La portada de mañana
Acceder
Europa redobla la presión para poner fin a los cuatro años de bloqueo del CGPJ
Brokers fantasma y dinero desaparecido: el relato de las víctimas de un ‘criptofraude’
OPINIÓN | "Feijóo y el increíble hombre menguante", por Esther Palomera

El Camino de Santiago de Gran Canaria

DSC 9585

Por Turismo de Gran Canaria con la colaboración de @Calimatrek. Fofografías © Turismo de Gran Canaria.

0

La promesa de un marinero

Cuenta una leyenda que, a finales de la edad media, una fuerte tormenta sorprendió a unos navegantes gallegos.

La furia incontrolable de un mar bravo puso en riesgo sus vidas, y éstos, devotos del Apóstol Santiago, se encomendaron a sus plegarias para sobrevivir a las acometidas del océano. Finalmente lograrían alcanzar la costa en Arguineguín y así salvar sus vidas.

Agradecidos decidieron cumplir su promesa de llevar la imagen del santo al terreno más elevado posible y construyeron una ermita en honor a Santiago...

Hasta ahí, lo que la leyenda nos relata, ya que en la actualidad sabemos que fue un empresario maderero quien fundó en 1540 la ermita en honor a Santiago. Una ermita originaria que a día de hoy no se conserva, y en cuyo lugar queda una escultura de Santiago que se trasladó a la iglesia de San Bartolomé y que ahora es parada obligatoria de todo aquel que recorre el Camino. Un Camino que, desde mediados del siglo XX, el papa reconoció dentro de la tradición Jacobea de Gran Canaria, otorgándole el mismo estatus que al Camino de Santiago de Galicia.

Desde entonces, Gáldar, El Pinar o Tunte son puntos de un recorrido más amplio utilizado desde hace más de 500 años por miles de personas para celebrar las fiestas de Santiago.

Peregrinación

El Camino de Santiago de Gran Canaria es básicamente la ruta que une el sur de Gran Canaria con el Templo Matriz de Santiago de los Caballeros de Gáldar, en el noroeste de la isla. Este último, perteneciente a la parroquia de Santiago Apóstol, la más antigua de la isla creada en 1486, es la primera y más antigua sede jacobea fuera del territorio continental europeo, fundada en 1482, antes de la finalización de la conquista de la isla.

Además de conectar los dos templos jacobeos de Gran Canaria, es decir, la Iglesia de San Bartolomé, en Tunte, y la de Santiago de los Caballeros, en Gáldar, la ruta recorre en sus 46 kilómetros de distancia un trayecto que, acorde a la leyenda, sería el que completaron aquellos marineros gallegos que sobrevivieron al temporal que les sorprendió en alta mar a comienzos del siglo XV portando la imagen de Santiago para construir una ermita, hoy desaparecida, en los altos de Tirajana. Un recorrido que nos lleva a cruzar algunos de los parajes más impresionantes de la isla y que nos permite observar de cerca la práctica totalidad de los ecosistemas isleños así como lugares de gran belleza e importancia cultural, etnográfica y patrimonial.

Algunos de los tramos que recorreremos surgieron por el paso de pastores aborígenes y comerciantes de obsidiana (roca que servía para cortar), pero con el tiempo, esas rutas se convirtieron en caminos reales que, como el Paso de la Plata, eran necesarios atravesar para llegar a un determinado destino.

A través de esta ruta se pueden admirar muchos de los valores que oculta Gran Canaria, como el Faro y Oasis de Maspalomas, el barranco de Fataga, la Necrópolis de Arteara, el pueblo de Fataga y Tunte, durante la primera etapa entre Maspalomas y Tunte; la Degollada de Cruz Grande, el Paso de la Plata, la Ventana del Nublo, los Llanos de la Pez, Degollada Becerra y Cruz de Tejeda, en la segunda etapa de Tunte a Cruz de Tejeda, y Degollada de las Palomas, Cruz de los Moriscos, los Pinos de Gáldar, el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada y el BIC del Conjunto Histórico del Casco de Gáldar, en la última etapa de Cruz de Tejeda a Gáldar.

Primera etapa: Maspalomas - Tunte

Para completar el Camino deben seguirse las señales de tres senderos de la red insular: S-54 Maspalomas-Tunte; S-50 Tunte-Cruz de Tejeda y S-01 Cruz de Tejeda-Gáldar. Estos tres senderos marcarán las tres etapas que conforman el Camino.

