La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

'Vamos a pintar algo en Guada', un espacio "de reflexión porque la igualdad mejora la vida de las personas"

'Vamos a pintar algo en Guada', arte como lugar de pensamiento y empoderamiento feminista, del hombre y de la mujer

‘Vamos a pintar algo en Guada’. El slogan se traduce en abordar la igualdad real entre hombres y mujeres y la prevención de la violencia de género a través de diferentes disciplinas artísticas. Es una iniciativa que acaba de ponerse en marcha en Guadalajara y que se prolongará hasta el próximo mes de diciembre.

Tanto mujeres como hombres son los destinatarios del programa de actividades que dirige la artista y activista del feminismo Pilar V. de Foronda y coordina la Asociación Independiente de Mujeres Alcarreñas (AIMA) que actualmente gestiona el centro de la mujer en la ciudad.

Pintura, poesía, teatro, arteterapia, excursiones y talleres de barro y dibujo son algunas de las actividades que patrocina el Ayuntamiento de Guadalajara. El hilo conductor es el arte como lugar de pensamiento y empoderamiento feminista, del hombre y de la mujer, pero también “como lugar de reflexión porque la igualdad mejora la vida de las personas, hace un mundo más inclusivo y diverso y porque es el quinto de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), entre otras cosas”, asegura Pilar V. de Foronda.

Hasta el 22 de diciembre, todos los miércoles de 17 a 20 horas en el Centro Social de la calle Cifuentes se celebra el taller ‘Pensar tu yo creativo’. El miércoles 20 de octubre se abordará la representación iconográfica de la maternidad, en un taller de pintura a cargo de la propia artista.

“Se nos educa para ser madres como un campo político y luego aparecen los bebés robados, la aporofobia hacia las mujeres migrantes a las que se les quitan los hijos, pero pueden cuidar los de las demás o cómo nos quita tiempo de vida la crianza no compartida”. Y sin embargo a esta artista le gusta ponerlo en contexto histórico para hablar también de “mejoras”.

“Llevo más de diez años realizándolos. Se conjugan técnicas de arteterapia, impartir conocimiento sobre el arte creado por mujeres, cuáles son las razones históricas de la violencia de género o cómo se hace el constructo de la maternidad que tanto nos ha marcado”.

En este último aspecto recuerda como la pintora Frida Kahlo. “Nadie había pintado el parto. En cambio, las guerras siempre habían estado en la pintura. Parece como si las cosas de las mujeres no son representables. Se pone más en valor el hecho de quitar la vida y no el de darla”.

Arteterapia y feminismo para hombres que se lo están pensando

Sobre arteterapia habrá otros dos talleres los sábados 23 de octubre y 11 de diciembre de 10 a 14 horas, a cargo de Marta Díaz e Isabel Merino, en el Centro Social del Alamín.

Además, el 12 de noviembre y el 13 de diciembre, entre las 18 y las 20 horas, se celebrará un ‘Taller de feminismo para hombres que se lo están pensando’ en el espacio El Rincón Lento. “En estos talleres me he dado cuenta de que no hay consciencia de que haya existido un derecho de corrección por parte del pater familias hacia las mujeres, los niños y las niñas. Eso desapareció en 1996 pero antes el Estado legitimaba la violencia hacia las mujeres. Ahora eso está penalizado como delito, pero hace 25 años, no”, recuerda.

Esta semana se ha celebrado el Día de la Niña y le preguntamos a Pilar V. Foronda sobre los avances en el calado de lo igualitario entre los más pequeños. “Todo el imput que les llega es que tienen que estar bonitas, con melena larga y deben ser, entre comillas, femeninas. A los chicos les llegan otros conceptos. Basta con ir a una tienda de juguetes y ver que hay una zona solo rosa”.

Por eso, conseguir la igualdad real queda todavía lejos. Foronda recuerda que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) que supervisa el cumplimiento de la convención para el mismo fin que España firmó en 1984, afirma que esa igualdad no llegará a España, al menos, hasta 2066.

 “A mí me parece incluso optimista. Solo llegará cuando el nivel de violencia hacia la mujer desaparezca, cuando socialmente no se admita que se nos ningunee y que con la edad nos volvamos transparentes y dejemos de ser un actor social. Son sutilezas y violencias estructurales que la gente no entiende como tales porque no se nos educa en paridad”, lamenta.

También apunta el largo camino por delante a nivel legislativo y advierte: “Haya que hacer mucha pedagogía para que se llegue a comprender la necesidad de las leyes de igualdad y su obligado cumplimiento. Hay que contar que será un cambio paradigmático que nos llevará a todos a un mejor lugar de convivencia”. 

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats