Arnés Twist Quattro de Ocún

Twist Quattro de Ocún

Adriano Martín Cófreces “Pincho”

0

Los checos de Ocún atacan de nuevo. En esta ocasión nos presentan un producto que, sin ser el arnés polivalente más ligero del mercado, la relación calidad-precio y, sobre todo, su extrema comodidad, harán que sea una opción perfecta para la inmensa mayoría de los alpinistas y escaladores de vías semiprotegidas o limpias que buscan escalar seguros, cómodos y con eficacia en el manejo de material por un precio muy módico.

Desde el primer momento en que coges el arnés Twist Quattro, algo te llama la atención, y pese a ser un “baudrier” muy clásico y sencillo, los seis recios portamateriales que nos ofrece despejan rápidamente la duda.

Advertir antes de nada que llevamos con él inmersos en el test varios meses, y en concreto los últimos dos el artilugio ha sido testado con mucha intensidad durante varias semanas de uso diario. Tras haberlo puesto a prueba en situaciones muy variadas, vías de pared, de deportiva, alta montaña, ferratas, incluso algún barranco para ver como le afectaba la humedad, creemos que el uso preferente al que le podemos sacar más partido es en vías de autoprotección, ya sea en terreno de escalada en roca pura o alpinismo, donde la necesidad de portear en la cintura gran cantidad de material en ocasiones se ve mermada por la falta de portamateriales.

No se han de descartar tampoco las tan de moda vías estilo “loveclimbing”, en las que si se empalman largos hay que llevar entre 22-25 cintas exprés, y con los tradicionales cuatro portamateriales podemos ir justos para ellas.

Destacar también que gracias a sus perneras regulables podremos vestir todo tipo ropa en cualquier época del año. Y para escaladores que puedan variar el perímetro de sus piernas por su fisionomía y particularidades, les puede venir mejor que uno de perneras fijas.

Muy cómodo y ligero

Lo primero que notamos al caer en nuestras manos es que es un arnés bastante ligero. Entendámonos. Desde luego, no es de los más livianos del mercado, pero tampoco está en ese sector, y el precio tampoco va parejo a la reducción de gramos. 460 gramos de peso marca de la casa, muy bien aprovechados dada la principal característica que hemos observado y probado: su comodidad. Por poner un ejemplo de la competencia similar, el Petzl Calidris se va a unos 600 gramos. Puede parecer poco 140 gramos, pero en esas cifras es un mundo, y todo a favor del Ocún Twist Quattro.

No exageramos si decimos que una vez puesto el arnés te olvidas que lo llevas abrazando tu cintura y piernas. Puedes estar muchas horas con él que no te va a marcar las caderas o dormir las piernas con facilidad. Hay que ponérselo difícil.

Creemos, y pese a no ser ingenieros puede que les hayamos cogido la idea, que el truco principal está en haber diferenciado lo que es el arnés en sí de su “soporte-cinturón de seguridad”.

El “soporte-cinturón de seguridad” es una cinta de 20mm de anchura que estando insertada en el arnés es totalmente independiente de la parte de la cintura y está unida a puntos de encordamiento, anillo ventral y perneras.

¿Qué quiere decir esto? Pues que por mucho que nos colguemos, caigamos o basculemos hacia los lados, lo único que se moverá es el “soporte-cinturón”, dejando al arnés en su sitio. Así no apareceremos en esas reuniones colgadas con el ventral en la cabeza del fémur.

La espuma que utiliza, por supuesto, también influye, y complementa esa cualidad. De hecho, en las perneras se nota cuando estás colgado que no te estrangula las piernas.

Práctico

El cinturón lumbar, especialmente ancho, nos garantiza a parte de la comodidad que los portamateriales estarán siempre bien posicionados, sin miedo a que se volteen o muevan.

Y los alojamientos para los mosquetones porta-tornillos también están firmes y muy bien posicionados... ni muy delante ni muy retrasados.

Las perneras, regulables, nos permitirán ajustar el ancho a nuestro gusto, y con su extraordinario ancho, cuando estemos colgados lo agradeceremos.

Detalles y acabados

Si nos fijamos en ciertos detalles comprobaremos que para que se rompan o descosan ciertas partes del arnés tendremos que hacerlo a conciencia. O más que a conciencia, adrede.

Las perneras, por ejemplo, con un cosido a prueba de bombas nos garantiza una larga duración y una poco menos que imposible rotura del mismo.

Las costuras de los portamateriales son excepcionales, y para arrancarlos, creemos que habrá que colgar bastantes más kilos que esos cinco que marcan las instrucciones.

Hablando de los portamateriales, que desde nuestro punto de vista, quizás son el elemento “fuerte” del arnés, no podemos dejar de remarcar que son seis ni más ni menos. Además, su construcción, realizada en cinta tubular fina, rellena con un tubo para darle forma y rigidez, y rematada con una costura muy fuerte, es realmente buena. De lo mejor que hemos visto hasta ahora.

También tiene un mini-portamaterial trasero, donde colgar la magnesera, navaja o zapatillas.

Las hebillas de cierre, tres en total en perneras y cintura, son de acero, recias y fáciles de usar. Las perneras se pueden soltar en su parte trasera gracias a dos minúsculos tridentes, facilitando esas tareas poco dignas que nos sorprenden en las reuniones menos indicadas para ello.

Como es normal, nada es perfecto y en cuanto a aspectos a mejorar que hemos podido “sufrir” destacaríamos solo dos, y que en absoluto afectan en absoluto a la seguridad, pero siempre es bueno tener en cuenta. EL primero es que cuando el arnés va muy justo las cintas sobrantes son muy largas, y sobra mucha para que se quede ajustada en los elásticos que tiene. La opción más práctica que hemos encontrado es introducirla por el propio alojamiento de la cinta y no se mueve prácticamente.

El otro detalle es que los ojales de los puntos de encordamiento son tan ajustados que, cuando nos encordamos en doble si ya hemos pasado un cabo de anclaje o similar, y las cuerdas son gruesas, va justo. Es cuestión de gustos, pero un poco más de holgura haría más cómodo el encordamiento.

Destacar también que tanto el diseño como la confección del arnés, se efectúa en el país de origen, República Checa, y en diversos vídeos en la web de la marca se puede ver como se fabrican a mano.

En definitiva, el Twist Quattro de Ocún es un buen arnés, bastante barato, ligero para estar en la categoría de arnés grueso de pared y muy cómodo. Además cuenta con todos los requisitos que le podemos exigir para la escalada deportiva.

Etiquetas
Publicado el
11 de agosto de 2020 - 11:47 h

Descubre nuestras apps