La primera etapa nace en Maspalomas y termina en Tunte. De las tres que componen la ruta, ésta es, sin lugar a dudas, la más dura, tanto por la distancia recorrida, 28 kilómetros, como por el desnivel acumulado ya que debemos realizar un ascenso desde el nivel del mar hasta los 1.050 metros de altura, ascendiendo rampas que superan el 15% de pendiente. No obstante, bien es cierto que la belleza del recorrido merece el esfuerzo.

Otro detalle a tener en cuenta en esta etapa, sobre todo si se hace en verano debido a las altas temperaturas que se registran en la zona, es ir provistos de bastante agua fresca, ya que durante el camino es complicado encontrarla. Es importante también llevar alimentos tipo fruta o frutos secos para reponer energía, y no olvidar que una ruta de esta categoría siempre se debe hacer en compañía.

En invierno, si bien las lluvias no son muy frecuentes, cuando se dan, suelen descargar mucha cantidad de agua, lo que otorga cierta peligrosidad a algunos tramos del camino.

Para iniciar el recorrido partiremos desde el mismo Faro de Maspalomas hacia el Norte. Dejaremos atrás la playa, las dunas y el palmeral para adentrarnos plenamente en el Parque Natural de Pilancones, dominado por el cardón, especie endémica y símbolo natural de la isla.

El camino nos lleva progresivamente hacia la cumbre de la isla atravesando la cuenca de Fataga, sobre rocas fonolitas y traquitas ignimbritas. La humedad disminuye a medida que se va dejando atrás la costa y los arbustos de la zona, verodes, tederas y tabaibas, dan testimonio de ello.

Siguiendo el camino llegaremos a la Caldera de Tirajana, una enorme cuenca tallada por la erosión durante millones de años y abierta hacia el sureste por el barranco del mismo nombre. La Caldera de Tirajana, por su monumentalidad y por su importancia arqueológica, es uno de los grandes santuarios naturales que conforman la historia de Gran Canaria.

San Bartolomé de Tirajana es el final de la primera etapa. En Tunte, nombre prehispánico con el que es conocida esta población, encontraremos la iglesia de San Bartolomé Apóstol, que alberga la imagen de Santiago Apóstol y el cementerio neogótico. En la Caldera existen otros lugares de obligada visita como son la necrópolis de Arteara o el conjunto de casas típicas de Fataga.

Datos de la 1ª Etapa: Maspalomas - Tunte

Longitud: 28 km

Dificultad: Media-Alta

Desnivel: Positivo 1.200 m / Negativo 340 m

Altitud: Mínima 2 m / Máxima 945 m

Tiempo estimado: 8:30 horas

+Info: https://visitgaldar.es/jacobeo2021/elcamino/etapa1 

Segunda etapa: Tunte - Cruz de Tejeda

La segunda etapa parte de Tunte y finaliza en la Cruz de Tejeda. Dejando a nuestra espalda la puerta principal de la iglesia, caminamos hacia nuestra izquierda para volver sobre los pasos que nos llevaron hasta el pueblo

Tomaremos la primera calle a la derecha que asciende por fuertes rampas empedradas hasta la entrada del cementerio local, el cual bordeamos dejándolo a nuestra izquierda hasta encontrar la señal de madera con la inscripción “Camino de Santiago”. Aquí acaba el asfalto y empieza el sendero que asciende serpenteante por el pinar hasta llegar nuevamente al asfalto, ya en la Degollada de Cruz Grande.

Después de cruzar la carretera -¡cuidado porque hay una curva sin visibilidad!- se continúa hacia la derecha y, a los pocos metros, encontramos, a nuestra izquierda, la continuación del camino que conduce a la cumbre tras pasar junto a una vivienda privada. Desde este punto, el sendero asciende hasta uno de los enclaves más grandiosos de la ruta: El Paso de la Plata. Una vez superadas las fuertes rampas que componen estos pasos, accederemos a los Llanos de Pargana, donde el camino discurre ahora por el interior del pinar. Un detalle importante en este tramo es la famosa “Ventana del Nublo”, cuya señalización y desvío encontraremos en nuestro camino. Las vistas del Roque Nublo, adornado por este arco natural de piedra, bien merecen esos 200 metros de desvío, además de ser un lugar ideal para reponernos del cansancio de la fuerte subida acumulada desde Tunte.

Continuando nuestra senda llegamos a la Degollada de los Hornos, donde el camino desciende hasta un pequeño cauce en el que se encuentra un cartel de madera con la misma inscripción que el de la salida de Tunte: “Camino de Santiago”. Estamos en este momento en la Zona de Acampada Reducida de los Llanos de Bailico, la cual atravesaremos para seguir paralelos a la carretera entre ligeras bajadas y subidas que llegarán a la misma carretera GC-600 que, tras cruzarla de frente, veremos que a nuestra izquierda sube un sendero marcado que nos deposita en los Llanos del Garañón. Bordeamos las instalaciones del Campamento El Garañón que quedará a nuestra derecha y continuaremos por la pista de tierra en la que nos encontramos hasta tropezarnos con las señales de madera que nos indican la dirección de la Cruz de Tejeda. En este punto abandonaremos la pista para introducirnos entre dos pequeños muros de piedra en el sendero S-50.

Debemos seguir las marcas amarillas y blancas cruzando un pinar en leve ascenso hacia un cruce marcado nuevamente con señales de madera. En esta ocasión elegiremos el sendero que cruza la pista de tierra y que continúa en ligero descenso hasta un camino empedrado que desemboca en una cornisa desde donde se puede contemplar la grandiosidad de la Caldera de Tejeda, coronada por dos de las formaciones más características y famosas de la isla: el Roque Nublo y el Roque Bentayga.

Desde este punto comenzamos a descender por un camino de tierra blanca hacia la montaña del Andén del Toro. Finalizamos este descenso en la misma carretera GC-150, lugar conocido como Degollada de La Cumbre. En este punto, y hacia nuestra derecha, parten dos senderos, uno que desciende empedrado hacia La Culata, y el nuestro que se desvía rápidamente hacia la derecha siguiendo las señales de Cruz de Tejeda. 

Pronto estaremos nuevamente en la carretera GC-150, esta vez en un espléndido mirador llamado Degollada Becerra desde donde volvemos a contemplar, desde otra perspectiva, tanto el Roque Nublo, como el Bentayga y el Teide en la isla de Tenerife.

El sendero continúa empedrado en el margen izquierdo de la carretera que lleva a la Degollada de Los Molinos. Tras unos metros de asfalto retomamos nuevamente el sendero ascendente quedando la carretera a nuestra derecha, donde tendremos una impresionante vista de la parte noreste de la isla desde la cabecera del barranco de La Mina, a nuestros pies, hasta las montañas de La Isleta, en la capital isleña, con su playa de Las Canteras. El sendero discurre con comodidad hasta introducirnos de nuevo en borde de la Caldera de Tejeda, esta vez bordeando el flanco occidental del Morro de la Armonía, punto en el que empieza un pronunciado descenso que nos llevará al punto final de la segunda etapa: La Cruz de Tejeda. Aquí donde encontraremos el Parador Nacional, restaurantes y puestos de venta de productos locales. Este enclave compone el lugar ideal para descansar y afrontar nuestra tercera y última etapa del Camino. Sin embargo, existe también la posibilidad de descender al pueblo de Tejeda que cuenta con mucha más infraestructura de todo tipo, pero se encuentra a varios kilómetros en sentido descendente. 

Datos de la 2ª Etapa: Tunte - Cruz de Tejeda

Longitud: 17 km

Dificultad: Media-Alta

Desnivel: Positivo 1.050 m / Negativo 460 m

Altitud: Mínima 887 m / Máxima 1.720 m

Tiempo estimado: 6 horas

+Info: https://visitgaldar.es/jacobeo2021/elcamino/etapa2

Tercera etapa: Cruz de Tejeda - Gáldar

La tercera y última etapa nos llevará hasta Gáldar siguiendo una ruta que forma parte del Camino de la Trashumancia, utilizado por los ganaderos, y que además ha servido para unir los dos centros jacobeos de la isla.

Comenzamos la marcha hacia los Pinos de Gáldar desde la parte trasera del Parador Nacional para tomar una pista a mano izquierda que asciende hasta un estanque. Después de superar una fuerte pendiente, la ruta continuará sobre terreno llano cruzando la ladera oeste del monte Constantino hasta llegar al mirador de la Degollada de las Palomas, donde nace el barranco de Crespo. Sin duda, un lugar privilegiado donde hacerse unas buenas fotos y contemplar el gran oeste de Gran Canaria.

Desde este punto ganaremos progresivamente altura siguiendo un sendero hasta la pista forestal de Los Moriscos, por la cual empezaremos a descender hasta tomar la primera desviación hacia la izquierda y proseguir dirección a la Cruz de los Moriscos. Unos 100 metros antes de llegar tomaremos un desvío hacia la derecha para empezar a descender en dirección norte hasta la carretera GC-150.

