eldiario.es

9

¿Quién demoniza al animalismo?

Porque animales somos todos y la capacidad de sufrir es común, la causa animalista se opone al ejercicio de cualquier tipo de violencia más allá de la especie de la víctima.

63 Comentarios

Encierro en Tórtola de Heranes. Foto: © Joan Amad / Igualdad Animal

Encierro en Tórtola de Henares. Foto: © Jon Amad / Igualdad Animal

Nunca he escuchado a un misionero de un orfanato en Tanzania, ni a un oftalmólogo de Médicos Sin Fronteras desde Somalia, ni a un bombero español voluntario en Haití o Nepal, ni a un policía que se negó a participar en un desahucio aun sabiendo que lo sancionarían, quejarse por cualquier iniciativa o logro en la defensa de los derechos de los animales. Me estoy refiriendo a los animales no humanos. Tampoco a un miembro de la Marea Blanca (defensa de la Sanidad Pública), de la Marea Naranja (defensa de los Servicios Sociales), de la Marea Verde (defensa de la Educación Pública), de la PAH (defensa de los Afectados por la Hipoteca), de la Marea Roja (Desempleados en Lucha) o de Plebiscito Vinculante (Soberanía Ciudadana).

Todos los anteriores luchan dejándose tiempo, dinero, lágrimas, salud y, no pocas veces, la vida por unos principios que consideran irrenunciables. La unión de ciudadanos y su presión para alcanzar en cualquier rincón del planeta una sociedad más justa e igualitaria para las personas, erradicar la violencia, paliar las terribles consecuencias de las hambrunas, las guerras, la persecución sea cual sea el pretexto, la esclavitud, la discriminación o los efectos devastadores de un capitalismo feroz: esos mismos objetivos son un recurso en boca de quienes demonizan al Movimiento Animalista. Un recurso despreciado en sí mismo pero que se convierte en un tesoro, puntual y desechable después, cuando se trata de utilizarlo para denostar e intentar destruir lo que tanto les molesta: que se incluya a los animales no humanos. Echan mano de él aunque no les inquietan ni les quitan el sueño esas tragedias, pero necesitan apelar a ellas para seguir disfrutando de una vigilia en la que aplauden o participan de actos que implican crueldad. Al final, qué mejor arma que esa en la que, llevándose otros el riesgo de salvar vidas, se la arrogan ellos para justificar las que arrebatan sin asumir el menor peligro.

Si protestas contra la caza, salen sus representantes y defensores hablando de los niños hambrientos y de sus vientres abultados; algunos incluso se permiten calificar públicamente de delincuentes a los animalistas, como es el caso de donSantiago Iturmendi, presidente de la Federación de Caza de Castilla y León (Tenemos derecho a cazar. ¡Cojones!). Si es contra la tauromaquia, saltará a las redes Francisco Rivera, consternado por los recortes sociales (en los que, en un ejercicio de cinismo, incluye las subvenciones taurinas, como incluye las escuelas de tauromaquia en Educación). Y si es contra la peletería, se pronuncia la Conferencia Episcopal clamando por el aborto; nada que pueda sorprender en quienes no han tenido ni una sola palabra de crítica para el Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, al afirmar que esa cuestión era más grave que la Guerra Civil.

Iba a escribir que es curioso pero creo que queda más ajustado decir ruin. Es ruin que quienes sin hacer nada por miserias que aquejan, oprimen, hieren y matan al ser humano se acuerden de ellas no ya para dotarlas de preferencia sino de exclusividad. No estoy hablando de antropocentrismo, sino, simplemente, de hipocresía. Cuando reclamo el derecho a la libertad para un animal de zoológico o el de una vaquilla a no ser torturada, ¿estoy negando acaso la solidaridad, tolerancia o ayuda inmediata para un refugiado, un homosexual perseguido o una madre con su nevera vacía y apagada porque le cortaron una luz que sólo enfriaba alambres? La verdad es que su peculiar “universalidad” de la justicia, la paz o la igualdad no sólo no llega a todas las especies que habitan nuestro mundo sino tampoco a todas las etnias, colectivos, situaciones políticas, económicas o sociales; ni tan siquiera alcanza a toda su ciudad, su barrio o sus vecinos: ese universo raquítico se limita a menudo a ellos mismos y a los suyos, a sus vínculos familiares y de amistad, o a sus colegas de disfrute ante la brutalidad con ciertos seres vivos. Para de contar.

