La portada de mañana
Acceder
Qué está en juego cuando hablamos de la "derogación de la reforma laboral del PP"
Una familia con un hijo con brotes violentos, al límite por la falta de recursos públicos
Opinión - Más allá de los comités de aplausos, por Esther Palomera

Expertos catadores valoran las 28 muestras presentadas al XIX Concurso de Calidades del Queso Manchego para elegir cuatro ganadores

Quesos manchegos presentados a concurso

Un panel de 12 expertos catadores ha valorado hoy las 28 muestras que se han presentado al XIX Concurso de Calidades del Queso Manchego. De aquí saldrán los cuatro quesos premiados en las categorías correspondientes: industrial curado y semicurado y artesano semicurado y curado.

El presidente de la Cofradía del Queso Manchego, entidad promotora de este certamen, Ismael Álvarez de Toledo, ha valorado la importancia del mismo ya que es distinto a otros ya que en éste “se examinan todas las cualidades del queso externas e internas con el fin de que nuestras valoraciones sean un referente para el consumidor a la hora de elegir el queso”.

“Nosotros tenemos en cuenta otras cosas, porque queremos transmitirle otras sensaciones al consumidor y a la gastronomía, por eso se tienen valoran las etiquetas, que tenga un aspecto muy presentable, muy interesante a los ojos del consumidor porque los ojos son los que comprar”, ha señalado.

Con esto intentamos “que el queso que está en un lineal de supermercado sea lo suficientemente atractivo para que la competencia no se le eche encima y que a la hora competir estemos en igualdad de condiciones o por encima”.

Hay que tener en cuenta que el queso manchego sufre una dura competencia de aquellos que quieren asemejarse. “El queso manchego es el Rolex de los quesos, por eso se intenta copiar. Siempre se intenta emular lo mejor”, ha señalado. Y desde la cofradía se lucha por señalar al consumidor dónde está el queso manchego.

Los catadores han empezado valorando el aspecto visual de los quesos presentados, las cortezas ya sean cepilladas, o con una capa de aceite de oliva virgen extra o manteca o plastificada en los industriales.

Luego se hace el corte para valorar el aspecto interno y limpieza y pureza de la leche. Se pasa posteriormente a la parte organoléptica que es la que influye en los sentidos: la vista por los colores de la masa; el tacto que nos da los diferentes niveles de maduración; el olfato que tiene que tener aromas primarios del queso, “no tiene que oler excesivamente a leche, tiene que oler a queso”, señala.

Aromas que evocan la tierra

Pero es en boca, donde, según Ismael Álvarez de Toledo, “verdaderamente se la juegan los catadores”. Un queso manchego tiene “aromas en nariz agradables que recuerdan los rastrojos, la hierba seca, las matas de melón secas, esos aromas primarios que evocan a la tierra”. En boca, son sabores no agresivos, “un dulzor propio de la leche, el recuerdo a los elementos como el calcio y sobre todo que nos recuerde una maduración en buenas condiciones, en cámaras bien conservado, temperatura regulada, hidratación correspondiente. Que no sean productos estandarizados”, señala. Luego “cada queso tiene su maestro y su particularidad”.

Tras la jornada de hoy, los quesos que obtengan mayor puntuación serán presentados a los medios de comunicación el viernes 26 de octubre en el stand agroalimentario del Hotel Beatriz, y posteriormente, recibirán el galardón que lo acredita en el transcurso de las XXI Jornadas de Exaltación del Queso Manchego, que tendrán lugar en el Centro Cultural San Marcos de Toledo el próximo 27 de octubre de 2018.

Etiquetas
Publicado el
19 de octubre de 2018 - 13:45 h

Descubre nuestras apps

stats