Durante este tramo contemplaremos a nuestra derecha el imponente cono volcánico del Montañón Negro. Uno de los volcanes más recientes de la isla, con más de 3.000 años de antigüedad, y que presenta una superficie de 800 por 500 metros en planta aproximadamente y 192 de altura. ¡Impresionante!

Tras cruzar la carretera el terreno se vuelve picón y las vistas que nos ofrece de todo el noreste de la isla, capital incluida, no nos dejarán indiferentes. Cruzamos la carretera GC-21 en las inmediaciones de la Caldera de Pinos de Gáldar, para emprender un fuerte y mantenido descenso con el mismo tipo de terreno, picón, que zigzaguea pinar abajo para finalizar en una intersección de caminos llamada “Lomo de Galeote”. De entre las tres opciones tomaremos el camino que sigue de frente, y que nos llevará hasta Gáldar. 

Desde este punto, y siguiendo por la cresta, encontraremos la Cruz de Galeote, justo donde empieza nuestro descenso hasta la carretera GC-702, por la que circularemos durante un kilómetro pasando por delante del bar Lomo del Palo. Posteriormente la abandonaremos hacia la izquierda, también por asfalto, a la altura del área recreativa Monte Pavón.

Tras 400 metros la pista nos conduce a Las Montañetas, donde continuaremos por una senda de tierra de 200 metros empedrada en algunos tramos. En esta zona, los rebaños de ovejas pastan en la zona hasta que, a principios de verano, comienza la trashumancia. 

Otra pista de asfalto nos llevará por la vertiente occidental de la montaña Buenaventura hacia el Lomo del Vinco y, tras cruzar la carretera GC-710 y los Llanos de Lucena, seguimos descendiendo por asfalto en dirección a la Degollada de Caideros- Tras algo menos de un, kilómetro encontraremos una señal que nos hace abandonar la carretera hacia una pista que nace hacia la izquierda. Desde aquí el camino transcurre por una pista en la vertiente suroriental de la montaña del Acebuche desde donde podremos ver numerosas terrazas de pastos.

Seguiremos la ruta descendiendo a la cueva Sosa hasta llegar a una parada de “guaguas” en la carretera GC-220, desde donde proseguiremos por asfalto hasta enlazar con la carretera GC-220, por la que circularemos siempre por su margen izquierdo hasta El Saucillo (Bar Casa Pepe, donde podremos comprar agua, etc.). Aproximadamente a un kilómetro de El Saucillo empezaremos a encontrar pequeños senderos que van cortando el zigzagueo de la carretera y que nos depositarán en el barrio de Tegueste.

Desde aquí, a la derecha, podemos observar cuevas de origen prehispánico en los Lomos de Alguacilejo y, al frente, una cantera al aire libre excavada en la toba volcánica de la montaña de Coronado.

El camino sigue por la carretera a Gáldar durante unos 400 metros, para luego abandonarla por la izquierda y continuar por un sendero antes de alcanzar la cantera. Este sendero finaliza nuevamente en la carretera GC-220 junto a una parada de guaguas que, tras cruzarla, continuamos descendiendo por asfalto, esta vez en la carretera de La Degollada, en dirección a Hoya Pineda.

Posteriormente, una senda de tierra nos hará descender todo el barranco de Anzofe, en las laderas de la vertiente occidental de la montaña de Guía, hasta alcanzar de nuevo el asfalto en la barriada de Anzofe. En este pago es donde se encuentran las primeras fincas de plataneras, y que se volverán constantes durante el resto de nuestro camino.

Tras tomar un desvío a la izquierda atravesaremos la propiedad de la Hacienda de Anzo, por el Camino de San José de la Longuera. La Autovía GC-2 la cruzaremos por un paso subterráneo, y seguiremos a la izquierda por el barranco de Gáldar hasta alcanzar el Área Recreativa Huertas del Rey y adentrarnos en el centro histórico de Gáldar.

La carretera principal asciende hasta la entrada en la antigua capital de la isla, y nos conduce hasta el mismísimo templo jacobeo de Santiago de los Caballeros de Gáldar donde podremos dar por finalizada la ruta.

Datos de la 3ª Etapa: Cruz de Tejeda - Real Ciudad de Gáldar

Distancia: 21 km

Dificultad: Media-Alta    

Desnivel: Positivo 450 m / Negativo 1.800 m

Altitud: Mínima 79 m / Máxima 1.700 m

Tiempo estimado: 8 horas

+Info: https://visitgaldar.es/jacobeo2021/elcamino/etapa3

Para más información visita la web del Camino de Santiago de Gran Canaria. Recomendaciones en: https://visitgaldar.es/jacobeo2021/elcamino/recomendaciones

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats