El Colegio de Médicos de Toledo critica que el convenio sanitario “somete” al ciudadano a la Administración

Echániz anuncia aprobar el convenio sanitario entre Madrid y Castilla-La Mancha

El Colegio de Médicos de Toledo ha denunciado que el Gobierno regional no consultó a su institución al tomar la decisión de instaurar el acuerdo sanitario entre Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid. Su presidente, Luis Rodríguez Padial, ha señalado que quieren mostrar la “profunda preocupación” del colegio de profesionales, al considerar que este convenio es una “excusa” para hacer un hospital en Toledo más pequeño y con menos dotación.

“No hemos tenido la posibilidad de manifestar nuestra opinión con antelación”, ha lamentado la institución profesional, a pesar de que el acuerdo afecta a una parte importante de la provincia de Toledo, que pasa a ser atendida por el sistema sanitario madrileño. De hecho, el Colegio asegura que se trata de 126.000 habitantes, es decir, un 29% de la población del área sanitaria proyectada para el nuevo centro sanitario. Madrid recibirá más de sesenta millones de euros en los próximos cuatro años por atender a este nivel de población.

Si bien el Colegio de Médicos ha afirmado estar de acuerdo con la abolición de las “fronteras sanitarias” que se han creado entre las comunidades autónomas, puntualiza que en el caso de Castilla-La Mancha la situación creada es “bien distinta a la libertad de circulación sanitaria”. “Lejos de poner las administraciones al servicio del ciudadano, estas medidas han contribuido a someter al ciudadano a decisiones administrativas no claramente consensuadas con la población”, ha criticado la institución.

El Colegio ha señalado que el convenio dejaría a los toledanos que no pueden recibir asistencia en Madrid en una situación de “desigualdad”, en especial con el caso del nuevo Hospital de Toledo. La institución señala así que aunque el nuevo centro reciba una “adecuada dotación tecnológica”, la calidad de “muchas áreas de la medicina” dependen del volumen de la actividad. De este modo, afirman que un cirujano cardíaco pierde la calidad cuando el número de pacientes disminuye.

Por otro lado, el Colegio señala que los centros que atienden menos población, tienen también menos personal sanitario con menos experiencia laboral. Y, a esto, añaden que “será difícil atraer” a trabajadores profesionales de buena calidad a un centro más pequeño y con menos actividad. Así, han resumido la situación como un “círculo vicioso” que afectará a la calidad, la investigación y la docencia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats