Los museos de Castilla y León no remontan y pierden uno de cada tres visitantes de antes de la pandemia

El Museo Etnográfico de Castilla y León, en Zamora.

Los principales museos de Castilla y León no logran recuperar sus números tras la pandemia: en los tres primeros meses de 2022 han registrado 70.898 visitantes menos que en 2019. De hecho, muchos espacios museísticos de la Comunidad han registrado menos visitas que en el primer trimestre 2020, a pesar de que el estado de alarma se declaró en los últimos quince días de marzo.

Sin embargo, la caída de la afluencia en los museos ha sido desigual: el Museo Nacional de Escultura, el Museo de Valladolid y el Museo Etnográfico de Castilla y León en Zamora han perdido casi la mitad de sus visitas respecto a 2019.

El resto de museos, aunque no han conseguido recuperarse de la pandemia, no tienen unas pérdidas tan grandes. De hecho, hay dos museos que superan las cifras de 2019: el Museo de Segovia (y su filial del Museo Zuloaga) y el Museo de la Siderurgia y Minería de Sabero (León), gestionado por la Fundación Siglo.

El saldo positivo del Museo de Segovia se debe al incremento de visitas que ha vivido el Museo Zuloaga: en enero, febrero y marzo de 2019 recibió 158 turistas, pero en el primer trimestre de 2022 ha registrado más de 2.000 visitantes.

Uno de los espacios que también ha registrado mayor interés es el antiguo convento de San Marcos de León, que fue campo de concentración durante el franquismo y que también es un Parador. En junio de 2021, Paradores quiso desagraviar a los miles de represaliados en el campo con un acto encabezado por el último superviviente, Josep Sala. La sede de esta filial del Museo de León, en el lateral del edificio, acoge restos y piezas que recorren la historia del edificio, cuya fachada plateresca es el mejor ejemplo del arte del Renacimiento.

El Museo Paleontológico de Ambrona —anexo del Museo Numantino de Soria— es un yacimiento del Paleolítico que supera el millar de visitantes por primera vez desde 2016.

Al igual que ha sucedido con el turismo rural —que sigue resentido tras la pandemia, pese a que Castilla y León lidera el sector—, el gremio museístico ha estado afectado por las restricciones desde el principio. En marzo de 2020 se cerraron los museos, que también estuvieron clausurados entre el 22 de enero y el 8 de marzo, en la tercera ola de la pandemia. Desde entonces ha habido controles en los aforos, que solo se recuperaron al 100% a mediados de 2021. Por eso este es el primer año 'normal' desde 2019 y por este motivo se comparan los datos de 2022 con ese año.

Centros gestionados por la Fundación Siglo

Los principales museos gestionados por la Fundación Siglo —entidad cuyo presupuesto ronda los 30 millones de euros— son el Museo de la Evolución Humana de Burgos (el más exitoso de todos los espacios), el Museo de Arte Contemporáneo (MUSAC) en León, el Museo de la Siderurgia y Minería en Sabero (León) y el Museo Etnográfico de Castilla y León en Zamora.

Sin embargo, el portal de Transparencia también da datos sobre otros espacios como el Centro Cultural Miguel Delibes, el Centro de Acceso a los yacimientos de Atapuerca, el centro de Arqueología Experimental —también en Atapuerca— y el Palacio del Quintanar, que se inauguró en 2011.

En estos cuatro casos, no hay datos disponibles previos a la pandemia, y solo recibió más visitas que en 2020 Atapuerca: los dos centros, cercanos, sumaron 28.056 turistas en el primer trimestre de este año.

El Centro Cultural Miguel Delibes (Valladolid) ha tenido menos visitas en 2022 que en 2020 a pesar de que ya en este año no había restricciones de aforo, como sí las tuvo hasta finales de 2021. De hecho, en este trimestre no se han superado los 20.000 visitantes (en 2020 fueron unas 23.000 visitas).

El Palacio de Quintanar, en Segovia, también registra unas cifras inferiores a las de 2020, cuando casi 5.000 personas visitaron el espacio. Este año, no han llegado a 4.000 visitas en los primeros meses del año.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats