Marín quita hierro a que su audio se grabase con el Presupuesto andaluz en marcha: “Qué más da julio o septiembre”

Juan Marín y Juan Bravo se felicitan ante Juan Manuel Moreno tras aprobar el presupuesto de la Junta para 2021.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, ha restado importancia al momento exacto en el que se grabó el audio, filtrado por sus compañeros de Ciudadanos, en el que califica de “estúpido aprobar el Presupuesto en un año electoral”. “Los Presupuestos se elaboraron en octubre y se registraron el 3 o el 4 de noviembre, ¡qué más da que la reunión fuera en julio o en septiembre!”, ha asegurado este jueves el dirigente regional de Cs. En realidad, la Consejería de Hacienda aprobó la orden para empezar a elaborar las cuentas de 2022 a principios de junio, a petición expresa del presidente Juan Manuel Moreno, que quiso mandar un mensaje claro en el Parlamento de que su intención era agotar la legislatura.

Marín ha cambiado el guión de sus explicaciones sobre el polémico audio, después de que un grupo de diputados críticos con la dirección regional, presentes en la reunión donde fue grabado, fecharan esas declaraciones el 1 de septiembre, cuando el diseño del Presupuesto para 2022 ya llevaba tres meses en marcha, y no en el mes de julio, como ha defendido el vicepresidente tras la filtración del audio.

El presidente Moreno había anunciado en sede parlamentaria el pasado mes de junio, “como corresponde”, que acababa de encargar al consejero de Hacienda, Juan Bravo, la elaboración de la envolvente financiera, los números macro de las cuentas para 2022, último año del mandato. El 8 de junio, la Consejería de Hacienda aprueba una orden por la que se dictan normas para la elaboración del Presupuesto de la Junta para 2022, publicado en el BOJA dos días después. “Uno de los puntos focales del ejercicio 2022 serán los fondos europeos del programa Next Generation EU que deberán aportar un impulso decisivo a la inversión en la comunidad autónoma”, reza la orden, redactada por el consejero del ramo. Y añade: “Se trata de lograr el máximo aprovechamiento de este programa financiero extraordinario de la Unión Europea, asegurando que la recuperación del crecimiento tras el impacto de la pandemia conduzca a una economía más verde, más digital y creadora de empleo de mayor calidad”.

Ese mismo mes, Bravo ya se reúne para negociar las cuentas con Vox, y constata que sus socios se han instalado en la exigencia permanente de un adelanto electoral. Al activar la maquinaria del Presupuesto, Moreno estaba lanzando un mensaje claro: su intención era acabar el mandato. A principios de septiembre, el nuevo secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas envió una carta al presidente andaluz ofreciéndose a negociar el Presupuesto de 2022. El 1 de septiembre, el grupo parlamentario Ciudadanos [21 diputados, consejeros y a presidente de la Cámara, Marta Bosquet], se reunió en la sala 2 del Parlamento y su líder hizo un balance del inicio del nuevo curso político.

Cuatro diputados díscolos, presentes en esa reunión, aseguran que el audio que ha dinamitado la hoja de ruta de Moreno esta semana fue grabado en aquella reunión a puerta cerrada, y no en el mes de julio, como ha defendido el vicepresidente en numerosas entrevistas e intervenciones ante los medios tras conocerse la grabación. Preguntado si su audio corresponde a aquella reunión de inicio de curso, Marín ha admitido no saber si su discurso es de julio o de septiembre: “Pues no lo sé. Yo me reúno todos los meses, pero la Cadena Ser ha dicho que fue en julio, habrá que preguntarle al que lo filtró”.

En el audio de ocho minutos, el vicepresidente explica a los suyos que el Gobierno andaluz va a “presentar unos Presupuestos para que nadie los apruebe”; que aprobar las cuentas nuevas “en un año electoral” es “estúpido”, y que “supondrían un lastre”, porque impedirían vender gestión en plena campaña. “Nosotros necesitamos vender estirón”, añade. Se muestra a favor de la prórroga presupuestaria y en contra de negociar las cuentas con el PSOE para “quitarle la posibilidad de ser útil” como oposición. Sus declaraciones desnudan una estrategia tacticista y electoral que contradicen el discurso público del Gobierno y del propio presidente Moreno, de ahí el cabreo monumental que ha provocado en San Telmo.

La importancia de la fecha

La fecha de la reunión en la que se produjo la grabación no es más importante que el contenido mismo del audio, pero juega un papel fundamental en las explicaciones que ha dado a posteriori el vicepresidente. El propio Gobierno andaluz se ha aferrado a esa versión sobre el calendario presupuestario. Tras la filtración, Marín hace una ronda de entrevistas por varias cadenas de radio y televisión y justifica sus palabras en que el contexto presupuestario en julio -cuando fechaba la grabación- era “totalmente distinto” al de septiembre. En un primer momento, el PP andaluz trató de escudar al vicepresidente e hizo suyas sus explicaciones sobre el cambio del escenario presupuestario: “En junio no era lo mismo que en septiembre”. El consejero Bravo y el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, también insistieron en la misma idea: “El vicepresidente no piensa hoy lo mismo que entonces”.

A Marín le han preguntado este jueves si todas sus explicaciones sobre el momento en el que califica de “estúpido la aprobación del Presupuesto en año electoral” valen tanto si se hicieron en julio o en septiembre, cuando Hacienda llevaba tres meses trabajando las cuentas y reuniéndose con los grupos de a oposición. El vicepresidente se ha reiterado en que “fuera en julio o en septiembre da igual, la situación era la misma hasta que el 19 de octubre se reunió el consejero de Hacienda con los grupos. ¿Qué más da? Fíjese si da igual que Vox tenía redactada su enmienda a la totalidad el día 4 de noviembre [día en que el Parlamento registra el proyecto de ley de Presupuestos]”.

Marín puso mucho énfasis en ubicar sus controvertidas palabras en julio, como publica la Cadena Ser, alegando que ese mes el Ministerio de Hacienda había trasladado a la Junta un escenario de caída de ingresos tributarios del sistema de financiación autonómica, la eliminación del Fondo Covid y que el margen de endeudamiento de las comunidades se estrechó del 1,6 al 0,6% del PIB, “restando a Andalucía 2.346 millones de euros respecto al presente ejercicio”. “Tenemos ya unas cuentas públicas ¿Para qué hacer otras que van a implicar recortes y que no vamos a poder prácticamente ejecutar? Es de una lógica aplastante que habría que hacer recortes”, dice en el audio.

El PP andaluz se ha desmarcado de este análisis, ha calificado de “error” estas declaraciones y algunos diputados le acusan de haber dañado la imagen del Gobierno y del propio presidente. “Marín no se entera. Los recortes habría que hacerlos también con un Presupuesto prorrogado y, en todo caso, si hay que hacerlos el Gobierno no puede esconder la cabeza bajo la tierra como un avestruz, sino cumplir con su responsabilidad”, explican fuentes populares.

A lo largo del día, y tras muchas explicaciones sobre el polémico audio, Marín termina señalando como responsable de la filtración a la dirección nacional del PP, singularmente a su ex secretario de Organización, Fran Hervías, que ahora trabaja para el número dos de Génova, Teodoro García Egea. Esta acusación, sin pruebas, provoca “indignación” entre los populares andaluzas, que empiezan a marcar distancias y a criticar duramente al vicepresidente en público y en privado. Este jueves, el vicepresidente ha retirado la acusación contra Génova -aunque sigue señalando a Hervías- y ha asegurado que “el único responsable” de la filtración es “el diputado de Cs” que la hizo pública.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats