Diputados de Cs desmienten a Marín y revelan que el audio es de septiembre, con el Presupuesto ya en marcha

El vicepresidente andaluz y líder regional de Ciudadanos, Juan Marín, habla con su grupo parlamentario el pasado 1 de septiembre.

El desgarro interno del grupo parlamentario Ciudadanos [21 diputados] se ha convertido en "un problema serio" para el Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno a las puertas de un año electoral. El audio en el que el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, reconoce en una reunión privada con sus diputados que "es estúpido aprobar un Presupuesto en año electoral" ha echado por tierra la imagen de estabilidad del Ejecutivo de coalición PP-Cs, el gran valor político del presidente Moreno. También ha dinamitado las negociaciones con la oposición para sacar adelante el Presupuesto de 2022, allanando el terreno a un adelanto electoral, como exige Vox, como espera la dirección nacional del PP y como sugieren algunos dirigentes populares del entorno de Moreno.

Juan Marín acusa a Génova de filtrar su grabación para forzar un adelanto electoral en Andalucía

Juan Marín acusa a Génova de filtrar su grabación para forzar un adelanto electoral en Andalucía

La grabación, filtrada desde el sector crítico de Cs y enfrentado a Marín, se ha hecho pública 48 horas antes del plazo para presentar una enmienda a la totalidad contra el Presupuesto de Andalucía, y en la semana clave del congreso del PP andaluz que pretendía apuntalar el liderazgo de Moreno y su gestión al frente de la Junta. El polémico audio ha vigorizado a la oposición en bloque que, por primera vez en la legislatura, va dos pasos por delante del Ejecutivo de PP y Cs.

El problema, argumentan en el Palacio de San Telmo, es que la grieta de Ciudadanos por la que se ha colado el audio de Marín sigue abierta, y "no es descartable" que aparezcan nuevas grabaciones que zarandeen la estabilidad del Gobierno y sirvan de munición a los grupos de la oposición. De hecho, este miércoles, mientras los populares hacían este balance de daños, del sector crítico de Cs han surgido algunas voces que aseguran que la reunión del grupo parlamentario en la que fue grabado Marín no tuvo lugar el pasado mes de junio, como asegura el vicepresidente, sino el 1 de septiembre, cuando la Junta ya tenía la envolvente financiera del Presupuesto y se conocía el dopaje de los fondos europeos que iba a recibir [el proyecto de ley no sería aprobado en Consejo de Gobierno y remitido al Parlamento hasta el 3 de noviembre]. Preguntada al respecto, la portavoz del grupo, Teresa Pardo, no lo ha confirmado ni lo ha desmentido, y se ha limitado a insistir en que era "una reunión privada" de la que "no puede hablar". Fuentes próximas al vicepresidente admiten que "pudo ser" en septiembre, y que fue una charla "de cara al segundo periodo de sesiones", que se inició en septiembre.

La importancia de la fecha

El cambio de fecha es importante, porque Marín justifica sus palabras en que el contexto presupuestario en junio era "totalmente distinto" al de septiembre. El PP andaluz, muy molesto por estas declaraciones, también se ha aferrado a la explicación sobre el cambio del escenario presupuestario -"en junio no era lo mismo que en septiembre"- y ha asegurado que el vicepresidente "no piensa hoy lo mismo que entonces", aunque Marín se ha pasado toda la mañana de este miércoles reafirmándose en las declaraciones que recoge la grabación.

El vicepresidente asegura que en junio el Ministerio de Hacienda trasladó a la Junta un escenario de caída de ingresos tributarios del sistema de financiación autonómica, la eliminación del Fondo Covid y que el margen de endeudamiento de las comunidades se estrechó del 1,6 al 0,6% del PIB, "restando a Andalucía 2.346 millones de euros respecto al presente ejercicio". "Tenemos ya unas cuentas públicas ¿Para qué hacer otras que van a implicar recortes y que no vamos a poder prácticamente ejecutar? Es de una lógica aplastante que habría que hacer recortes", dice en el audio.

