La portada de mañana
Acceder
El PSOE hace equilibrios para renovar el Poder Judicial entre los vetos del PP a Podemos
Los 15.000 inmuebles que la Iglesia sumó a su patrimonio con inmatriculaciones
Opinión - No, no ha lugar, por Esther Palomera

Macron plantea la prohibición de la publicidad de energías fósiles en su proyecto de ley sobre el clima

El presidente francés, Emmanuel Macron.

El Gobierno de Emmanuel Macron ha presentado hoy en Consejo de Ministros un texto elaborado a partir de una experiencia de democracia popular inédita en Francia. El proyecto de ley ‘Clima y Resiliencia’ recoge parte de las propuestas de la Convención Ciudadana por el Clima en la que 150 ciudadanos elegidos por sorteo trabajaron durante nueve meses para proponer soluciones al cambio climático y reducir en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero en el horizonte de 2030 respecto a los niveles de 1990.

El texto ha sido muy criticado por las organizaciones ecologistas y los propios participantes en la Convención del Clima por la promesa incumplida de Macron de recoger las 149 propuestas ciudadanas “sin filtros”; y llega una semana después de que un tribunal haya juzgado al Estado francés “responsable” de no hacer lo suficiente ante el cambio climático.

El proyecto de ley, elaborado mirando hacia a las elecciones presidenciales de 2022 para llegar con un cierto legado ecológico, incluye 65 artículos agrupados en torno a seis grandes temas: consumir, producir y trabajar, transporte, alojamiento, alimentación y refuerzo de la protección judicial del medio ambiente.  

Una de las medidas más llamativas del texto es prohibir la publicidad de las energías fósiles un año después de la entrada en vigor de la ley (si esta se aprueba tal y como está planteada). “Esto es muy insuficiente, simbólico, pues en Francia apenas hay anuncios de empresas de petróleo o de carbón, lo que sí hubiera sido muy eficaz y potente es prohibir los anuncios de todoterrenos urbanos, SUV, que era la propuesta de la Convención Ciudadana por el Clima”, explica desde París Samuel Leré, portavoz de la Fundación Nicolas Hulot, que ha participado en el proceso de participación ciudadana como experto. En este sentido de la publicidad, el proyecto de ley plantea un experimento en aquellos municipios que quieran ponerlo en marcha de forma voluntaria: vetar durante 36 meses la distribución de folletos publicitarios en los buzones sin una autorización de los destinatarios.

El texto también aborda acabar con los vuelos domésticos si existe una alternativa en tren inferior a dos horas y media; pero, de nuevo, desde las organizaciones ecologistas ven la medida como jugar al despiste: “¿Cuántos viajes se pueden hacer en TGV (AVE) en ese tiempo? Muy pocos”, matiza Leré; respecto a la medida que fija 2030 como horizonte para poner fin a la venta de los coches de combustión más contaminantes, la cuestión es que no figura como una prohibición. Sí va en el buen sentido, argumentan los ecologistas, la creación de zonas de bajas emisiones en aquellos municipios de más de 150.000 habitantes.

El proyecto de ley, que aún debe ser aprobado por el Parlamento, queda abierto a enmiendas y modificaciones de los grupos parlamentarios, en un experimento que puede resultar al revés de lo esperado por el Gobierno de Macron por la presión ciudadana, muy atenta, pues es la primera vez que una iniciativa legislativa nace de un debate popular. Según el sitio web https://sansfiltre.les150.fr/, que está haciendo un seguimiento de las 149 iniciativas de la Convención Ciudadana por el Clima para comprobar cuántas adopta el Gobierno, solo cuatro han sido recogidas de forma íntegra.

 

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2021 - 19:36 h

Descubre nuestras apps

stats