La portada de mañana
Acceder
Gobierno y PP acercan posturas para renovar el Poder Judicial
España se prepara para la batalla de la luz con los líderes de la UE
Opinión - Esta Iglesia no tiene perdón, por Neus Tomàs

Tres décadas de lucha contra la drogodependencia

Carmen Terán, presidenta de la Asociación Montañesa de Ayuda al Toxicómano (AMAT) de Torrelavega.

Nunca es fácil cruzar por primera vez la puerta de AMAT. No lo es para el enfermo y tampoco para sus familias, que ven como la sociedad estigmatiza a uno de sus seres queridos por su condición de drogodependiente. La Asociación Montañesa de Ayuda al Toxicómano celebra su treinta aniversario sin cesar en su empeño de ayudar a los enfermos y a sus familias. "Nuestro principal acto de celebración es continuar trabajando", asegura Carmen Terán, presidenta de esta organización.

Por eso las labores de concienciación se ha multiplicado en este 2015. El pasado 9 de abril la Asociación Montañesa de Ayuda al Toxicómano inauguró la exposición 'AMAT: 30 años de compromiso' en el Centro Nacional de Fotografía de Torrelavega. En ella se recogen testimonios y noticias sobre su trabajo. Además, a lo largo de este mes se están llevando a cabo diferentes talleres de salud emocional y charlas coloquio.

"Es muy importante concienciar sobre todo a la gente joven, que necesitan conocer cuales son las consecuencias reales que produce el consumo de drogas. Hace años se consumía heroína, pero ahora la cocaína, el cannabis y el alcohol están muy presentes en la sociedad". En el año de su nacimiento la asociación contaba con 58 enfermos y ahora ayudan a más de 200.

AMAT nació por el empeño de unas madres que decidieron que debían luchar por sus hijos. Desde entonces, la asociación se ha centrado en ofrecer el asesoramiento necesario para poder combatir la enfermedad. "Cuando los pacientes entran por la puerta están hundidos y se esconden. Pese a todo, se les sigue aparcando de la sociedad".

El papel de las familias es esencial durante el proceso y AMAT las considera uno de los valores más esenciales. "Es inevitable que se sientan culpables, que se pregunten qué han hecho mal. Eso nos ha pasado a todos, pero los profesionales se encargan de que nunca tiren la toalla y de que quieran seguir peleando". En AMAT trabaja un psicólogo, una médico, un administrativo y un trabajador social que apoyan durante todo el proceso a los afectados. "El papel del entorno y de los seres queridos juega una baza muy importante en el complejo periodo de reinserción". La integración en la vida social es un proceso largo y complicado. "Existen numerosas recaídas, y eso te obliga a empezar de cero una y otra vez. Las familias y los enfermos tienen que recuperar su vida y eso es algo que no es nada fácil. Deben aprender a vivir sin consumir".

Aliento social

No se puede hablar de un perfil concreto de toxicómano y por eso el asesoramiento de profesionales cualificados es esencial a la hora de encarar esta situación. La sociedad juega también un papel fundamental. "Siempre hemos sentido el apoyo y el aliento de la sociedad. Sin su colaboración, nuestro trabajo no hubiera podido salir adelante", asegura Carmen. AMAT cuenta con numerosos voluntarios que se ponen al servicio de la asociación tanto en la Junta Directiva como en la marcha popular solidaria del 12 de octubre que se celebra cada año en Torrelavega.

Carmen le pide al futuro que la sociedad siga entendiendo a los pacientes y les siga ayudando. "Ojalá de aquí a 30 años AMAT no tuviera que existir porque el problema con las drogas se hubiera extinguido, pero sabemos que eso no es posible". Por eso el trabajo de la asociación continuará siendo imprescindible. La presidenta y el resto de personas que conforman AMAT seguirán luchando contra esta enfermedad de manera incansable, explican. "Queremos agradecer el respeto de todos los que nos han acompañado durante este tiempo", subraya. El camino aún es largo, pero AMAT continúa con ganas de recorrerlo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats