Cantabria se confina: sigue la estela de sus territorios colindantes y decreta el cierre perimetral para contener la COVID-19

El presidente de Cantabria, junto al vicepresidente y los consejeros de Sanidad y Educación en rueda de prensa.

Cantabria se confina, siguiendo así los pasos de sus comunidades colindantes que han ido haciendo lo propio a lo largo de estos días. Sanidad decreta el cierre perimetral hasta el 9 de noviembre para tratar de contener el preocupante avance de la COVID-19 de las últimas semanas, en las que se han disparado los contagios diarios y, como consecuencia de ello, también la ocupación hospitalaria, y no descarta aplicar medidas más restrictivas en el ámbito de la movilidad en los municipios durante los próximos días.

Así lo han anunciado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), junto con el vicepresidente, Pablo Zuloaga (PSOE), y los consejeros de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), y de Educación, Marina Lombó (PRC), quienes han dado cuenta de las nuevas medidas para la comunidad que se suman a las ya aplicadas sobre restricción de aforos, cierre de bares a las 23.00 horas, toque de queda de 00.00 a 6.00 horas y suspensión de deporte escolar.

Cantabria ha decidido finalmente cerrar sus fronteras después de que el propio Revilla no haya contemplado esta posibilidad cuestionado por este asunto estos últimos días, llegando incluso a valorar como "una malísima noticia" para la comunidad el cierre de Asturias y Euskadi decretado el lunes.

"La situación es gravísima", ha dicho Revilla, quien ha señalado que pese a que Cantabria sigue en el nivel 2 de alerta, la presión hospitalaria está empezando a crecer, aunque todavía, en sus propias palabras, "no es alarmante".

Además, el Gobierno ha anunciado oficialmente la suspensión de la semana de vacaciones escolares de noviembre, la polémica medida que se puso sobre la mesa en la tarde de este miércoles, con el objetivo de reducir la movilidad "sin tener que cerrar todos los municipios" de la comunidad de manera inminente.

Así todo, el líder del Ejecutivo autonómico ha dejado claro que el cierre de fronteras, que entra en vigor a las 00.00 horas de este jueves, puede ir acompañado de más restricciones de movilidad a nivel municipal si la situación se complica.

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), ha explicado que antes de tomar esa decisión, su departamento quiere comprobar si surten efecto o no las medidas citadas anteriormente. Y es que, según ha subrayado, el objetivo del Gobierno es "preservar los municipios" con baja incidencia de la COVID. "El 64% tiene menos de 10 casos activos", ha detallado, poniendo de relieve que la mayor parte de ellos son rurales, con ciudadanía de avanzada edad vulnerable al virus.

"Si llega a estos municipios habrá hospitalizados", ha advertido. "Es imprescindible reducir la movilidad interna dentro de Cantabria", ha dicho al respecto, haciendo un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía en relación este asunto.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2020 - 11:38 h

Descubre nuestras apps

stats