La portada de mañana
Acceder
El 4M descabeza el PSOE madrileño y Sánchez lanza la batalla contra Susana Díaz
EEUU toma una decisión "histórica" sobre las patentes de vacunas, ¿y ahora qué?
Opinión - La revolución de Biden, por María Ramírez

TOLEDO

Cinco razones por las que la Plataforma 'Salvemos los campos' se opone a las megaplantas solares en Méntrida

Zona de Méntrida (Toledo) en la que se instalarían las placas fotovoltaicas

La Asociación 'Salvemos los campos' de Méntrida, en Toledo, ha iniciado una recogida de firmas para presentar ante el alcalde, Alfonso Arriero y el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, para mostrar su "rechazo" a las "plantas solares de grandes dimensiones" que se prevé instalar en este municipio.

Las razones estriban en el "elevado impacto medioambiental, social, y sobre la calidad de vida de los vecinos" de estas instalaciones fotovoltaicas para las que piden una moratoria en las licencias municipales "hasta que el municipio se dote de las herramientas adecuadas, en línea con la petición presentada por la asociación ante el ayuntamiento el pasado 3 de marzo.

En el pleno municipal de Méntrida del 25 de febrero de 2021, se informó que hay varias empresas proyectando la instalación de Plantas Solares Fotovoltaicas (PSFV) sobre una superficie de unas 2.000 hectáreas del municipio distribuidas en 7 proyectos, todos ellos de más de 100 hectáreas. Este inmenso desarrollo industrial representa el 23% de todo el término municipal de Méntrida, y unos 3.000 campos de fútbol, asegura la asociación. A fecha 27 de marzo de 2021 "se conoce el interés de las empresas Viridi, Solaria y Prodiel", detallan.

La consecución de estos proyectos, aseguran, "supondría la destrucción de buena parte de los campos de Méntrida, un grave daño medioambiental a sus ecosistemas, el empeoramiento de la calidad de vida de sus habitantes, y como consecuencia, un perjuicio económico a todos los sectores del pueblo, cuyo futuro quedaría hipotecado a los designios de tres multinacionales"

'Salvemos los campos' ofrece en la petición dirigida al Ayuntamiento y a la Junta de Castilla-La Mancha cinco razones para oponerse a los proyectos.

1.-Daño medioambiental y erosión del terreno

  • Desaparición de flora y fauna: para colocar las placas, y evitar el riesgo de incendios hay que eliminar la cubierta vegetal. Las instalaciones actúan como enormes barreras a la naturaleza dentro del campo. Hacer esto sobre un área gigantesca tiene efectos negativos sobre la biodiversidad, como han alertado 23 científicos del CSIC. 'Salvemos los Campos' recuerda que forma parte del colectivo nacional ALIENTE, comprometido con la defensa de la biodiversidad.
  • Méntrida es hogar de especies sensibles como el milano real o el buitre negro, siendo en este último caso zona crítica para su conservación, de acuerdo con el Decreto 275/2003, de 9 de septiembre.
  • Los planes actuales en el pueblo implican el arranque de olivares, arbolado silvestres, vides y otros cultivos. Toda esta vegetación es un sumidero natural de CO2 que lucha contra el cambio climático y que será eliminada por el sinsentido de la actual burbuja fotovoltaica
  • Las plantas solares estarán ahí durante 35-40 años. La falta de cubierta vegetal reducirá enormemente la retención del agua, provocando una gran erosión y afectando negativamente a arroyos y capa freática.
  • La limpieza de las placas debe hacerse cuando menores son las precipitaciones: en verano. Esto ocasionará una presión adicional cuando menores son los recursos hídricos.

2.-Pérdida del paisaje, campos abiertos, caza y pastoreo

  • Méntrida es una zona de gran valor paisajístico, patrimonio de todos sus vecinos y por extensión de todos los españoles y europeos, como reza el Convenio Europeo del Paisaje: el paisaje es “componente fundamental del patrimonio natural y cultural europeo, que contribuye al bienestar de los seres humanos y a la consolidación de la identidad europea”.
  • La actual planificación de 2.000 Has de plantas solares en el municipio supone una destrucción a gran escala del paisaje, contraria al espíritu de la nueva Ley del Paisaje de Castilla-La Mancha.
  • El sistema de campos abiertos desaparecerá. Las plantas solares son “zona de seguridad” que deben vallarse en todo su perímetro. No será posible un simple paseo al aire libre sin toparse con interminables vallados y muros de placas, ni el pastoreo tradicional, ni la caza (con las consecuencias económicas que conlleva para todos los agricultores), ni disfrutar del entorno en libertad.

3.-Perjuicio económico local y empeoramiento de la calidad de vida

  • La economía local se verá gravemente afectada al perder Méntrida su atractivo como zona residencial. Se hundirá el valor de los inmuebles cercanos a las plantas solares.
  • Habrá expropiaciones de terrenos para placas y líneas de evacuación.
  • El futuro del pueblo y sus tierras estarán en manos de multinacionales sin ningún interés por la calidad de vida de los mentridanos. Las ventas de los proyectos entre las promotoras y otras empresas harán que el futuro del pueblo cambie de manos como una pelota. El Ayuntamiento no tendrá independencia para actuar al estar sometido a su presión.
  • El despegue del incipiente enoturismo (la “ruta del vino”) y el turismo rural serán inviables.
  • El comercio minorista y la restauración serán los grandes perjudicados de todos estos impactos negativos.
  • Como suele ocurrir con las macro plantas, el empleo provendrá mayoritariamente de subcontratas especializadas, no se creará empleo local de forma significativa. Además, hay que calcular todos los puestos de trabajo que se perderán por los impactos negativos mencionados.
  • Todo ello sin que los vecinos tengan ninguna ventaja en la factura de la luz al no ofrecer las empresas promotoras abastecer al pueblo con las plantas que proyectan en su territorio.