En el PP andaluz no ocultan su malestar: "El problema es que Marín no se entera y no sabe cómo funciona un presupuesto, porque esos recortes habría que hacerlos con presupuesto nuevo y con uno prorrogado". Preguntado sobre este análisis del vicepresidente, el portavoz popular en la Cámara, José Antonio Nieto, ha dicho: "Esa pregunta se la tiene que hacer a Marín". Y añade: "Que si hubiera preferido que no se hicieran esas declaraciones en un ámbito privado, ojalá. Un error lo tiene cualquiera, pero yo creo que Marín ya no piensa hoy lo mismo que entonces". Nieto asegura que el audio "no daña la imagen de estabilidad del Gobierno de coalición".

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, niega tajantemente los números de Marín y le acusa de "falsear y mentir". Las entregas a cuenta del Gobierno a Andalucía en 2020 se incrementaron un 4,12% respecto al año anterior, según la ministra, que denuncia que la Junta "no pudo gastar la totalidad del dinero que le entregó el Gobierno de España y terminó el ejercicio con superávit en un año de pandemia". Montero recuerda que en 2022 Andalucía recibirá unas transferencias extras de 1.141 millones de la condonación de la liquidación negativa del sistema de financiación y 570 millones de la compensación por el IVA de 2017. Es decir, además de los 1.306 millones adicionales de entregas a cuenta que recibirá en 2022 con cargo al sistema de financiación autonómica, Andalucía recibirá una financiación extra por más de 1.700 millones de euros, además de los más de 5.800 millones de fondos europeos (la mitad de los cuales son partidas sin ejecutar que ya se conocían en junio).

En en el mes de junio, cuando Marín ubica su grabación, se habían producido relevos en los puestos más relevantes del grupo Cs: Marín cambió al portavoz y al portavoz adjunto -ubicados en el sector crítica a su dirección- y colocó a personas afines. También se movieron a diputados de las portavocías de algunas comisiones parlamentarias. El 1 de septiembre, según cuatro personas presentes del grupo parlamentario, se reunieron los 21 diputados y los consejeros de Cs, más la presidenta de la Cámara, Marta Bosquet, convocados primero en la sala de comisión 3, que luego cambió a la sala 2. El nuevo secretario del grupo, Enrique Moreno, explicó los cambios de diputados en comisiones y luego dio la palabra al líder regional.

Según varios diputados del ala díscola de Cs, en la reunión del 1 de septiembre el vicepresidente andaluz hizo un balance del arranque del nuevo curso político "durante 50 minutos", y expuso sus argumentos contrarios a aprobar el Presupuesto de 2022, en contradicción palmaria con lo que defendía en público Moreno y todo su Ejecutivo, y que fueron recogidos en la grabación difundida esta semana por la Cadena Ser. “Tenemos que ver si nos interesa como Gobierno aprobar los Presupuestos de 2022 en año electoral. ¿En año electoral nos podemos permitir el lujo de presentar un presupuesto? Yo creo que no. Es estúpido. Ningún Gobierno aprueba presupuestos en el último año de legislatura, pero no porque no pueda aprobarlos, sino sencillamente porque no interesa aprobarlos y por eso se prorroga, nada más”, se escucha a Marín en el audio.

Táctica electoralista

Marín desgrana una táctica electoralista, que nada tiene que ver con aprobar "los Presupuestos de la recuperación, los más importantes de la legislatura". También insta a su grupo a postergar la aprobación de la futura Ley andaluza del Suelo, una de las normas clave del Ejecutivo de Moreno, para evitar un adelanto electoral, y por último, subraya que hay que "quitarle al PSOE la posibilidad de demostrar que puede ser útil en esta legislatura", oponiéndose al acuerdo presupuestario con los socialistas.

El pasado verano, en San Telmo sí se barajaba la prórroga del Presupuesto porque Vox, su socio de legislatura, ya había empezado a exigir un adelanto electoral y se daba por hecho que el Gobierno andaluz no contaría con mayoría parlamentaria para sacar adelante sus cuentas. Esa tesis cambió el 1 de octubre, cuando el nuevo secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, reescribe el guión de oposición y ofrece a Moreno un pacto político "inédito" PP-PSOE para facilitar con su abstención la aprobación del Presupuesto de 2022. Sobre las palabras de Marín contra los socialistas, el portavoz popular ha admitido que "si aprobar el Presupuesto es dar un balón de oxígeno a Juan Espadas, yo creo que vale la pena dárselo. Y si es dar un balón de oxígeno a Vox, bienvenido sea".

