La portada de mañana
Acceder
El ahorro energético entra en vigor convertido en una nueva batalla política
Cinco cadáveres, una sortija y una alianza, los restos de la represión franquista
Opinión – España y los bajos salarios, por Unai Sordo

Francisco Igea se incorpora a la ejecutiva de Inés Arrimadas en Ciudadanos en el proceso de refundación del partido

elDiariocyl

0

Inés Arrimadas ha anunciado este jueves que su antiguo rival por el liderazgo de Ciudadanos en el año 2020, el exvicepresidente de Castilla y León Francisco Igea, se incorpora a la ejecutiva en este momento de refundación del partido. En un comparecencia conjunta, Arrimadas ha informado que ofreció a Igea unirse al comité ejecutivo como una incorporación que muestra “un claro compromiso de unidad, de integración y de defender los mismos valores desde un partido que sigue siendo imprescindible, absolutamente necesario”.

La presidenta de Ciudadanos ha reconocido que entre ambos hay diferencias “importantes en algunas cuestiones” pero que su incorporación supone poner en evidencia que “compartimos lo más relevante: unos valores, unas ideas, un proyecto para España y que somos defensores de la libertad y del espacio liberal que representa nuestro partido”.

Por su parte Igea ha agradecido “la enorme generosidad” de Arrimadas en el proceso de refundación del partido, pidiendo a los militantes que “no es el momento de mirarnos las uñas, ni de los rencores”. “Hoy, que los gobiernos cuelgan de los populismos de izquierdas y de derechas, es más necesario que nunca un partido como Ciudadanos que aporte sensatez”, ha justificado para aceptar la propuesta de Arrimadas. El que fuera rival en las primarias ha señalado que hay que reconocer que la situación que atraviesa Ciudadanos “es innegablemente difícil” pero que cree que el trabajo puesto en marcha logrará que “este partido va a salir más fuerte de esta situación” ya que “tenemos muchas cosas que aportar en este país”.

Francisco Igea es el único diputado autonómico que le quedó a Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León tras las elecciones del pasado 13 de febrero, con las que Alfonso Fernández Mañueco se deshizo de sus hasta entonces socios de gobierno y pasó a acordar un nuevo ejecutivo autonómico con la extrema derecha de Vox, haciendo a Juan García-Gallardo vicepresidente sin cartera y sucesor de Igea. En el anterior gobierno Igea además de vicepresidente era consejero de Transparencia y portavoz del Gobierno.

Arrimadas ha impulsado tras el fracaso electoral en Andalucía, donde se quedó sin representación, un proceso de refundación con otra marca para evitar su total desaparición que se alargará durante seis meses y servirá para afrontar las elecciones de 2023 en mejores condiciones posibles. El partido ha montado un equipo político y otro técnico para abordar los cambios que incluirán un proceso interno de confirmación o cambio de la ejecutiva, aunque de momento el proceso estará tutelado bajo la presidencia de la propia Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas ha anunciado este jueves que su antiguo rival por el liderazgo de Ciudadanos en el año 2020, el exvicepresidente de Castilla y León Francisco Igea, se incorpora a la ejecutiva en este momento de refundación del partido. En un comparecencia conjunta, Arrimadas ha informado que ofreció a Igea unirse al comité ejecutivo como una incorporación que muestra “un claro compromiso de unidad, de integración y de defender los mismos valores desde un partido que sigue siendo imprescindible, absolutamente necesario”.

La presidenta de Ciudadanos ha reconocido que entre ambos hay diferencias “importantes en algunas cuestiones” pero que su incorporación supone poner en evidencia que “compartimos lo más relevante: unos valores, unas ideas, un proyecto para España y que somos defensores de la libertad y del espacio liberal que representa nuestro partido”.

Por su parte Igea ha agradecido “la enorme generosidad” de Arrimadas en el proceso de refundación del partido, pidiendo a los militantes que “no es el momento de mirarnos las uñas, ni de los rencores”. “Hoy, que los gobiernos cuelgan de los populismos de izquierdas y de derechas, es más necesario que nunca un partido como Ciudadanos que aporte sensatez”, ha justificado para aceptar la propuesta de Arrimadas. El que fuera rival en las primarias ha señalado que hay que reconocer que la situación que atraviesa Ciudadanos “es innegablemente difícil” pero que cree que el trabajo puesto en marcha logrará que “este partido va a salir más fuerte de esta situación” ya que “tenemos muchas cosas que aportar en este país”.

Francisco Igea es el único diputado autonómico que le quedó a Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León tras las elecciones del pasado 13 de febrero, con las que Alfonso Fernández Mañueco se deshizo de sus hasta entonces socios de gobierno y pasó a acordar un nuevo ejecutivo autonómico con la extrema derecha de Vox, haciendo a Juan García-Gallardo vicepresidente sin cartera y sucesor de Igea. En el anterior gobierno Igea además de vicepresidente era consejero de Transparencia y portavoz del Gobierno.

Arrimadas ha impulsado tras el fracaso electoral en Andalucía, donde se quedó sin representación, un proceso de refundación con otra marca para evitar su total desaparición que se alargará durante seis meses y servirá para afrontar las elecciones de 2023 en mejores condiciones posibles. El partido ha montado un equipo político y otro técnico para abordar los cambios que incluirán un proceso interno de confirmación o cambio de la ejecutiva, aunque de momento el proceso estará tutelado bajo la presidencia de la propia Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas ha anunciado este jueves que su antiguo rival por el liderazgo de Ciudadanos en el año 2020, el exvicepresidente de Castilla y León Francisco Igea, se incorpora a la ejecutiva en este momento de refundación del partido. En un comparecencia conjunta, Arrimadas ha informado que ofreció a Igea unirse al comité ejecutivo como una incorporación que muestra “un claro compromiso de unidad, de integración y de defender los mismos valores desde un partido que sigue siendo imprescindible, absolutamente necesario”.

La presidenta de Ciudadanos ha reconocido que entre ambos hay diferencias “importantes en algunas cuestiones” pero que su incorporación supone poner en evidencia que “compartimos lo más relevante: unos valores, unas ideas, un proyecto para España y que somos defensores de la libertad y del espacio liberal que representa nuestro partido”.