Si tanto les importa el ser humano, ¿por qué no les turba que nos formen y nos desarrollemos en sistemas que alientan y protegen la violencia, o que prevalezca la supremacía de valores como raza, religión o poder adquisitivo en su vertiente más aberrante?; ¿por qué la evolución y el avance en los derechos sociales en cuestiones que, siendo un puro ejercicio de libertad y que a nadie dañan, se clavan en la moralidad de aquellos que siguen teniendo prestos el “maricón”, “si es que la violaron porque iba provocando”, “que se vayan a su puto país” o “no me extraña que se la cargara, no paraba de tocarle los cojones”?. Los mismos que ante la agonía de un toro torturado se levantan, aplauden, sonríen y gritan “¡olé!”. Los mismos, exactamente, que dicen que ese toro ha nacido para eso. Los mismos, al fin, que aseguran que los animales no pueden tener derechos.

Pero ¿qué se va a esperar de quienes han hecho de la mendacidad coartada para sus actos y disfraz para las consecuencias de los mismos?. Nunca vimos ni veremos a Rouco Varela, tan filántropo desde su ático de 370 m2, exponerse a la malaria enseñando en un barracón-escuela en Sudán. Tampoco vimos a El Juli sostener una pancarta durante el 15M (un matador que, por cierto, pregonó a los cuatro vientos su altruismo al organizar una corrida benéfica el pasado año y que, seis meses después de celebrada, como se denuncia desde los propios medios taurinos, no ha rendido cuentas de la misma y da la callada por respuesta cuando se le pregunta); ni a Gerardo Abril, presidente del Patronato del Toro de la Vega, recogiendo chapapote; ni a los cazadores viajando a África para algo más que para matar a un león y colgar su cabeza en su salón.

Hay quienes entendemos que ambas luchas, por los animales humanos y por los no humanos, son necesarias y compatibles. Es más, son complementarias y posiblemente son la misma. Nos partimos el alma para que no existan campos de refugiados (por no haber razones para su éxodo) ni perreras; para acabar con la explotación laboral o con los circos con animales; para terminar con la desasistencia sanitaria o con la experimentación animal; para cerrar corredores de la muerte o mataderos; para detener, en definitiva, o al menos mitigar tanto sufrimiento con independencia de quién lo padezca. Y llegan entonces los que nos critican y condenan -transformados por obra y milagro de la abstinencia obligada de crímenes (legales) contra animales si logramos nuestro objetivo-, en adalides de una defensa de los humanos que, en el fondo, les trae sin cuidado en la mayoría de los casos, y en la forma también. Apenas hay que escarbar para descubrir que no hay generosidad en el Arzobispo Emérito de la Archidiócesis de Madrid cuando habla de caridad desde ese ático cuya reforma costó medio millón de euros; tampoco empatía en un torero por muchos críos que suba a sus hombros; ni atisbo de sensibilidad en un escopetero aunque cuelgue una foto de un niño desnutrido justo después de poner la de sus hijos junto al cadáver ensangrentado del jabalí al que disparó y acuchilló.

“¿Y los humanos, qué?”. ¡Vete a pasear tu falsedad! No dan ganas de decirles otra cosa al escuchar sus palabras tras comprobar cuáles son sus actos. Muchas y muchos podrán darnos lecciones de abnegación, valor y desprendimiento pero desde luego no son esas y esos a los que revuelve que luchemos por los derechos de todos los animales. Quien está realmente ocupado en combatir el sufrimiento de alguien que padece no dispone de tiempo ni guarda dentro de sí la intención de censurar a los que hacen lo mismo sin mirar razas, cuentas corrientes, afiliaciones políticas, credos ni especies. Y mucho menos desear para unos lo que tanto le atormenta en otros. La empatía, si es fingida, puede servir de coartada y, si es selectiva, actuar como bálsamo de conciencias; pero sólo es real cuando no deja fuera a nadie.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha