La portada de mañana
Acceder
España afronta la paradoja de tener el récord europeo de vacunación y el de contagios
El sector ultra que quiere reactivar el recurso contra el aborto en el Constitucional
Análisis - El trabalenguas de Casado, por Neus Tomàs

Licitada la privatización del área integrada de salud de Toledo hasta 2046

Licitación nuevo hospital de Toledo / Foto: Javier Robla

El área integrada de salud del hospital de Toledo, que aglutina la construcción del nuevo hospital universitario y la privatización de todos sus servicios, incluidos los centros ya construidos así como los centros sanitarios de Ocaña, Torrijos e Illescas, ha quedado licitado para las empresas Acciona, OHL y Desarrollo de Concesiones Viarias Dos S.L.

El acto, que se ha alargado algo más de lo planeado para que todos los asistentes pudieran acreditarse para el mismo y dar fe del evento, ha consistido simplemente en la apertura del llamado "sobre número 2", que contiene toda la información técnica del proyecto, anunciando a su vez que la oferta hecha, la única, por otra parte, ha quedado aprobada para su licitación. Es decir, que se concede a esa unión de empresas todo el desarrollo de la obra del nuevo hospital por hacer así como los servicios no sanitarios de todos los centros de la provincia hasta el año 2046.

Con la muestra de la documentación, extraída de un arcón precintado y bajo llave con irónica forma de ataúd, los asistentes que han llenado la sala han visto con expectación un acto que no deja de ser meramente burocrático. Ahora la documentación debe ser estudiada por los técnicos del Sescam, una pila de archivos que abarca diversos tomos y varias decenas de kilos en documentación.

Al acto han asistido numerosos manifestantes que han querido mostrar su repulsa a la venta de estos servicios, y el acto ha finalizado bajo las protestas de los asistentes que pedían que la sanidad no se vendiera. En total al acto han asistido unas 50 personas.

Entre los presentes estaban miembros de las corporaciones locales de Izquierda Unida y de UPyD, que han querido mostrar su repulsa a todo el proceso. Aurelio San Emeterio y Javier Mateo, los miembros de IU, han mostrado durante todo momento junto con los asistentes una pinza en la nariz, señal de que "este negocio huele mal". Tampoco han faltado proclamas por una sanidad pública que ahora queda a merced de la supervisión de esta única oferta por parte de los técnicos del Sescam que con toda seguridad darán su visto bueno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps