eldiario.es

9

ARAGÓN

“Vi a mi madre con esos matones y no se supo nada más”, Felipa, Ramona, Antonia y Modesta vuelven a casa 82 años después

El próximo 3 de febrero, los restos exhumados de estas cuatro vecinas de Murillo de Gállego (Zaragoza), asesinadas en Biscarrués en 1936, serán entregados a sus familias

22 personas fueron apresadas el 18 de septiembre de 1936 en Murillo. Su recuerdo, a través de la remembranza de familiares y vecinos, quedó plasmado en el documental Los que callaron, los que quedaron, de Felipe Osanz

“Mi tía Rosalía siempre decía que se les veían los pies por debajo de la manta, y que se preguntaba: ¿quiénes serán estas pobres mujeres? Sin saber que una era su hermana”. 

Crímenes bajo tierra durante 82 años que ven la luz: cuatro mujeres exhumadas en Biscarrués

Los vecinos trasladaron los cuerpos desde las afueras de Biscarrués a una fosa en el cementerio de Murillo de Gállego

Los vecinos trasladaron los cuerpos desde las afueras de Biscarrués a una fosa en el cementerio de Murillo de Gállego aciamenguerra.blogspot.com / Murillo de Gállego (Zaragoza)

Las palabras se entrecortan. El poso del tiempo y la asunción de unos hechos que cambiaron sus vidas son insuficiente anestesia. Fue la última vez que las vieron. El postrero recuerdo de una madre, una tía o una hermana. 82 años después regresan. Y con ellas la emoción, la rabia, el dolor y la incomprensión que nunca se fueron. Gracias a las investigaciones de Antonio Ubieto y la cámara de Felipe Osanz, su vida es historia y su historia está viva.

El 18 de septiembre de 1936, dos meses después del fatídico golpe de Estado en España, 22 personas fueron apresadas en Murillo de Gállego (Zaragoza): “Había mucha gente por el monte y los caciques de Murillo dijeron que volvieran al pueblo, que nada les iba a pasar, pero al llegar les rodearon y se los llevaron”. Lo que sucedió aquel día, y en los siguientes, es otro episodio de la historia negra que se esparce por pueblos, aldeas, cunetas y cementerios de este país.

Las frases son de vecinos y familiares que observaron la atrocidad. Muchos años más tarde, esos mismos ojos (otrora infantiles e ingenuos y de nuevo llorosos) miraron a la cámara de Osanz para recordarlo. Son “Los que callaron, los que quedaron”.

Los que siguen preguntándose por qué y evocan imágenes que se grabaron en su memoria: “Un panadero le dijo a mi madre: mira qué lista tenemos para limpiar Murillo”, recuerda uno. “En Murillo nadie se esperaba la catástrofe, nos cogieron a todos en casa”, rememora su vecina.

“A estas cuatro también, y después las mataron en Biscarrués”

Y entre esas personas apresadas estaban Felipa Larraz Beitia, Ramona Barba Marcuello, Antonia Larraz Giménez y Modesta Rasal Vera. “Llegó el jefe y dijo: a estas cuatro echarlas también. Iban cuatro mujeres y las echaron en el camión”. Fue la última vez que las vieron con vida: “Vi a mi madre saliendo de casa y marchando con esos matones… y ya no se supo nada más”.

Las 22 personas fueron fusiladas. Algunas en Ayerbe: “Pararon allí, los traían en un camión, y los llevaron atados hasta este muro. Aquí los picaron. Mira, mira, aún se notan las balas”, y señala los agujeros en la piedra. El plomo que sesgó la vida de sus paisanos.

También en Agüero: “Aquí mataron a 12”, relata un vecino con la entereza que da la vejez: “Llamaron a otra gente del pueblo para que vieran cómo los mataban y los enterraran. Traían a gente de izquierdas para que lo vieran, les daban un escarmiento, pero, claro, tenían mucho miedo de que los fueran a matar a ellos también”.

A Felipa, Ramona, Antonia y Modesta las mataron a las afueras de Biscarrués, a menos de 20 kilómetros de Murillo de Gállego. “Las llevaban en un ‘vulquete’, tapadas con una manta, yo tenía y siete años y pensaba: ¿a quién le habrá tocado?”. La imagen quedó perenne en el recuerdo de más vecinas: “Mi tía Rosalía siempre decía que se les veían los pies por debajo de la manta, y que se preguntaba: ¿quiénes serán estas pobres mujeres? Sin saber que una era su hermana”.  

Entrega de los restos exhumados

Sus cadáveres fueron recogidos por vecinos del pueblo y trasladados a una fosa del cementerio. Allí permanecieron 82 años, hasta que, a mediados de 2018, se puso en marcha el proyecto para recuperar sus restos. Los trabajos fueron promovidos por la Asociación para la Investigación y la Recuperación de la Memoria Democrática de Aragón (Aidos) y dirigidos por el arqueólogo Hugo Chauntón.

El domingo 3 de febrero se realizará un acto de entrega de los restos a los familiares (que siempre colaboraron en la exhumación) y se procederá a la inhumación en el cementerio de Murillo de Gállego.

Allí estarán algunos de “los que se quedaron”, preguntándose “por qué”; repitiendo que perdonan, pero no olvidan; asumiendo que se fueron: “Aun no me he hecho a la idea de que estén muertos, recientemente soñaba muchas veces que volvían”. Pidiendo “que no se vuelva a repetir”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha