque los pagos se han hecho en diferentes tramos. El SAS pagó parte del CRP en enero, en junio y ha pagado el resto ahora en octubre. Como ese era el último ingreso previsto, ya saben cuánto les ha recortado la Junta de Andalucía.

Opacidad en los criterios

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la plantilla del SAS con respecto al complemento es precisamente ese: la falta de información sobre cómo se calcula. “Nadie sabe cómo se hacen las evaluaciones”, lamenta Antonio Macías de UGT. “Por el trabajo que se ha hecho en 2019, 2020 y 2021 entendemos que la valoración tanto individual como colectiva no tendría ni que evaluarse para saber que el esfuerzo no ha sido del 100%, sino del 150% como poco”. Sin embargo, el SAS ha decidido medir ese desempeño con sus propios criterios y no le pagará el complemento al completo a sus trabajadores. Una cuestión por la que ha amagado con dimitir la cúpula del Servicio Andaluz de Salud en Córdoba y en el distrito Guadalquivir, según explican fuentes sindicales.

“Nos parece un insulto. No sabemos ya cómo calificarlo, porque después de lo que hemos estado dando durante la pandemia, con compañeros arriesgando su vida y algunos que han muerto, tratarnos de esta manera, económicamente hablando, es una falta de respeto”, dice Carmen Serrano, portavoz del Sindicato Médico. Su sección sindical es la que señala que los médicos de la Atención Primaria han sido los más perjudicados por el recorte del complemento y tiene una explicación difícil de asumir. “Como en Primaria durante los meses de la pandemia no se podía hacer atención directa, el SAS se comprometió a que no iba a poner mucho la lupa porque no podían estar trabajando en casi nada que no fuese el control del coronavirus, pero ha hecho todo lo contrario. Los compañeros no están cabreados, sino que ya no tienen ni ánimos para quejarse”.

“Ejercicio de trileros”

Además aseguran que la opacidad a la hora de evaluar el CRP es tal que los sanitarios que quieren ver el informe de productividad, por el que se calcula el complemento, solo tienen acceso al de 2018. Ni rastro del de 2019 y mucho menos del de 2020. “Están haciendo un ejercicio de trileros. Nos quitan de un lado para ponernos en otro y creemos que con este pago aún están equilibrando lo que nos debían de 2019”, lamenta Rafael González de CCOO en el sector de Salud. El portavoz sindical anuncia que también se movilizarán por este recorte, además de por el despido de los 8.000 refuerzos frente a la Covid-19. “Nos han recortado en el 100% de los objetivos. Objetivos que no han sido valorados porque la actividad ha sido Covid y esta se ha cumplido al 200%”, denuncia Fayna Gómez del sindicato de Enfermería SATSE.

Mientras el SAS ha convocado una reunión de urgencia con los sindicatos para este miércoles para abordar el asunto, guarda silencio a preguntas de este medio. Para Antonio Macías de UGT, Salud está “prostituyendo este complemento que ni siquiera es transparente”. A su juicio, “se ha convertido en un cajón del que detraen lo que quieren”. Como ejemplo, recuerda la paga por la Covid-19 que les ofreció la Junta de Andalucía el año pasado y que apenas era de unos 500 euros, mientras ahora les están quitando más del doble de esa cantidad en sus complementos. Mientras, la Junta inaugura estatuas que homenajean el trabajo de los sanitarios, al portavoz de UGT esa actitud le parece cínica: “Están usando nuestro dinero para levantar monumentos. No queremos más. Queremos que nos paguen lo que nos tienen que pagar”.

Etiquetas
stats