El alcance del audio de Marín ha provocado un terremoto político que ha llegado hasta Madrid. Por el quién (el vicepresidente andaluz y líder regional de Cs), por el qué (un Presupuesto que públicamente han defendido) y por el cuándo (a 48 horas de que expire el plazo para presentar enmiendas y en la antesala del congreso del PP-A). Marín, sin embargo, ha centrado sus esfuerzos por justificar sus palabras en el cuándo -junio-, y a ese relato se ha agarrado como un clavo ardiendo todo el Ejecutivo.

El vicepresidente se ha ratificado en sus declaraciones este miércoles en varias entrevistas radiofónicas, ha señalado como responsable de la filtración a la dirección nacional del PP -singularmente a su último fichaje, el ex secretario de Organización de Cs, Fran Hervías- y ha concluido que el adelanto electoral "le interesa a Ferraz y a Génova" (sedes nacionales de PSOE y PP). Desde Génova niegan cualquier participación y el entorno de Hervías recuerda que lleva "dos años sin cargos en Cs", que no estuvo en la reunión del grupo y que hace "ocho meses que entregó el carné del partido". "Le achacan todo a él, pero el problema lo tiene más cerca", dicen.

Lo cierto es que la grabación puede precipitar un adelanto electoral que Moreno siempre ha descartado, porque su discurso público y privado siempre ha defendido la necesidad de aprobar el último Presupuesto del mandato -"el de la recuperación"- y agotar la legislatura. Fuentes de San Telmo descartan la implicación del entorno de Pablo Casado, aunque éste sí se ha posicionado a favor de un adelanto en Andalucía, toda vez que una victoria rotunda de Moreno afianzaría la marca del PP en el tablero político nacional, como ocurrió tras las elecciones madrileñas.

Tampoco descartan que la filtración saliera "de manos de un diputado cabreado de Cs y fuera a parar a manos del PSOE", que se ha aferrado al audio para romper la negociación presupuestaria con la Junta. Las cábalas son muchas y variadas. En el PP andaluz aseguran que "la mayor certeza ahora es que el cisma interno en Cs trasciende lo político" y que algunos diputados mantienen una rivalidad personal con Marín, que no atiende a las consecuencias para el partido ni para el Gobierno, "y eso nos preocupa mucho".

Moreno, fuera del foco público

La rama popular del Gobierno andaluz, muy cabreada con el giro brusco que acaba de dar la legislatura, trata de encapsular la figura de Moreno, que lleva casi 48 horas apartado del foco público, cuando lo habitual desde hace meses es que comparezca en un acto público casi diariamente. "Es una opinión personal del líder regional de Cs, Moreno no comparte ni el fondo ni la forma", explican desde San Telmo.

El portavoz popular se ha esforzado en mantener viva la posibilidad de un acuerdo in extremis con la oposición para sacar adelante el Presupuesto, aunque la extrema derecha ha registrado esta mañana su enmienda a la totalidad -que llevaba fecha del 4 de noviembre, un día después de que el proyecto de ley de Presupuestos se registrara en el Parlamento- y el PSOE lo hará este jueves. El partido de Santiago Abascal pide la dimisión de Marín y el adelanto electoral inminente. Los socialistas descartan volver a negociar las cuentas y buscan cómo forzar la comparecencia del presidente andaluz para que dé explicaciones en la Cámara.

Con todo, el próximo Pleno de la Cámara ofrecerá dos versiones de la situación política actual: el día 24 la oposición en bloque tumbará las cuentas del Gobierno, con tres enmiendas a la totalidad -Unidas Podemos, Vox y PSOE- que se votarán conjuntamente; y en la jornada del día siguiente, la Cámara aprobará la Ley del Suelo, con la connivencia de Vox (que cambia su voto de abstención a sí) y de los socialistas, que se mueven entre la abstención y el sí.

Esta doble vertiente permite al líder socialista Juan Espadas visibilizar su estrategia de oposición útil, capaz de consensuar una ley importante con el Gobierno de derechas, pero también apartarse del pacto presupuestario, que tantas ampollas estaba levantando en su partido. En el congreso regional del PSOE-A, la líder regional de CCOO, Nuria López, pidió a los socialistas que impulsaran una enmienda a la totalidad del Presupuesto y recibió un sonoro aplauso de los asistentes, desnudando el sentir general de la mayoría contraria al pacto con el PP.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats