Investigadores de Castilla-La Mancha creen "urgente" readaptar los ensayos clínicos de fármacos contra el coronavirus

La industria farmacéutica estima que no habrá vacuna para el coronavirus antes de 12-18 meses

Si hay algo que se sabe sobre la pandemia de COVID-19 es que no habrá vacuna a corto plazo. Está siendo una carrera de fondo paralela a otra: la búsqueda de medicamentos eficaces para minimizar su impacto en nuestra salud.

Y sin embargo, en el trabajo prueba-error de los fármacos, está faltando "liderazgo de alguna organización supranacional" que ponga orden entre la comunidad científica y que optimice los ensayos clínicos realizados hasta la fecha concentrados "en unos pocos fármacos" porque "se corre el riesgo de no estar preparados para un rebrote".

Es la advertencia que ha lanzado un grupo de investigadores del Centro de Estudios Sociosanitarios de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), con sede en Cuenca, dirigidos por el doctor Vicente Martínez Vizcaíno. "Estamos a tiempo. Todo el mundo piensa que el rebrote puede producirse en octubre, pero también puede ocurrir en enero", explica el investigador, quien pide la intervención de la Organización Mundial de la Salud.

Su equipo acaba de presentar un estudio (todavía no publicado) que analiza la información que contienen los registros de todos los ensayos clínicos cuyo objetivo era evaluar la eficacia de las diferentes estrategias farmacológicas para el tratamiento de la infección por SARS-Cov-2 hasta el 22 de abril de 2020.

Tras el análisis de los 412 ensayos clínicos registrados, los autores de este estudio actualmente en proceso de revisión por pares, concluyen que "el desarrollo extremadamente rápido de la pandemia del SARS-CoV-2 ha puesto de manifiesto algunas deficiencias del sistema mundial de investigación, que no ha sido capaz de dar una respuesta coordinada", aquella que necesitaría una pandemia de esta magnitud.

"Al igual que el SARS-CoV-2 no distingue fronteras, se necesita que alguien lidere el establecimiento de prioridades globales de investigación", insisten porque si no, "habremos molestado a miles de pacientes y habremos tenido a miles de sanitarios tomando datos, con mucho esfuerzo, para nada".

Se estudian algunos fármacos "por exceso" y en otros la muestra es "insuficiente"

Los investigadores dicen que a pesar de que la mayoría de los ensayos sobre fármacos ya existentes para otras indicaciones se han "reposicionado" para averiguar su potencial eficacia en la COVID-19, algunos de ellos lo han hecho "por exceso", mientras que en otros casos la muestra es "insuficiente".

El tamaño de la muestra acumulado "parece excesivo" en algunos casos, explica Martínez Vizcaino. "En junio la hidroxicloroquina se habrá probado en 100.000 pacientes cuando con 10.000 sería suficiente, mientras que otros antivirales emergentes como el favipiravir apenas se prueban. Está muy mal distribuido".

"Son numerosos los ensayos clínicos de pequeño tamaño y presumible dudosa calidad si tenemos en cuenta sus registros", dicen los investigadores.

Por este motivo alertan de que "lo más probable" es que en junio haya suficiente evidencia científica sobre la eficacia de algunos (hidroxicloroquina, remdesivir, lopinavir/ritonavir) para mejorar el curso clínico de la enfermedad COVID-19 pero no tanto sobre otros como el favipiravir, el tocilizumab, la metilprednisolona o sobre si el plasma de los convalecientes es o no útil para el manejo de esta enfermedad.

"¿Y si no funciona la eficacia de aquellos sobre los que se está volcando el esfuerzo?", se pregunta el investigador quien recuerda que la mayoría de los fármacos en estudio "están libres de patente y tienen financiación pública, como decimos en España, son genéricos".

También advierte que, de cara al anunciado rebrote otoñal de COVID-19, será "poco probable" que se vaya a disponer de resultados de los ensayos que están evaluando la eficacia de nuevos medicamentos diseñados específicamente contra la infección por el coronavirus SARS-CoV-2.

"Urge readaptar algunos ensayos clínicos"

Los científicos de la UCLM sostienen que los datos de su estudio "podrían ser útiles para readaptar algunos ensayos clínicos en curso a fin de contestar algunas preguntas relevantes que con los actuales diseños no se va a poder hacer".

Entre otras cosas, en opinión de los autores, es "urgente" saber si hay algún fármaco eficaz como profiláctico para utilizar en personas en contacto estrecho con pacientes infectados.

También apuestan por saber "si realmente estos fármacos son capaces de reducir la mortalidad o solamente de acortar su curso clínico" o si hay algún fármaco o combinación de fármacos eficaces para reducir hospitalizaciones, de tal manera que la COVID-19 se pueda tratar, como ocurre con otras neumonías desde los centros de Atención Primaria, "tan olvidados en este primer brote de la pandemia", comentan los investigadores.

"Sin respuestas a estas preguntas es probable que en otoño volvamos a no tener más recursos extrahospitalarios que la distancia física y social", advierten, porque esta y cualquier crisis sanitaria, "no pueden ser una excusa para rebajar las normas de calidad de la investigación científica que es un valor social y supranacional".

Desde su punto de vista, una de las formas de evitarlo es "compartir datos y actuar contra esta pandemia de forma global". En esta, y en cualquier crisis sanitaria, aseveran, "la salud pública necesita un esfuerzo coordinado para atacar esta pandemia de inmediato, y prepararnos para la próxima".

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2020 - 17:01 h

Descubre nuestras apps

stats