4.-Ataque a la agricultura y a la DO Méntrida

  • Muchos mentridanos son cooperativistas de la Cooperativa 'Nuestra Señora De la Natividad'. Los planes conocidos de las empresas fotovoltaicas implican el arranque de un mínimo de 76 hectáreas de olivar y casi 100 hectáreas de viñedo. "No se ha estudiado ni informado del impacto que esto tendrá sobre los ingresos y viabilidad de la Cooperativa, ni sobre la calidad de vida de estos vecinos, cuyos derechos también merecen ser defendidos", defienden.
  • Méntrida tiene el honor de dar nombre a una Denominación de Origen vitivinícola que incluye 51 municipios y 29 bodegas y cooperativas. ¿Cómo es posible que las administraciones no protejan este activo tan valioso y se ponga el riesgo lo que ha costado construir siglos de esfuerzo?
  • "La agricultura no debe ser la moneda de cambio de la burbuja fotovoltaica: hay que protegerla de la especulación" y en este sentido recuerdan que "si hay una lección que la sociedad española no ha olvidado tras las la experiencia del confinamiento es la necesidad de proteger la agricultura para asegurar una soberanía alimentaria que nos haga más resilientes como comunidad". 

5.-Contaminación, residuos y calidad del aire

  • La energía solar es renovable, las plantas solares, no. Las células fotovoltaicas están fabricadas a partir de las denominadas “tierras raras”, que hoy no pueden reciclarse.
  • Las placas contienen elementos químicos contaminantes, algunos de ellos muy nocivos para la salud humana (silicio, fósforo, boro, plomo, cloruro de cadmio). En caso de desprendimiento de los materiales, el agua para su limpieza o de la lluvia podría infiltrarlos en la tierra.
  • Hay que evitar que los campos se conviertan en “cementerios solares”, dice el colectivo. En Méntrida, hay empresas fotovoltaicas cuyos contratos de arrendamiento carecen de cláusulas sobre qué parte es responsable del desmantelamiento de la planta. "Acabado el plazo de arrendamiento, los vecinos propietarios son los responsables del desmontaje", explican. 
  • Las plantas fotovoltaicas están sujetas a la Ley 22/2011, de Residuos y Suelos Contaminados, pues generan residuos como aceites, baterías, o filtros, peligrosos para la salud y el medio ambiente.
  • La generación de electricidad, por cualquier medio, genera campos electromagnéticos. La instalación de grandes parques solares cerca de poblaciones podría afectar la salud de algunas personas, sobre todo de aquellas que son electrosensibles.

Reclaman un POM que delimite el suelo apto para la instalación de paneles

El colectivo ha pedido al alcalde una revisión de las normas urbanísticas mediante la aprobación de un plan de ordenación municipal en el que se definan apropiadamente las diferentes clases de suelo rústico protegido y que se delimite el suelo apto para la instalación de energías renovables.

En este instrumento de planeamiento urbanístico, el colectivo sugiere establecer una distancia mínima a zonas urbanas, la protección para los cultivos característicos del pueblo, que constituyen su etnografía y arraigo popular, de manera especial a aquellos de los que se nutre la Cooperativa (uva y aceite) y que dan renombre al pueblo como la Denominación de Origen Méntrida.

También que el POM "evite los macroparques de renovables, dado el consenso científico del grave impacto medioambiental que ocasionan, y por tanto, la contradicción de destruir ecosistemas y biodiversidad para luchar contra el cambio climático".

Finalmente reclaman que se establezca un porcentaje mínimo de contribución de las plantas fotovoltaicas al autoabastecimiento energético del pueblo, como compensación a todos los vecinos y vecinas por el impacto de dichas instalaciones.

Al Ayuntamiento también le piden una moratoria en la tramitación de licencias municipales para plantas que superen las 10 hectáreas o 5 megavatios, o se sitúen a menos de 500 metros de una zona urbana, al igual que se está haciendo en otros municipios españoles, como Sabiñánigo o Jaca.

Por otro lado reclaman una campaña informativa para los vecinos además de poner a disposición de los mentridanos los servicios jurídicos municipales para que asesoren a los interesados en la redacción de unos términos de los contratos de compraventa o alquiler de los terrenos"que sean justos y seguros para ellos y para el resto de los vecinos".

 Los 'mensajes' a Desarrollo Sostenible

'Salvemos los Campos' pide, por otro lado, a la Consejería de Desarrollo Sostenible que " defienda la Cooperativa y la Denominación de Origen Méntrida como señas de identidad del pueblo y forma de vida de muchos mentridanos, mediante la protección de los cultivos asociados y que facilite los instrumentos necesarios para la instalación de energías renovables en Méntrida siguiendo "un modelo dimensionado y distribuido, que respete el campo y el medio ambiente, así como la calidad de vida de los vecinos".

Además, recuerda el colectivo el Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico no contempla la zona de Méntrida como idónea para instalar parques solares.

Finalmente, se reclama el cumplimiento de las condiciones acordes a la futura Ley del Paisaje de Castilla-La Mancha, así como de la Ley de Medidas Económicas, Sociales y Tributarias frente a la Despoblación y para el Desarrollo del Medio Rural en Castilla-La Mancha.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats