Mochila Outback 5 de CAMP

Camp Outback 5

Por José Antonio Carrascosa

0

Si hay una marca que siempre asociamos a material y equipamiento técnico y ligero, y que no necesita presentación, esa es la firma italiana CAMP. Si bien la traducción de la palabra en inglés podría significar “campamento”, en realidad son las siglas en italiano de la marca fundada por Nicola Codega en 1889 en las montañas de Lecco: Costruzione Articoli Montagna Premana.

Pero pasemos al análisis del producto que nos trae aquí en esta ocasión, la actualizada mochila Outback 5, disponible en tres colores, negro, lima y azul, como la que hemos tenido ocasión de probar.

Se trata de una mochila de estética sencilla, funcional y minimalista, pues apenas supera los 220 gramos de peso, construida en nailon ripstop ultraligero, resistente a los desgarros y roces, y con la que podremos correr por zonas boscosas y sendas estrechas, de esas repletas de zarzas, ramas y arbustos, sin preocuparnos por ella pues su concepción la hace ideal para el trail running. No obstante, nosotros también la hemos querido poner a prueba durante muchos kilómetros subidos a una bici de montaña, así como durante alguna salida de senderismo más moderado.

Sus cinco litros de capacidad nos permitirán llevar todo el material necesario e imprescindible para una actividad que nos ea de larga duración. Las estaciones más aptas para su uso son las cálidas, ya que en en temporada fría siempre se precisa más equipo y ropa de abrigo y es obvio que su capacidad es limitada.

Los detalles

En cuanto a los detalles, en primer lugar destacar que su respaldo y las hombreras están confeccionados en malla con relleno de EVA lo que proporciona una buena transpirabilidad, como pudimos comprobar con las altas temperaturas que nos han acompañado este verano.

Al compartimento principal se accede a través de una cremallera con tirador situada en el lateral izquierdo, y en su interior presenta un bolsillo y un enganche donde se puede fijar una bolsa de hidratación, que no viene incluida, pudiendo extraer el tubo por hombrera derecha o izquierda según nos sea más cómodo.

Cuenta con dos bolsillos laterales elásticos confeccionados en malla donde podemos portar una botella, si finalmente nos decidimos por este recipiente de hidratación, así como un tercer pequeño bolsillo exterior, también con cremallera y tirador, colocado en la parte superior y dotado de un mosquetón, donde podremos colgar las llaves y guardar pequeños objetos como la cartera o el móvil.

Cuenta con unos cordones elásticos para colocar los bastones, y en la parte inferior frontal con un cordino que nos permite comprimir la carga de la mochila, si ésta no se encuentra al máximo de su capacidad, así como añadir algo de equipo adicional, como un cortavientos para tener más a mano.

Sus dos correas de cierre, de pecho, no regulable en altura, y ventral, son básicamente unas ligeras cintas. Particularmente, echo en falta algún bolsillo colocado en las hombreras o en la correa ventral, aún a sabiendas que le añadiría peso y volumen, que es de lo que huye esta Outback 5.

En marcha comprobamos que se adapta muy bien a nuestra espalda. Es cómoda y confortable, aún a plena carga, lo que hace que nos olvidemos del pequeño caparazón cuando la llevamos puesta.

El acceso a su interior, una vez colocada, no es sencillo, lo que nos obligará a parar o reducir el ritmo si queremos sacar o guardar algo, lo que nos indica que no está diseñada para la competición, cuando cada segundo cuenta.

Ya nos hubiese gustado probar su resistencia al agua, aunque fuese para refrescarnos en este verano tan caluroso, pero al tratarse de una mochila de este tamaño la podemos colocar por debajo del chubasquero, añadiendo un plus de impermeabilidad en caso de que la lluvia fuese incesante.

Concluimos destacando la alta calidad de producción de la mochila, lo que unido a un precio contenido, la convierten en la compañera ideal para los que busquen ligereza y funcionalidad, sacrificando, eso sí, algún pequeño detalle.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats